“Ni Río Negro ni Neuquén tienen un plan de ordenamiento territorial”, dice el director de Ciudades Cippec – .

“Ni Río Negro ni Neuquén tienen un plan de ordenamiento territorial”, dice el director de Ciudades Cippec – .
“Ni Río Negro ni Neuquén tienen un plan de ordenamiento territorial”, dice el director de Ciudades Cippec – .

En diálogo con Diario RÍO NEGRO, la directora de Ciudades Cippec, María Victoria Boix, se refirió a los roles de los distintos niveles estatales en materia de planificación y ordenamiento territorial, y la situación de Río Negro y Neuquén al respecto. Además, abordó la crisis inmobiliaria en Argentina y comentó la propuesta en la que trabaja la entidad.

PREGUNTA: ¿Cuál es la situación de la Argentina en materia de planificación y ordenamiento territorial?
RESPUESTA:
Argentina no cuenta con una ley nacional sobre presupuestos mínimos para la planificación y ordenamiento territorial que oriente la planificación a nivel subnacional y en las 24 jurisdicciones nacionales; Sólo seis (CABA, PBA, Jujuy, Mendoza, La Rioja y Chaco) han sancionado normas de ordenamiento territorial. A nivel municipal hubo algunos esfuerzos para desarrollar planes de ordenamiento territorial local, planes urbanos estratégicos y la implementación de instrumentos de gestión territorial, pero aún no es una práctica frecuente.

P: ¿Qué pasa en Neuquén y Río Negro particularmente?
A:
En Neuquén existe el Copade (Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo), un organismo público con más de 60 años que aborda el tema. Si bien la provincia no cuenta con un plan de ordenamiento territorial, ha habido avances a nivel local. Recientemente, las localidades de Aluminé, El Huecú, Las Lajas y Plaza Huincul desarrollaron sus planes municipales siguiendo la metodología “Planificando nuestra ciudad” de ONU-Hábitat. Además, Añelo cuenta con un plan de mejoramiento urbano integral y Neuquén, con un plan ejecutivo metropolitano desarrollado en el marco del Programa de Desarrollo de Áreas Metropolitanas del Interior (DAMI) y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo. Río Negro no cuenta con un plan de planificación provincial, pero registra algunos avances en la materia: la sanción de la Agenda de Acción Territorial para la Provincia de Río Negro (2013) con el apoyo del CFI y, a nivel local, el Plan de Planificación Plan Territorial de San Carlos de Bariloche (2011). Finalmente, cabe destacar el trabajo conjunto de ambas provincias en el desarrollo del Plan de Ejecución Metropolitano para la Región de Confluencia (2017), en el marco del Programa DAMI, con el fin de generar un diagnóstico compartido y presentar los proyectos requeridos. la región.

Es crucial encontrar mecanismos que garanticen el acceso a servicios básicos de calidad y busquen mejorar las condiciones de vivienda.

María Victoria Boix, directora de Ciudades Cippec.

P: ¿Qué papel tiene o debe tener cada uno de los niveles del Estado (nacional, provincial, municipal) en este aspecto y cómo deben articularse?
A:
Las normas de planificación territorial buscan consolidar ciudades más compactas, inclusivas y sostenibles. Para lograrlo, es fundamental que los tres niveles de gobierno desarrollen sus planes de ordenamiento territorial de manera articulada y coordinada. El nivel nacional es el que debe sancionar una ley de presupuesto mínimo en materia de ordenamiento territorial que oriente y oriente la planificación a nivel subnacional a través de principios rectores. Las provincias y municipios son quienes deben avanzar en el desarrollo de planes de ordenamiento territorial que expresen la visión de desarrollo territorial que buscan alcanzar y el conjunto de objetivos, estrategias, actividades, acciones y recursos necesarios para ello. Mientras las provincias pueden avanzar en el desarrollo de planes de infraestructura y servicios, articulación metropolitana y gestión ambiental y de riesgos, los municipios pueden hacerlo en términos de códigos urbanos y de edificación, ordenamiento y uso del suelo, y planes de integración sociourbana, entre otros.

