La primera derrota libertaria en la batalla por la comida

La primera derrota libertaria en la batalla por la comida
La primera derrota libertaria en la batalla por la comida

En la investigación que involucra al Ministerio de Capital Humano por la interrupción de la entrega de alimentos a comedores sociales de organizaciones sociales, el juez Sebastián Casanello le dio un máximo de 72 horas para armar un plan y distribuir los 5 millones de kilos de mercancías que mantiene. almacenados en dos almacenes y que hasta ahora se negaba a conceder con la excusa de una auditoría. La medida se basa en un fallo de la fiscal Paloma Ochoa, quien había advertido que si el ministerio de Sandra Pettovello quiere mejorar o perfeccionar la cadena de entrega, eso “de ninguna manera puede traducirse en una interrupción en la satisfacción de la demanda de alimentos”. que según las pruebas reunidas, excedería los cinco meses. El Gobierno anunció que recurrirá.

La resolución judicial exige a Capital Humano que proporcione “el detalle del stock actual de alimentos almacenados en los depósitos ubicados en las localidades de Villa Martelli, Vicente López, provincia de Buenos Aires, y Tafí Viejo, provincia de Tucumán, que debe incluir el tipo de alimentos, y las fechas de adquisición y caducidad de las mercancías”. Requiere “registros de entrada y salida de mercancías desde diciembre de 2023 a la fecha” y todos los expedientes administrativos que se refieran a la “adquisición de alimentos almacenados”.

Casanello también le dice que debe distribuir la mercancía que se almacena con un plan ya que las “competencias” del ministerio de Pettovello incluyen la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza, el desarrollo de la igualdad de oportunidades para los sectores más vulnerables, en particular para las personas con discapacidad, las niñas. , niños y adolescentes, mujeres y adultos mayores.

La Asociación Civil El Amanecer de los Cartoneros, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), querellante en el caso, había denunciado que desde la llegada del actual gobierno no ha recibido absolutamente ningún alimento. Tienen 250 comedores sociales y alimentan a 32.400 personas. La “fila del hambre” de más de 20 cuadras que se formó en febrero, luego de que Pettovello dijera que no recibiría a los movimientos sociales sino sólo a quienes no tuvieran para comer, dejó en evidencia la magnitud del problema. La semana pasada, representantes de varias organizaciones volvieron a documentar que sus comedores existen, frente a la acusación oficial de que son “comedores fantasma”.

El Gobierno hizo las maletas

La orden de presentación del juez (una medida más amable que un allanamiento) está dirigida a la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia, que encabeza Pablo De la Torre, el funcionario que el viernes le dijo al dirigente Juan Grabois a través de la red “X”, en tono burlón, que la comida estaba “reservada para emergencias climáticas”. En el mismo texto le decía que “la comida está llegando a la gente que la necesita, tu problema es que ya no pasa por tus manos codiciosas”, aunque los comensales denuncian lo contrario. Grabois (Argentina Humana) es quien hizo la denuncia original que dio origen a este caso que expuso al Ministerio de Capital Humano. De la Torre continuó con sus publicaciones durante el fin de semana.

Manuel Adorni había admitido la semana pasada que la mercancía existe y fue almacenada deliberadamente. “Están ahí porque obviamente, por las auditorías que hizo el ministro, un buen porcentaje de los comedores eran truchos”, dijo. Agregó que fueron compras del gobierno de Alberto Fernández. Este lunes se alineó con el argumento de De la Torre y mencionó que los alimentos están reservados para “emergencias o catástrofes”. Anunció que se apelará el fallo de Casanello. “Esta no es una cuestión judicial, sino una definición de política pública”, dijo. Capital Humano emitió un comunicado confirmando este anuncio y señalando que de las 5 mil toneladas almacenadas “3 mil corresponden a paquetes de yerba mate pertenecientes a un contrato irregular que fue realizado por la gestión anterior y que se encuentra bajo auditoría”. Agrega que era de mala calidad.

“Adorni y de la Torre mienten. Los alimentos en los almacenes están destinados a comedores comunitarios y asistencia a personas vulnerables”, respondió Grabois en “X”. Y adjuntó los documentos que demuestran que el programa “para atender catástrofes” es otro, se llama “Programa de Asistencia para Emergencias Climáticas y Catástrofes Naturales o Accidentales” y está regulado por la resolución 485/2016. “La mercancía acaparada” -agregó- es exclusiva para “atender a la población vulnerable en comedores comunitarios y merenderos de la sociedad civil” como parte de un “acuerdo de adquisición” con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Existe un acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas (PNUD) abordado desde un “enfoque comunitario”. “Comprar alimentos para un destino y utilizarlos para otro tiene un nombre en el derecho penal: malversación de fondos públicos”, afirmó Grabois.

