La investigación del galeón San José, el gran desafío científico de Colombia que enfrenta España

La investigación del galeón San José, el gran desafío científico de Colombia que enfrenta España
La investigación del galeón San José, el gran desafío científico de Colombia que enfrenta España

Colombia se embarcó en uno de los mayores desafíos científicos de su historia: la investigación del galeón español San Joséhundido por corsarios ingleses frente a las costas de Cartagena de Indias en el siglo XVIII y encontrado en 2015 a más de 600 metros de profundidad.

Las autoridades emprendieron con mucho entusiasmo este trabajo, para el cual se coordinaron diferentes instituciones como el Ministerio de Culturas, la Armada y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh).

“Asociado a la arqueología, la cultura y el patrimonio, es la primera vez que hacemos un esfuerzo tan grande y en este Gobierno, particularmente, para creer en las instituciones y en la capacidad que tenemos de hacer algo para mostrarle al mundo. Es un desafío especial”, dijo a Efe el jefe de Intereses Marítimos y Fluviales de la Armada de Colombia, contralmirante Hermann León.

TECNOLOGÍA Y ARTICULACIÓN

Esa institución puso al servicio de este propósito el buque ARC Caribe y toda su capacidad tecnológica para “poder bajar a 600 metros de profundidad” para observar los restos del naufragio, tarea a la que sólo se dedicarán especialistas colombianos.

Para la investigación, que será en seis fases, el Gobierno colombiano también ya tomó una decisión que facilitará su trabajo: declarar la zona donde se encuentra el galeón como ‘Zona Arqueológica Protegida de la Nación’, cuyas coordenadas se mantienen en secreto para evitar que los cazadores de tesoros lleguen hasta allí que puedan robar lo que había en el San José.

“Esta es la primera zona arqueológica protegida de Colombia en el espacio submarino, es la primera en América a esta profundidad. Colombia está haciendo un proyecto de investigación como nunca antes se había visto bajo los principios universales de protección del patrimonio y deben tener la tranquilidad de que este es un proyecto científico para llevar lo mejor de ese conocimiento a los colombianos”, agregó el contraalmirante.

El San José, construido en 1698 en Guipúzcoa y perteneciente a la Armada Española, fue hundido el 8 de junio de 1708 durante un ataque de una flota de corsarios ingleses. Cuando se dirigía cargado a Cartagena de Indias, según crónicas de la época, con cerca de 11 millones de monedas de ocho escudos en oro y plata que había recogido en la feria de Portobelo (Panamá).

España, amparada por las normas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), reclama la propiedad del galeón porque es de “un barco de Estado”, con su pabellón.

El Gobierno colombiano, que declaró al San José “bien de interés cultural sumergido”, no descarta colaborar con ese país para tratar los restos del naufragio como patrimonio compartido.

LA IMPORTANCIA DE INVESTIGAR EL SAN JOSÉ

La directora del Icanh, Alhena Caicedo, explicó a Efe que la investigación del galeón es resultado de “una intención de transformar lo que implica la historia de Colombia, de transformar la valoración del patrimonio arqueológico y de darle al galeón San José un sentido de identidad”. identidad nacional”.

“La idea es quitar ese matiz un tanto mitológico que lo ha convertido en un tesoro bastante controvertido, en el que se intenta ver si hay oro, si hay plata, si hay metales preciosos y no si hay un texto arqueológico. eso nos puede decir dar algunas respuestas muy interesantes sobre lo que ha sido la historia de Colombia y el Caribe”, dijo Caicedo.

Por eso, el foco está en proteger el patrimonio arqueológico, en “garantizar el valor cultural” de Colombia para mostrar una historia más local que europea.

Para ello, explicó el director del Icanh, la investigación se alimenta de las voces de diferentes actores, que van desde indígenas que reclaman sus derechos sobre los restos del naufragio hasta académicos expertos en temas patrimoniales.

“Queremos garantizar a través de esta investigación científica de alto nivel que existen múltiples voces, múltiples formas de pensar la historia y la memoria, múltiples relatos, por así decirlo, que nos permiten complicar las lecturas que a veces tenemos sobre el pasado para tener una referencia mucho más interesante para el futuro”, añadió.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Córdoba sin Óscar del Barco, y ahora, ¿quién piensa en nosotros? – .
NEXT Preocupaciones por una ola de calor temprana e histórica