El riesgo de decir la palabra “bomba”

El riesgo de decir la palabra “bomba”
El riesgo de decir la palabra “bomba”

A veces no es aconsejable dar una respuesta divertida, o al menos ligera, en los aeropuertos. Porque la verdad es que un pasajero que mencionó la palabra “bomba” en la zona de embarque del El Aeropuerto Internacional de Salta fue imputado por el Juzgado Federal de Garantías N°1 de esa provincia.

El pasajero fue identificado como Oscar Daniel Méndez y fue imputado en las últimas horas tras el pedido de la subprocuradora Florencia Altamirano por el delito de “entorpecimiento al transporte aéreo”. De nada sirvió que el hombre se disculpara y dejara claro en todo momento que estaba pensando en otra cosa. o que, en todo caso, diera una respuesta apresurada, incluso en tono de broma, sin considerar las consecuencias.

El hecho, según la Fiscalía Nacional, ocurrió el 14 de mayo, alrededor de las 14:40 horas, cuando los imputados se presentaron en el área de carga de equipaje del Aeropuerto Internacional Martín Miguel de Güemes.

La auxiliar fiscal indicó que, luego de entregar su maleta, ante las habituales preguntas del destinatario del equipaje, como si portaba un artefacto explosivo, El pasajero dijo que llevaba una “bomba”. Por esa razón, el empleado alertó al supervisor, quien cuestionó a Méndez si había mencionado esa palabra.

Según contó Altamirano, el imputado luego reconoció que la había mencionado, aunque en ese momento aclaró que todo fue una broma o un malentendido. Fue entonces que el supervisor de la aerolínea Jet Smart, por protocolo, notificó a las autoridades de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Inmediatamente, el lugar fue acordonado y paralizada toda actividad, lo que provocó el retraso en el despegue del vuelo.

Los especialistas realizaron la inspección del equipaje del imputado. pero no encontraron ningún artefacto explosivo. Sin embargo, Méndez fue detenido y en la audiencia de formalización de la investigación penal fue imputado.

Para sustentar la acusación, el subprocurador mencionó las pruebas recabadas y confirmó la comisión criminal cometida por el imputado, quien luego intentó minimizar la situación refiriéndose al hecho como una broma.

Si bien el imputado reconoció haber mencionado la palabra “bomba”, aclaró que lo hizo en otro contexto con relación a la declaración que se le imputa. En concreto, indicó que, ante la pregunta de la empleada de la aerolínea en la zona de embarque, se sorprendió porque ella ya había viajado cuatro veces. y fue la primera vez que mencionaron si portaba algún artefacto explosivo. Sostuvo que había llegado a Salta para pasar unos días de descanso con familiares y que tenía previsto regresar a Buenos Aires.

“Cuando me preguntaron dije que había dejado la bomba en casa”, dijo el acusado.quien luego reconoció que “fue un error”, que se le pasó ese término y lamentó todos los inconvenientes causados, especialmente a sus familiares.

Su defensa, por su parte, se opuso a la acusación de la fiscalía porque entendió que la lamentable situación, al final, no causó gran daño. El asistente del fiscal refutó el argumento no sólo al describir el retraso, sino también por el despliegue de personal de seguridad que provocó el hecho. Además, sostuvo que en momentos de alta sensibilidad respecto a estos temas, la implementación del protocolo fue perjudicial para el aeropuerto y su normal desarrollo.

Finalmente, el juez Bavio se inclinó por la posición de la fiscalía, pues sostuvo que hubo una “obstrucción”, independientemente de que la situación se aclarara en unos minutos o pasara un poco más hasta que todos los servicios aeroportuarios pudieran reanudarse sin problemas.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT “Abajo el comunismo”, el grito de un cubano en un acto castrista en la isla