El empoderamiento de Sturzenegger, el nuevo orden de Francos y la última rebelión de Posse

El empoderamiento de Sturzenegger, el nuevo orden de Francos y la última rebelión de Posse
El empoderamiento de Sturzenegger, el nuevo orden de Francos y la última rebelión de Posse

Algo en la gestión no funciona y, por primera vez en cinco meses, el oficialismo lo admite. Detrás del cambio de nombres en el jefe de Gabinete, Nicolás Posse por Guillermo Francos, hay una historia de frustración y desconfianza. Acusan al funcionario saliente de haber acumulado demasiado poder y resuelto demasiado poco. También le acusan -en silencio- de realizar espionaje ilegal a miembros del Gobierno. Ahora se exige a Francos que refuerce la coordinación política, aunque ya ha sido advertido de que su nuevo cargo le quitará sus competencias. El compromiso de Javier Milei, volcado en su posicionamiento internacional, es empoderar a los ministros para acelerar las reformas. En este esquema, Federico Sturzenegger ingresará al Gabinete con la ambición de desarmar al Estado lo más rápido posible y avanzar en el plan de privatizaciones. Su histórico enfrentamiento con el Ministro de Economía, Luis Caputo, abre la puerta a otra acalorada disputa interna.

Crisis y reestructuración

En el nuevo dispositivo de poder, Federico Sturzenegger –ideólogo del megaDNU y la ley de Bases– saldrá de las sombras para hacerse cargo de una tarea fundamental: desmantelar el Estado. El exfuncionario de la Alianza habla de “descontaminar” el sector público y “limpiar” las empresas estatales. Según Francos, la idea del Presidente es “incorporar a una persona que sea capaz de analizar la regulación argentina y discutir con todos los miembros del Gabinete su visión sobre la simplificación y desregulación de las normas públicas”.

Con la gestión paralizada y las reformas en el Congreso estancadas, Milei pretende sacudir la junta con los ascensos de Sturzenegger y Francos. “Tenemos que reorganizar la estructura del Gobierno”, explicó ayer el ex ministro del Interior. En la Casa Rosada culpan a Posse del letargo. Afirman que “centralizó muchas decisiones, no delegó y creó un cuello de botella” que se refleja en los puestos vacantes y la falta de celeridad en la eliminación de organismos públicos. Por eso, en el Gobierno se habla de “descentralizar” las funciones del jefe de Gabinete y “devolver competencias” a los ministerios. En otras palabras, pretenden dotar al área de menos responsabilidades técnicas y más políticas.

Entre las facultades que delegará el Jefe de Gabinete está el control de empresas como Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino, Corredores Viales, Administración General de Puertos (AGP), Télam, Arsat y AYSA. Son firmas que estaban bajo la órbita del ex Ministerio de Infraestructuras y en enero pasaron a manos de Posse. De esta manera, se estima que Sturzenegger permanecerá en la Secretaría de Empresas y Empresas del Estado, encabezada por Mauricio González Botto.

Junto al economista, uno de sus hombres más cercanos, Maximiliano Fariña, aterrizará en el nuevo ministerio de “Modernización”. También quien fue su segundo en el Banco Central durante el sexenio de Macri, Lucas Llach. De aquella experiencia todos recuerdan el enfrentamiento entre Sturzenegger y Luis Caputo. Fue “Toto” quien lo reemplazó en 2018 cuando el expresidente Mauricio Macri lo expulsó del Gobierno. Según el asesor estrella de Milei, Caputo fue -junto a Nicolás Dujovne- uno de los responsables de modificar las metas de inflación que iniciaron el colapso económico de Cambiemos.

El temor ahora es que esa vieja disputa resurja en los próximos meses. Recientemente, por ejemplo, ya han aparecido diferencias sobre hasta qué punto se deben “liberar” los precios en la economía. Ante el enorme aumento de las facturas prepagas, Caputo señaló que se habían “salido de control” y que estaban “declarando la guerra a la clase media”. Sturzenegger, por su parte, defendió las subidas y pidió “confianza en el mercado”.

Con la llegada del exfuncionario Fernando De la Rúa -autor intelectual del Megacanje que precedió a la crisis de 2001-, Milei envía un mensaje a Caputo, a la política y a los mercados: a pesar de los obstáculos, no está dispuesto a dar marcha atrás del plan original e incorpora un dogmático que será el garante del ajuste.