P: En este contexto de déficit habitacional, ¿qué implicaciones tiene la paralización de muchas obras públicas?
A:
En nuestro país, más de 4 millones de hogares no cuentan con una vivienda adecuada y existen 6.467 barrios populares en los que sólo el 8% de los barrios tiene acceso formal a la red de agua y el 2% a la red de alcantarillado. En este contexto, es crucial encontrar mecanismos que garanticen el acceso a servicios básicos de calidad y busquen mejorar las condiciones habitacionales de la población, especialmente de aquellos que sufren mayor vulnerabilidad social.

2.600.000
Son hogares argentinos que padecen un déficit habitacional cualitativo; Es decir, tienen necesidades claves de ampliación y mejora en sus viviendas.

P: ¿Y qué implicaciones tiene la reciente vuelta de los créditos hipotecarios?
A:
Desde hace 20 años, el crédito hipotecario experimenta una fuerte caída en nuestro país. En 2000 representó el 3,2% del PIB, en 2005 el 0,9% y en 2022 sólo el 0,2%, el nivel más bajo registrado hasta la fecha (González Rouco, 2024). En este período, solo tuvo un aumento en 2018, cuando alcanzó el 1,1% del PBI debido al lanzamiento de créditos UVA. Como referencia, mientras en 2019 las hipotecas representaban solo el 0,8% del PBI en Argentina, en Paraguay alcanzaron el 4% y en Chile el 25%. En este contexto, consideramos que la rentabilidad de los préstamos hipotecarios es una señal positiva. Sin embargo, todavía existen importantes barreras para acceder al crédito para la compra de una vivienda. Por ejemplo, para adquirir una vivienda de US$100.000 se necesita un ahorro previo de US$20.000 y el ingreso mínimo del hogar debe ser igual o superior a $1.855.868, lo que equivale a casi 8 salarios mínimos, vitales y móviles. (es más de tres veces el ingreso per cápita promedio del decil de mayor ingreso, según datos publicados por el INDEC sobre la evolución del ingreso para el cuarto trimestre de 2023).

P: Una de las propuestas de CIPPEC para abordar el problema es una política integral de mejoramiento de la vivienda. ¿En qué consiste?
A:
2,6 millones de hogares argentinos padecen un déficit habitacional cualitativo; Es decir, tienen necesidades claves de ampliación y mejora en sus viviendas. En CIPPEC consideramos fundamental abordar esta situación de manera integral y con perspectiva territorial. Por ello, proponemos una política integral de mejoramiento de la vivienda que, a partir de un plan de ordenamiento territorial, articule las mejoras con obras de infraestructura y de integración sociourbana. La propuesta también contempla asistencia financiera a los hogares, a través de subsidios y créditos para materiales y mano de obra, y asistencia técnica y social para corroborar la necesidad de renovación y/o ampliación, garantizar su viabilidad y brindar apoyo a los hogares.

“Proponemos una política integral de mejoramiento habitacional que, a partir de un plan de ordenamiento territorial, articule las mejoras con obras de infraestructura y de integración sociourbana”.

María Victoria Boix, directora de Ciudades Cippec.

PERFIL
María Victoria Boix


Licenciado en estudios internacionales por la Universidad Torcuato di Tella.
Más de 10 años de experiencia en proyectos innovadores y transformadores en ciudades y organizaciones.
Se desempeñó como jefa de gabinete de la Dirección General de Gestión Estratégica del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Actualmente es directora del Programa Ciudades del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La CAR y el gobierno de Cundinamarca descartaron la puesta en marcha de una cantera en los municipios de San Francisco |Noticias de hoy| – .
NEXT La Rioja presentó su programa de promociones y descuentos