La EEAOC estudia las trazas de las agroindustrias de cítricos y alcoholalcoholes – .

La EEAOC estudia las trazas de las agroindustrias de cítricos y alcoholalcoholes – .
La EEAOC estudia las trazas de las agroindustrias de cítricos y alcoholalcoholes – .

Estos datos, que aportan valor añadido a las cadenas de producción, son cada vez más necesarios para la comercialización en muchos mercados.

Un grupo multidisciplinario de investigadores y técnicos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, liderado por Patricia Garolera de Nucciestudia las huellas que las actividades agroindustriales dejan en el medio ambiente y su influencia en el cambio climático.

“Evaluamos la sostenibilidad de las cadenas productivas de la región del NOA (principalmente industrias citrícolas y azucareras), considerando aspectos ambientales y energéticos relacionados con la producción de biomasa, tecnologías de conversión aplicadas, distribución y uso del producto final”, explicó Garolera de Nucci. Y agregó: “Estudiamos y determinamos la huella hídrica (según Water Footprint Network) y la huella hídrica (ISO 14046), analizando la problemática asociada al uso, consumo y distribución del recurso hídrico en las diferentes etapas de los procesos. . “También evaluamos la huella de carbono de los productos agroindustriales”.

Junto a Javier Tonato Realizan el plan de investigación “Sostenibilidad en la agroindustria”. “El objetivo principal es cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al calentamiento global y otras sustancias que causan otros impactos ambientales, generadas en las diferentes cadenas de valor agroindustriales”, afirmó Garolera de Nucci. “Para reducir estas emisiones es necesario conocer la huella ambiental del proceso e identificar las soluciones que mejor apoyen el desarrollo sostenible. Esto se logra mediante herramientas como el análisis del ciclo de vida; y a través de esto también se puede determinar la huella de carbono del producto, del proceso o de la actividad, entre otras huellas”, destacó.

Actualmente, uno de los indicadores medioambientales más utilizados es la huella de carbono. Refleja la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI), expresada como dióxido de carbono equivalente, que se emite directa o indirectamente como consecuencia de una actividad específica, por ejemplo la producción de caña de azúcar, limón, productos industrializados, entre otros. otros. Es un indicador que los países, mercados y organizaciones valoran cada vez más, por su efecto directo en la calidad de vida y la salud, y su impacto en el calentamiento global.

Garolera de Nucci y Tonatto trabajan para cuantificar los impactos ambientales de diversas prácticas de manejo en la caña de azúcar, principalmente. Recientemente, los investigadores publicaron en la revista US Sugar Journal sobre “Estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la fertilización con nitrógeno en la caña de azúcar”. Los resultados de este estudio basado en modelos, realizado en conjunto con YARA Argentina, indicaron que las emisiones totales de GEI por tonelada de caña producida al utilizar nitrato calcáreo de amonio (NAC) registrarían una reducción del 30% respecto al uso de urea (tradicional). fertilizante). “Las emisiones originadas en el suelo por el uso de NAC también reflejaron una disminución significativa. Esta diferencia estaría relacionada con el mayor aprovechamiento de nutrientes, eficiencia agronómica y baja volatilización asociada a dicho producto”, destacó Tonatto. Y agregó: “Otra diferencia es el menor consumo de combustible al utilizar NAC. Esto se basa en la capacidad de trabajo del equipo de fertilización neumática que realiza una aplicación superficial (cubriendo múltiples surcos de cultivo por cada paso de la maquinaria) con una baja demanda de energía y consumo de diésel”. Garolera de Nucci destacó el importante aporte técnico/intelectual y de servicios que la EEAOC realiza a la agroindustria de la región. Junto a Emilia Íñigo Martínez y un grupo de profesionales capacitados en el tema llevaron a cabo el proyecto “Cálculo de la huella de carbono de cítricos y productos industrializados en la región del NOA”, acordado entre la Eeaoc y la Asociación de Cítricos del Noroeste Argentino (Acnoa). En este se determinó la huella de carbono (valor ponderado) de fruta fresca de exportación, jugo concentrado, aceite esencial y cáscara de limón deshidratada. A partir de este estudio se desarrolló una herramienta informática para el cálculo de la huella de carbono en lenguaje Visual Basic para Excel. Esto permite la carga de datos y la obtención de la huella digital para el sector citrícola. En un artículo publicado en la revista internacional “Tecnologías Limpias y Política Ambiental” titulado “Evaluación del ciclo de vida de las estrategias de ahorro de energía y economía circular: contribuciones a la huella ambiental de la producción de limón y subproductos en Argentina” se analiza la producción de limones en Argentina . , destinado en su mayoría a subproductos industriales. Esta producción enfrenta problemas de suministro de gas natural y altas emisiones de gases de efecto invernadero. Se han implementado soluciones sostenibles, como convertir los residuos de cítricos en biocombustibles, reduciendo las emisiones de CO2 en un 80%.

La determinación de la huella de carbono y otras huellas ambientales proporciona valor agregado a las cadenas de producción y es un requisito de marketing cada vez mayor en muchos mercados de exportación. En este sentido, una de las tendencias más importantes a nivel mundial es indicar expresamente en los envases de alimentos y otros productos el valor equivalente del dióxido de carbono (CO2) que se liberó a la atmósfera hasta que ese producto llegó a nuestras manos. del consumidor.

La demanda mundial de productos agrícolas e industrializados de calidad, no sólo por su seguridad, sino también por la calidad de su proceso productivo en todas sus etapas desde una perspectiva ambiental, es creciente. En este sentido, existen convenios internacionales que establecen lineamientos y/o estándares de calidad para dichos productos. El objetivo principal es generar estimaciones sobre el desempeño ambiental de las diversas actividades productivas.

Esto nos lleva a determinar las huellas ambientales de la actividad agroindustrial a lo largo de su ciclo de vida, aplicando una serie de normas y/o estándares reconocidos internacionalmente que garantizan el cumplimiento de las etapas necesarias en este tipo de estudios. El grupo ya viene desarrollando numerosos estudios y publicaciones sobre el tema de indicadores ambientales en diferentes productos (producción de bioetanol a partir de sorgo azucarado, bioetanol a partir de caña de azúcar, diferentes mezclas de etanol y nafta, tasa de retorno de energía en la producción de bioetanol y cultivos agrícolas). residuos, entre otros).

Son trabajos realizados por un equipo interdisciplinario coordinado por marceloruiz -Subdirector de Tecnología Industrial (DATI) y coordinador del Programa de Bioenergía de la EEAOC- y por Eduardo Romero -coordinador del programa de Agronomía de la Caña de Azúcar de la entidad agrocientífica-, y con vínculos de cooperación con otras instituciones reconocidas en el medio.

Finalmente, para promover una mayor difusión, la Eeaoc lo pone a disposición en su sitio web (www.eeaoc.org.ar).

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Entregarán diploma gratuito contra la violencia de género en Jujuy
NEXT “Abajo el comunismo”, el grito de un cubano en un acto castrista en la isla