El Vaticano cambió las reglas para declarar milagros

El Vaticano cambió las reglas para declarar milagros
El Vaticano cambió las reglas para declarar milagros

El nuevo documento del Dicasterio para la Doctrina de la Fe ha actualizado sus normas sobre el procedimiento que se debe seguir cuando se producen supuestos acontecimientos sobrenaturales o apariciones en una diócesis.

La normativa sustituye a la de 1978 y la principal novedad es que a partir de ahora la Iglesia no declarará si estos supuestos hechos son reales. No se pronunciará. Como máximo se podrá emitir la convocatoria. “nulla osta”.

Es decir, una afirmación que indica que no existen problemas doctrinales en el mensaje dejado por el protagonista del supuesto hecho sobrenatural -apariciones de la Virgen, Jesús o santos- ni pruebas de engaños o estafas hasta la fecha.

Ver tambiénCiudad de Santa Fe: avanza la causa de canonización de Sor Cecilia

Para llegar a esta declaración, el dicasterio ha establecido normas más específicas sobre las competencias que tienen en estos casos los obispos diocesanos, las conferencias episcopales y la Doctrina de la Fe.

En términos generales, los obispos deben establecer una comisión en la que haya al menos un teólogo, un canonista y un experto especializado en el fenómeno en cuestión.

Por ejemplo: si se dice que una Virgen llora sangre, habrá que elegir una persona capaz de analizar la sangre para comprobar que no hay estafas y que no es pintura ni sangre de animal. Un delegado de esa comisión y el obispo emitirán una sentencia que será examinada por Roma. Una vez estudiado y emitido el veredicto, el obispo, de acuerdo con el dicasterio de la Doctrina de la Fe, hará público el resultado.

Otro de los objetivos que persigue este documento es acelerar los procesos, es decir, que la Iglesia tarde menos tiempo en responder a la rápida difusión de noticias que hoy existe gracias a Internet y las redes sociales.

Además, el nuevo documento de la Doctrina de la Fe confirma el problema que puede surgir a la hora de indicar si una aparición es auténtica. Por un lado, hay fieles que dan más importancia al mensaje dado por el acontecimiento sobrenatural que “al mismo Evangelio”.

Por otro lado, porque se ha incurrido en contradicciones. El departamento del Vaticano cita el caso de un supuesto hecho milagroso que fue declarado real pero que años después fue desmentido sembrando confusión.

De esta manera la Iglesia no entrará en la cuestión de si un hecho sobrenatural es verdadero. Simplemente señalará si hasta el momento no se han revelado problemas como estafas o inconsistencias doctrinales respecto al mensaje y comprobará la presencia de los llamados frutos pastorales: conversiones o casos en los que los fieles profundizan su fe.

De hecho, se renueva una lista de criterios para que obispos y comisiones puedan estudiar si un hecho ocurrido en su territorio puede tener o no indicios de ser un engaño: la necesidad de estudiar el estado psicológico del testigo que afirma, por ejemplo , Es indicado. Por ejemplo, el haber visto a la Virgen, así como la rectitud de su vida moral.

También señalan que es importante confirmar si hay indicios de que el testigo en cuestión es en realidad alguien necesitado de dinero, poder o fama.

Ver tambiénLa cura milagrosa del verdulero apuñalado en Guadalupe, que se atribuye a Mamá Antula

La Doctrina de la Fe es muy clara al reconocer que la Iglesia no excluye la posibilidad de fenómenos sobrenaturales: “el Espíritu Santo puede conceder a algunas personas experiencias de fe muy particulares”. Sin embargo, también es clara al señalar que el objetivo de estas experiencias no debe ser “mejorar o completar” lo que Dios ha revelado a través de Jesucristo a los ojos de los católicos sino ayudar a vivirlo “más plenamente en una determinada etapa de la vida”. .” historia”.

¿Qué es un “milagro”?

En la Iglesia Católica, un “milagro” es considerado un evento extraordinario que no puede explicarse por causas naturales o científicas y se atribuye a la intervención directa de Dios. Los milagros son signos visibles del poder divino y se consideran manifestaciones de la presencia y acción de Dios en el mundo. A continuación se presentan algunos aspectos clave de cómo la Iglesia Católica entiende y reconoce los milagros:

Definición y naturaleza:

Un milagro es un evento que ocurre fuera del orden natural, no puede explicarse por las leyes conocidas de la naturaleza y se atribuye a la intervención divina.

Los milagros se consideran signos de la presencia y el poder de Dios y se ven como una forma en que Dios revela su amor, poder y misericordia.

Tipos de milagros:

Milagros curativos: Curación instantánea y completa de enfermedades o condiciones médicas que no tienen explicación científica.

Milagros de la naturaleza: Acontecimientos extraordinarios en la naturaleza, como la multiplicación de los alimentos o la suspensión de las leyes físicas.

Milagros de resurrección: Casos en los que una persona vuelve a la vida después de la muerte, aunque son extremadamente raros y significativos en la tradición cristiana.

Proceso de Reconocimiento:

Investigación Diocesana: Cuando se reporta un milagro, se realiza una investigación a nivel diocesano, que incluye la recolección de testimonios y pruebas. Un obispo local suele establecer una comisión que evalúa el evento.

Consulta con expertos: Se consulta a médicos, científicos y teólogos para determinar si el suceso tiene una explicación natural o si puede considerarse verdaderamente milagroso.

Informe a la Congregación para las Causas de los Santos: Si la evidencia sugiere que se trata de un milagro, se envía un informe a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, que lleva a cabo una revisión adicional.

Criterios para la canonización:

En el proceso de canonización de un santo, la Iglesia generalmente exige la verificación de al menos dos milagros atribuidos a la intercesión del candidato a la santidad. Estos milagros deben ocurrir después de la muerte del candidato y servir como confirmación de su santidad.

Ejemplos notables:

Lourdes, Francia: Lugar de numerosas curaciones milagrosas, donde se han registrado muchas curaciones inexplicables atribuidas a la intercesión de la Virgen María.

Milagro Eucarístico de Lanciano: Un milagro donde la hostia consagrada se transformó en carne y el vino en sangre durante una misa en el siglo VIII.

La Iglesia Católica es rigurosa al verificar los milagros para garantizar que los eventos sean auténticos y no puedan explicarse por medios naturales o científicos, reflejando así una genuina intervención divina.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Victoria es sede del Festival de Cine Europeo en La Araucanía – .
NEXT Jarry, Tabilo y Barrios dan alegría a Chile y van por el sueño más grande del país