Acelera el hilo

Hay un punto en el que todos están de acuerdo; Milei, Caputo y Sturzenegger. El bloqueo de la Ley de Bases en el Congreso complica el rumbo económico. De ahí que a Franco se le haya confiado, en su nuevo rol, la tarea de acelerar los acuerdos legislativos. “El Presidente me elige porque se da cuenta de que la política argentina es complicada, porque no la entiende”, dijo sinceramente el nuevo jefe de Gabinete.

Centrado en sus viajes al exterior, a Milei no le interesa sentarse a negociar con los bloques aliados, aunque empieza a comprender que los necesita. Por eso impulsó a Francos –dialogador– y bajó el nivel de agresión hacia los gobernadores y legisladores. Otra señal en este sentido es que, por el momento, el presidente dejó en su cargo al subjefe de Gabinete, José Rolandi, en reconocimiento de haber logrado la media sanción de las reformas en Diputados.

Recibidas las instrucciones presidenciales, Francos inició ayer su gestión. Por la tarde acudió al Senado para tender puentes con la oposición aliada. Por la mañana, en un intento de mostrarse relajado, sacó el Gabinete a la calle. En lo que fue el segundo encuentro del día, los hizo cruzar la Plaza de Mayo y los llevó a tomar un café a una cafetería del centro porteño. Lo acompañaron Lisandro Catalán (el nuevo titular de Interior), Luis Petri (Defensa), Sandra Pettovello (Capital Humano), Santiago Caputo (asesor presidencial), Mariano Cúneo Libarona (Justicia), Mario Russo (Salud), Manuel Adorni (portavoz presidencial), Diana Mondino (Cancillería) y Patricia Bullrich (Seguridad). Todo un gesto político para diferenciarse del oscurantismo que rodeaba a su antecesor, Nicolás Posse.

el amor ha terminado

La relación de más de 20 años de Milei y Posse se rompió hace mucho tiempo. El Presidente ya no ocultó su enojo con el exjefe de Gabinete, con quien habló lo mínimo e imprescindible. La tensión fue tal que no pudieron retrasar más la dimisión y ni siquiera se pusieron de acuerdo sobre la forma del anuncio.

En un último gesto de rebelión, el lunes Posse se aisló en solitario y, sin el visto bueno de Presidencia, emitió un comunicado en el que informaba de su salida y versión de los hechos. El texto destacaba que había “diferencias de criterio y expectativas” con el presidente e incluía una advertencia a Manuel Adorni: “fin”, decía en clara referencia al eslogan utilizado por el portavoz en las redes sociales. Minutos después, la Presidencia emitió otro comunicado detallando la medida. En Casa Rosada aclararon que no había sido coordinado y que el Presidente desconocía la jugada del exfuncionario. Un síntoma de crisis interna.

Los días anteriores habían estado sacudidos por acusaciones de espionaje ilegal y abuso presidencial. Versiones periodísticas que trascendieron desde la quinta de Olivos denunciaron que Posse ordenó a sus hombres de la AFI -Silvestre Sívori y Jorge Antelo- realizar tareas de espionaje a miembros del Gabinete, entre otros, Karina Milei. También que habría conspirado con la vicepresidenta Victoria Villarruel para instalar micrófonos en el despacho presidencial. Trascendió todo lo que surgió del entorno de Milei, quien en los últimos días le retiró el saludo a su ex amiga de Corporación América.

En medio del escándalo, el Gobierno no quiso estirar más la definición. Milei había prometido que los cambios llegarían una vez terminada la discusión de la Ley de Bases en el Congreso, pero la tensión era insostenible. El lunes por la noche confirmaron lo que todos ya sabían: que Posse sería expulsado. “No queríamos seguir generando incertidumbre sobre el tema”, indicaron en Balcarce 50.

En medio de las turbulencias internas, Milei viajó a Estados Unidos por cuarta vez desde que asumió el cargo. De visita en California se reencontrará con el magnate Elon Musk, conocerá al CEO de Meta, Mark Zuckerberg, y estará a miles de kilómetros de los graves problemas que atraviesa su gestión.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Preocupación por aumento de feminicidios en el Atlántico – .
NEXT Ante la Cámara Federal, el abogado de Capital Humano volvió a apuntar al juez Casanello y dijo que ya se distribuye leche en polvo