¿Por qué Aguachica (César) está inmersa en la violencia? – .

¿Por qué Aguachica (César) está inmersa en la violencia? – .
¿Por qué Aguachica (César) está inmersa en la violencia? – .

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento u opinión de Las2orillas.

El 27 de agosto de 1995 en Aguachica (Cesar) se convocó a la consulta popular por la paz, bajo el mandato del entonces alcalde Luis Fernando Rincón, una didáctica de la cual se propuso una pregunta: ¿rechazas la violencia y estás de acuerdo en convertir a “Aguachica” en ¿en un municipio modelo de paz?”, con dos opciones de respuesta (sí-no).

El clamor ciudadano por encontrar la tranquilidad social fue el motivo de este ejercicio, dada la ola violenta vivida en ese momento, que dejó víctimas del conflicto armado.

29 años después, el territorio de Surcesarence sufre actualmente una catástrofe social, provocada por motivos, hechos, causas y provocaciones que conducen a la violencia, por parte de los antisociales, alcanzando el efecto máximo que deja esta forma de terminación, que es la muerte. . trágico. Los acontecimientos actuales y los índices de inseguridad han llevado a la misma comunidad a tomar justicia por su cuenta, como muestra de cansancio, aburrimiento, dolor y molestia por determinada situación.

Los índices de inseguridad presentados son grandes, tanto es así que parte de la comunidad ha querido hacer justicia por su cuenta, notando la falta de objetividad en la ley para castigar duramente a estos malhechores. Lo más triste de esta realidad es que se ha apoderado tanto de las zonas urbanas como de las rurales. Los menores no han sido inmunes a esta debacle inesperada y preocupante.

Las motocicletas parecen ser uno de los objetos más deseados por los ladrones. Los móviles, el dinero y ni siquiera los bares están a salvo del robo.

Hoy la ciudad, modelo de paz en Colombia, se ha convertido en una tangente de robos, dondequiera que uno viaje y viva, el peligro está latente.

No se puede pasar por alto el papel de las autoridades policiales, quienes realizan su labor de patrullaje; Sin embargo, surge la pregunta: ¿están siendo suficientes y eficaces o no en relación con este problema? Conforme va pasando el tiempo y los años, el factor desempleo aumenta cada día, al igual que la violencia callejera.

La población infantil no ha sido ajena a este tema, como lo demuestra el reciente caso ocurrido en la zona de la vereda Minuto, perteneciente a Aguachica, donde uniformados de la Policía Nacional encontraron el cuerpo sin vida de un menor de 10 años. de edad, el 13 de mayo de 2024. La niña era residente del barrio Palmira del Municipio; Como recompensa por este ensañamiento, el Gobierno del Cesar ofrece una recompensa de 40 millones de pesos, para quien o quienes brinden información para la captura del o los responsables de este hecho atroz.

La catástrofe social de hoy parece no tener límite, esta violencia ha asumido y azotado a los habitantes comunes, comerciantes, niños, jóvenes, adultos, estudiantes y toda una población que ve cómo esta tierra es consumida por la violencia diaria.

La miseria que se presencia hoy en las calles del Municipio debe ser motivo de atención y preocupación de las autoridades civiles y policiales, estas (las calles) se han convertido en un refugio al encontrar un techo afuera de un local comercial o vivienda, las bancas son utilizadas como cama para descansar y descansar por la noche. Estas personas también utilizan los semáforos para pedir ayuda.

La catástrofe social actual parece no tener límite y mucho menos solución. Se requieren determinaciones rápidas y emergentes, donde a los habitantes de Aguachica (Cesar) se les dé la importancia requerida de o por quienes llevan las riendas del Municipio.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Grupos armados construyeron una carretera ilegal para traficar estupefacientes entre Cauca y Valle, denunció el gobernador
NEXT Reportan llegada de viento Zonda a gran parte de La Rioja