Díaz-Canel califica de “diseño subversivo” la decisión de Estados Unidos de autorizar cuentas bancarias al sector privado cubano

Díaz-Canel califica de “diseño subversivo” la decisión de Estados Unidos de autorizar cuentas bancarias al sector privado cubano
Díaz-Canel califica de “diseño subversivo” la decisión de Estados Unidos de autorizar cuentas bancarias al sector privado cubano

Madrid/La decisión de Estados Unidos de autorizar a empresarios cubanos a abrir cuentas a través de Internet en su territorio responde, según Miguel Díaz-Canel, “a un diseño subversivo, plasmado en estrategias conocidas, que contempla la manipulación y empleo de este sector. como un potencial agente de cambio en el país”. El líder cubano se tomó un día de reflexión para reaccionar con palabras más fuertes que las de su Ministerio de Relaciones Exteriores y lo hizo a través de su cuenta en X.

“Son limitadas, restrictivas y no tocan el cuerpo fundamental del bloqueo contra nuestro país, ni las demás sanciones de su política de máxima presión”, argumentó, en línea con el comunicado de la Cancillería, publicado el miércoles. “No eliminan ni cambian las medidas coercitivas que más afectan a la economía y los servicios públicos cubanos, dañando con ello gravemente hoy el bienestar de toda nuestra población”, añadió.

Aunque Díaz-Canel no lo mencionó, se refería a lo que casi 24 horas antes el Ministerio de Relaciones Exteriores calificó como “absurda inclusión de Cuba en la lista de Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo”. Hace 15 días, Washington sacó a la Isla de la otra lista, la de países que “no cooperan plenamente con (sus) esfuerzos antiterroristas”, pero el régimen quiere bajarse de la primera, que tiene mayores implicaciones, incluidas restricciones. sobre algunas ayudas económicas y financieras y el acceso al crédito internacional, además de la cancelación de las exportaciones de armas.

“No eliminan ni cambian las medidas coercitivas que más afectan a la economía y los servicios públicos cubanos, dañando gravemente hoy el bienestar de toda nuestra población”.

“Mientras siga vigente el bloqueo recrudecido, que afecta criminalmente a todo el pueblo cubano, Estados Unidos no podrá liberarse de la condena global a este genocidio sin bombas que busca destruir la admirable resistencia de Cuba”, insistió Díaz-Canel en otro mensaje.

En los círculos más cercanos al republicanismo estadounidense la medida de la Administración Biden ha sido rechazada, estimando que el régimen cubano se beneficiará colateralmente de las mejoras que de ellas puedan derivarse para el sector privado. De ahí que, pese a la retórica, el Gobierno haya anunciado que no pondrá obstáculos al despliegue de la norma emitida por el Departamento del Tesoro y vigente desde el 28 de mayo. Sin embargo, el argumento se centra en la defensa de que todos los “actores económicos” son parte de un solo país, de ahí el título del comunicado de Asuntos Exteriores y la etiqueta utilizada por Díaz-Canel este miércoles en sus mensajes: Cuba es un solo país.

“La preocupación por el desarrollo del sector no estatal de nuestra economía no es genuina”, subraya el presidente, para quien “la intención de dirigirlos [las medidas] “Sólo a un segmento de nuestro pueblo demuestra su intención histórica de fracturar la unidad entre los cubanos”. Paradójicamente, histórica ha sido la división establecida por la Revolución Cubana entre el sector estatal, único durante medio siglo, y el sector privado, al que aún se niegan a llamar por su nombre.

Las cosas han cambiado, ligeramente -las restricciones a las empresas privadas siguen siendo la norma y el mensaje es que “la empresa estatal socialista es el principal sujeto de la economía nacional”-, desde que el Gobierno ha visto la necesidad de aprovechar la iniciativa. privado. En el sector, alentado también por los asesores del Kremlin -Boris Titov ha visitado Cuba en varias ocasiones para proponer flexibilidades y supervisarlas personalmente- se han instalado cientos de auténticos empresarios, pero también otros muchos cuya afinidad con el régimen ha facilitado su prosperidad.

Histórica ha sido la división establecida por la Revolución Cubana entre el sector estatal, único durante medio siglo, y el sector privado, al que aún se niegan a llamar por su nombre.

Díaz-Canel insistió en que se seguirá “impulsando la “creciente integración” de todos los actores económicos como piedra angular para desarrollarnos y avanzar hacia el bienestar de todo nuestro pueblo”.

Entre los afectados -o beneficiados- todavía reina la incertidumbre, tal y como reflejan algunos empresarios entrevistados por la agencia EFE. Uno de ellos, Juan Carlos Blaín, un “operador logístico de productos alimenticios” que lamentó que un banco en EE.UU. nunca quiso abrirle una cuenta a pesar de tener visa de negocios. “Todos los bancos a los que fui dijeron que no”. Ahora se muestra optimista y reconoce que “cualquier paso adelante evidentemente trae beneficios”, pero piensa esperar a ver cómo se desarrolla la norma en la vida real.

“Es el primer paso de muchos que hay que dar”, añadió Yulieta Hernández, directora general de una constructora quien también cree que es una excelente oportunidad, pero con cautela. En su opinión, una posible victoria de Donald Trump en las elecciones de noviembre podría revertir la decisión, y cree también que serán “muy pocos” los bancos que empezarán a trabajar con los empresarios cubanos porque la “percepción de riesgo es muy alta”. entre otras cosas, por la presencia del país en la lista de patrocinadores del terrorismo.

Oniel Díaz, de la consultora Auge, también calificó de positiva la medida, pero cree que los “problemas cambiarios” complican la inserción de los cubanos en el sector bancario internacional. “Una medida de este tipo contribuye a interrelacionar aún más la actividad económica del MIPYMES Cubanos con muchos cubanoamericanos a medida que seguimos conectando más entre las dos orillas, aunque habrá que ver la letra pequeña», además de la decisión de los bancos, responsables últimos de levantar la prohibición.

“Los bancos serán muy cautelosos, pero al final no necesitamos diez bancos dispuestos a hacer esto; “Necesitamos uno”

Entrevistado por el nuevo heraldoEl asesor jurídico de Akerman, Matthew Aho, que trabaja con empresarios de ambas partes, dijo que no espera que muchos bancos estén abiertos a los riesgos potenciales, a pesar de que existe un enorme potencial para el comercio electrónico. “Los bancos serán muy cautelosos, pero al final no necesitamos diez bancos dispuestos a hacer esto; necesitamos uno. Lo que hizo la Administración es una declaración política, dice que este sector existe, es real. Pero tenemos que ver cómo reaccionan los bancos. ¿Van a sentir que las regulaciones son lo suficientemente claras y amplias?”

John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial de Estados Unidos, se pregunta también quién se arriesgará a dar el primer salto al vacío, “jugando a largo plazo y siendo el primero en abrir una de estas cuentas”. Ambos coinciden en que también existe la posibilidad de que, como ocurre con toda norma, se produzcan abusos, una pregunta planteada el miércoles por el Centro para una Cuba Libre, con sede en Washington: “¿Qué medidas tomará el Departamento del Tesoro para garantizar que puedan excluir ¿Miembros de la dictadura, el Ejército, el Ministerio del Interior y el Partido Comunista aprovechen estas oportunidades?” preguntó.

Los consultados señalaron que probablemente será necesario un sistema de verificación que el Gobierno deberá desarrollar al respecto. Muchas dudas con una elección presidencial a la vuelta de la esquina.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Descubra cómo alojarse – .
NEXT Gustavo Petro arremetió contra Miguel Uribe por asegurar que le presta más atención a Palestina que a Colombia