La desesperación de Mordisco conduce al terror

La desesperación de Mordisco conduce al terror
La desesperación de Mordisco conduce al terror

Los recientes ataques en el Cauca, además de crueles, muestran el deseo de la EMC de mantener su control territorial mediante la violencia.

Foto: EFE – Ernesto Guzmán

Iván Mordisco y su grupo de criminales siguen traicionando a Colombia en su intento de desafiar al Gobierno de Gustavo Petro. Los recientes ataques en el Cauca, además de cobardes, muestran la desesperación de los miembros del Estado Mayor Central (EMC) por hacer sentir su fuerza. La respuesta de la Casa de Nariño es la única posible ante la irracionalidad: reforzar la presencia de las autoridades, insistir en la “ofensiva total” que decretó el presidente Petro hace un par de semanas y seguir presionando a los delincuentes.

Los hechos son deplorables. Con una explosión, Iván Mordisco y su grupo asesinaron a un menor de edad y a un hombre de 67 años que transitaban por la vía que comunica a Corinto con Miranda (Cauca). Posteriormente, a punta de ráfagas y lanzamiento de tatuajes en la Comisaría de Morales, también en Cauca, asesinaron a dos uniformados. Finalmente, en Jamundí (Valle del Cauca), una moto bomba fue detonada contra un hotel donde se hospedan los policías que acudieron a reforzar la seguridad en la zona. Este último ataque dejó tres niños y un policía heridos. Tanto dolor, tanta devastación, ¿con qué fin? Cualquier aspiración a tener reconocimiento político ha desaparecido para demostrar que lo que quiere este sector de la EMC es mantener su control territorial mediante la violencia.

Por tanto, la única reacción posible es la del Gobierno del Petro. En su cuenta X, el presidente dijo que “la ofensiva contra la EMC en el Cauca es total”. Se estableció un consejo de seguridad permanente en la región y se realizó un cambio clave en la cúpula del Ejército: el general Luis Ospina, con un desempeño opaco en el comando, fue reemplazado por Luis Emilio Cardozo, un militar retirado del Valle del Cauca. El Ministerio de Defensa señaló que “el Gobierno confía en que la vasta experiencia y liderazgo del general Cardozo serán fundamentales”. Esperamos que así sea. El mandato es doble: por un lado, demostrar que el Estado colombiano puede ejercer control sobre los territorios en disputa y perseguir a los criminales, garantizando al mismo tiempo los derechos humanos. La promesa con la llegada de Iván Velásquez a la cartera fue erradicar las prácticas de administraciones pasadas para justificar abusos de autoridad en aras de la seguridad. En las circunstancias actuales, es la oportunidad de demostrar que el Estado puede lograr la seguridad sin tener que desviarse de la legalidad.

Nos encontramos, una vez más, en la situación que tanto conoce Colombia: llevar a cabo negociaciones de paz en medio de la violencia. Es necesario, sin embargo, que el Gobierno demuestre que cualquier desafío a la estabilidad y la paz se responde con el poder de la fuerza pública, protegiendo a las poblaciones. La vicepresidenta de la República, Francia Márquez, así lo señaló en un mensaje sobre esta crisis: “Queremos decirle al Cauca y a su gente que no están solos, que no vamos a detenernos en la búsqueda de mejores condiciones de vida, con paz y dignidad”. . Es responsabilidad del Gobierno cumplir esas promesas.

Es cierto que el refuerzo de la seguridad llega tarde en la administración Petro, que calculó mal la voluntad de paz de todos los que están en armas. La mano del diálogo puede seguir extendida, pero debe ir acompañada de la fuerza del Estado, para que no sigamos viendo crecer el miedo.

¿No estás de acuerdo con este editorial? Envía tu antieditorial de 500 palabras a [email protected]

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostemos por el poder de la palabra.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Intenso hostigamiento a disidentes en comisaría de zona rural de Cajibío, Cauca
NEXT Con la llegada de las nuevas parejas, así avanza la ampliación del tranvía metro hacia Luján y el Aeropuerto