La maravillosa palabra de Onelio Jorge Cardoso › Cultura › Granma – .

La maravillosa palabra de Onelio Jorge Cardoso › Cultura › Granma – .
La maravillosa palabra de Onelio Jorge Cardoso › Cultura › Granma – .

Onelio Jorge Cardoso (Calabazar de Sagua, 1914–La Habana, 1986) se lee de susto en susto; No se sabe detrás de qué esquina del texto nos asaltará la insólita frase, hermosa, inesperada y también exacta: “sonreía dulcemente bajo la luna”, “Vi que toda su cara estaba llena de risa”, “Me quedé dormido”. (…) desde lo más profundo del pensamiento hasta la punta de los dedos.

Hay, sin embargo, una cualidad muy natural en la forma en que asombra ante la palabra; Nada huele a artificio, no se ven las costuras. Sus historias tienen toda la eficacia de la que es capaz el género, golpean el centro de la sensibilidad.

Onelio conocía el mundo donde “el pobre es la herramienta”. El ambiente rural se mostró en sus letras con toda crudeza y originalidad, y el lenguaje se sacudió de los lugares comunes, utilizando la facilidad de la oralidad, pero dando un paso más, hacia lo poético.

No abandonó ese camino tras el triunfo de la Revolución. Continuó inmerso en la comprensión de la llamada gente común, en sus nuevos escenarios, y sin didactismos; Llega incluso a presentar lo fantástico como si fuera cosa cotidiana, tal como aparece en esa historia ineludible que es Francisca y la Muerte.

Como señaló el escritor Rogelio Riverón en el prólogo de los Cuentos de Onelio (Cartas cubanas, 2014), quien recordaba que “el hombre siempre tiene dos hambres” tenía un profundo conocimiento del ser humano, por lo que constituyen la obra de este “maestro indiscutible del cuento”, “relatos realistas, de prosapia humilde y un efecto simbólico no sobrante, de unas constantes desarrolladas con inteligencia y fervor: esperanza, mujeres, tenacidad, niños”.

Además del de Visia, los trágicos destinos de Leonela y Estela conmocionan el universo femenino. De la terrible violencia contra la infancia y la familia, qué mejor relato que Los metales o El hilo y la cuerda, donde la opresión íntima de los personajes la siente quien la lee de primera mano.

No en vano, Onelio –de cuyo natalicio se cumplen hoy 110 años– es el nombre de la escuela de escritores más importante que existe en Cuba (el Centro de Formación Literaria del mismo nombre). No en vano, porque leerlo es una expedición a la ética, al núcleo humano y al saber técnico, tan elevado que no hay en él ningún atisbo de pedantería o mero alarde de erudición.

Para hacerle justicia, tomemos prestadas sus propias palabras sobre Juan Candela, y decir: “incluso en un buen departamento, después de comer y en cualquier latitud del mundo, no es posible no escuchar la maravillosa palabra” de Onelio Jorge Cardoso. .

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Parlamentarios de Perú Libre recorrieron Áncash, Junín, Apurímac, Amazonas y otros departamentos
NEXT Servicios municipales por el feriado del 25 de mayo – .