El Gobierno de Milei se inflige una crisis para intentar recuperar la iniciativa

El Gobierno de Milei se inflige una crisis para intentar recuperar la iniciativa
El Gobierno de Milei se inflige una crisis para intentar recuperar la iniciativa

Luego de una crisis autoinfligida que terminó con la destitución del jefe de Gabinete de Ministros, el Gobierno de Javier Milei intentó ser activo e iniciar una nueva etapa. Pero el malestar interno y las dificultades políticas y económicas que enfrenta la administración de extrema derecha llevaron al reconocimiento oficial de que habrá más cambios en el elenco del gobierno. Con el presidente Milei de gira por Estados Unidos –en su cuarto viaje a ese país en menos de seis meses–, el nuevo ministro coordinador, Guillermo Francos, asumió en reemplazo del despedido Nicolás Posse. El Ministerio del Interior, que hasta ahora dirigía Francos, fue degradado a secretaría y quedará bajo el control del nuevo jefe de Gabinete. La Agencia de Inteligencia fue decapitada y pasará a la órbita directa de la Presidencia. También se confirmó la creación de un nuevo ministerio para modernizar el Estado.

Aunque el Gobierno de Milei ya ha sufrido numerosas bajas entre sus altos cargos, la destitución de Posse -a quien el presidente definió como un amigo personal- fue el primer gran golpe para el Ejecutivo. Desde hace al menos dos semanas, las desavenencias entre Milei y Posse habían llegado a un punto de no retorno y la noche del lunes se anunció formalmente el desenlace, explicado por “la diferencia de criterios y expectativas en la marcha del Gobierno y las tareas que le han sido encomendadas”. .” . Tanto el presidente como su hermana, Karina Milei, secretaria general de la Presidencia, cuestionaron a Posse por las demoras en la toma de decisiones y por su falta de compromiso con las iniciativas del presidente.

En sus cinco meses y medio como Jefe de Gabinete, Posse fue visto hablando públicamente sólo una vez, ante el Congreso. Por el contrario, su sucesor se ha mostrado como el ministro más hablador del Gobierno y volvió a hacerlo en su primer día en el nuevo cargo. Este martes se reunió primero con los ministros en la Casa Rosada y luego trasladó el encuentro a una cafetería, a metros de la Plaza de Mayo. También habló por radio y dio una conferencia de prensa. Dijo que Milei lo eligió porque “se da cuenta de que para él la política argentina es complicada, porque no la entiende, porque tiene diferencias”. Hasta ayer, el ministro del Interior, Franco desempeñaba el papel de negociador con la oposición dialogante y con los gobernadores provinciales. Esa función se extenderá ahora al jefe de Gabinete, en un Gobierno con minoría parlamentaria, necesitada de consenso pero limitada por el discurso de Milei contra la “casta política”.

Aligera y desconcentra

Guillermo Francos habla durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, este martes en Buenos Aires (Argentina).Presidencia de Argentina (EFE)

“Tenemos que reorganizar la estructura del Gobierno, tenemos que aligerarla”, dijo Francos, anunciando que habrá más cambios de funciones y funcionarios. “Quizás por la forma en que asumimos el cargo, viniendo de una fuerza que no tenía historia, ni andamiaje institucional, se concentraron demasiadas tareas en el Jefe de Gabinete que creo que deberían distribuirse en el resto de los ministerios”, añadió.

Sin embargo, el jefe de Gabinete absorberá al nuevo secretario del Interior, que hasta ahora tenía rango de ministerio y autonomía.

Al preservar ese ámbito dentro de sus competencias, Franco afrontará en las próximas horas una prueba clave: el destino en el Congreso de la llamada ley base, la propuesta de desguace del Estado y desregulación de la economía impulsada por Milei. Francos es el principal operador del Gobierno para que el proyecto ya aprobado por la Cámara de los Diputados y aún en tramitación en el Senado se convierta en ley.

Modernizar y desregular

Francos anunció que ya hay un hombre elegido para un ministerio aún sin nombre. El economista Federico Sturzenegger será designado ministro para impulsar “la modernización del Estado y la desregulación económica”, dijo. “El nombre (de la nueva cartera) se resolverá en los próximos días”, añadió.

Sturzenegger es un viejo conocido de la política argentina. Fue secretario de Política Económica en el Gobierno de Fernando de la Rúa, Administración caída en 2001; fue diputado nacional; y también presidió el Banco Central entre 2015 y 2018, durante el Gobierno de Mauricio Macri. En los últimos meses venía ejerciendo como asesor ad honorem de Milei: es el autor intelectual de gran parte de las reformas implementadas por el presidente mediante decreto y otras incluidas en el proyecto de ley base.

espionaje

A la salida de Posse se sumó la del jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvestre Sívori, quien había sido designado por el exjefe de Gabinete. Francos también anunció que la AFI volverá a depender directamente del presidente, decisión que alimentó los informes sobre la existencia de espionaje dentro del propio Gobierno.

“Hay que pensar en una reorganización de la inteligencia en Argentina. Tiene que haber inteligencia externa para tener claro lo que está sucediendo en el mundo. Y tiene que haber inteligencia interna, para pensar lo que está pasando con el crimen organizado, el narcotráfico, con las fronteras”, explicó el jefe de Gabinete y mencionó la posibilidad de dividir la organización para cumplir con esas funciones.

Suscríbete aquí al newsletter de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Calendario de pago del medio aguinaldo a jubilados provinciales – El Periódico – .
NEXT Murió el empresario Gregorio Pérez Companc, dueño de una de las mayores fortunas de Argentina