La existencia de 5 millones de kilos de alimentos almacenados en un depósito de Villa Martelli (2.751.653 kilos) y otro en Tafí Viejo, en Tucumán (2.269.078 kilos) fue revelada por el destape con base en la respuesta recibida a una solicitud de acceso a información pública. Un dato llamativo que se desprende tanto de la resolución de Casanello como del dictamen del fiscal es que el juez en lo contencioso administrativo Walter Lara Correa, a cargo de un amparo que exige la restitución de alimentos, ya tenía esa información en sus manos. Si bien dio algunos pasos relevantes en el caso, impulsado por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y el Centro de Estudios Jurídicos y Sociales (CELS), aún no ha ordenado medida cautelar. El viernes pasado realizó el registro definitivo de la protección como colectivo, solicitó información a Capital Humano sobre comedores registrados, presupuestos asignados y procesos de licitación para adquisición de alimentos y ejecuciones. Pero, además, llamó a comparecer a quienes puedan tener interés en el resultado del litigio.

Una opinión lapidaria

El comunicado de Capital Humano señala que los alimentos retenidos fueron utilizados por “las organizaciones” “para comedores fantasma” y anuncia que “no se entregarán alimentos a comedores inexistentes para que queden en manos de organizaciones extorsionadoras”. Es una generalización que hace la cartera para justificar la decisión de no abordar el hambre. Son numerosos los comedores que demostraron su existencia pese a la acusación. Además, esta cuestión se discute en otros casos judiciales que Pettovello utiliza, precisamente, como contraataque.

La opinión de la fiscalía de Ochoa es reveladora en relación al comportamiento de Capital Humano ante los requerimientos judiciales. Algunos ejemplos:

* “No respondió la pregunta sobre la entrega o no de alimentos durante los meses de diciembre de 2023 y enero, febrero y marzo de 2024”. El reclamo de la denuncia dice que no entregaron nada.

* “Las múltiples irregularidades que se habrían advertido (por la gestión actual) en el proceso de distribución de alimentos hasta diciembre de 2023, más allá de las declaraciones realizadas, no se aportó evidencia documental, testimonial o analítica que las sustente”. Se trata de acusaciones públicas de licitaciones supuestamente irregulares y comedores inexistentes.

*La respuesta a la solicitud de acceso a información difundida la semana pasada, dice la fiscalía, detalla el stock hasta abril de 2024, habla de alimentos como aceite, fideos, garbanzos, harina de trigo, leche en polvo, puré de tomate, yerba mate, arroz con carnes, verduras, guiso de lentejas, entre otros, pero no especifica la fecha en que fueron adquiridos ni cuándo caducan. La afirmación de que el gobierno anterior los compró y que no están a punto de caducar fue del portavoz Adorni.

*Ochoa advierte que en el contexto de la actual “emergencia alimentaria” el ministerio Pettovello negó de manera “deliberada, sistemática y sostenida en el tiempo” las solicitudes de alimentos realizadas por la asociación querellante en el caso así como por otros “actores”. .” de la sociedad civil”. Advierte que, además, habían recibido alimentos durante 2023 “derivando de ello un derecho legítimo que pudo haber sido interrumpido”. El Amanecer, según información del propio ministerio, había recibido 367.600 kilos.

*Si bien las nuevas autoridades dijeron que “no existen normas que determinen los procesos de distribución de alimentos y los requisitos de registro”, dice Ochoa, eso no los exime “de fundamentar las razones de oportunidad, mérito y conveniencia que orientan sus actos de gobierno”. De hecho, advirtió que “la ley de presupuesto aplicable al año en curso tiene partidas definidas para abordar el problema”. Por lo tanto, no descarta responsabilidad penal, política o administrativa por negar el acceso a los alimentos.

Derechos basicos

La resolución de Casanello ordenando la distribución de alimentos se basó en el fallo de Ochoa, aunque no permitió que se distribuyeran entre los comedores que se encuentran en el Registro Nacional de Comedores y Merenderos Comunitarios. El juez invoca “el derecho humano fundamental a la alimentación” que “está estrechamente vinculado al derecho a la vida, a la dignidad y a la salud”, todos ellos “expresamente reconocidos en tratados y convenios de derechos humanos que tienen rango constitucional”. Afirma que brindar seguridad alimentaria es una obligación del Estado. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ilustra, es el que aborda más ampliamente el derecho a la alimentación.

“Los hechos del caso deben enmarcarse en los datos actuales”, dice y cita “los informes del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) que indican que el 57,4% de la población argentina “está en situación de de pobreza, dentro del cual se encuentran más del 60% de los niños y adolescentes, de los cuales el 32% padece inseguridad alimentaria –el 14% de forma grave-“. Ante el pedido de la fiscalía y la denuncia de entregar la mercancía basándose en que pueden existir “daños de difícil o imposible reparación posterior” “vinculados a la urgente necesidad alimentaria de sectores vulnerables de la población”, Casanello evaluó que No se podía esperar e insinuaba el ministerio de Pettovello.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV las alertas para todo el país
NEXT En el marco del feriado local, las acciones y bonos argentinos cotizaban a la baja en Wall Street.