El 42,4 por ciento de los ataques a la libertad de expresión provienen del Estado –AUNO–.

El 42,4 por ciento de los ataques a la libertad de expresión provienen del Estado –AUNO–.
El 42,4 por ciento de los ataques a la libertad de expresión provienen del Estado –AUNO–.

“2023 fue un año sumamente conflictivo para el ejercicio del periodismo”, porque cada tres días hubo un ataque a la libertad de expresióny en el 42.4 por ciento de estos casos la agresión provino de funcionarios del Estado, según registra el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA).

Dentro del marco de Día Mundial de la Libertad de Prensaque se celebra cada 3 de mayo, FOPEA presentó su informe anual sobre seguimiento a la libertad de expresiónresultado del trabajo de registro y reportaje de la red de periodistas socios de la organización que colaboran desde 2006 ad honorem en el relevamiento de casos en todo el país.

El periodista miembro de la Comisión de Seguimiento Fernando Stanich Destacó que el año pasado “se registró un pico de casos respecto a los cinco años anteriores”, con 117 episodios de “ataques y obstrucciones a la libertad de prensa y a la libertad de expresión”de los cuales el 30 por ciento ocurrió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), el 10,3 por ciento se registró en la provincia de Buenos Aires y otro 10,3 en Santa Fe, el 7,8 por ciento de los casos corresponde a Tucumán, y Jujuy cierra la lista de los cinco. jurisdicciones con más ataques, con el seis por ciento de los casos.

“El trabajo de seguimiento muestra que La mayor presencia de agresiones el año pasado tiene que ver con funcionarios públicos nacionales, provinciales y municipales; El Estado como sujeto agresor. Es decir, quienes tienen la mayor responsabilidad de garantizar el derecho a la libertad de expresión son quienes más lo golpean en Argentina. Y no hay ninguna distinción partidista”, dijo Stanich durante la presentación que se realizó en la Universidad Católica Argentina (UCA).

Stanich, quien también se desempeña como docente y editor de La Gaceta de Tucumán, se preguntó si Es casual que el pico de casos registrados haya sido en un año electoral “y que tiene como característica una fuerte presencia de violencia de Estado contra periodistas”, y consideró que “la situación es grave”, porque “es una radiografía de la intolerancia que estamos atravesando los periodistas en Argentina”.

“Cuando un presidente, un gobernador o un alcalde cuestiona o ataca a un periodista, no es su opinión, sino que habla en nombre del Estado. Es la posición del Estado frente al derecho a la libertad de expresión“, analizó Stanich al tiempo que remarcó que “el Estado, en lugar de garantizar la libre circulación de la información, lo que hace es obstaculizarla”.

Por otro lado, el periodista citó una encuesta de opinión de la consultora Giacobbe realizada entre el 19 y 23 de abril de 2024, que indica que El 56,2 por ciento de la gente piensa que es “bueno que el presidente Javier Milei diga lo que quiera sobre los periodistas”.“, ya que “eres libre de criticarlos”, mientras que el 41,3 por ciento opinó que “está mal” y el 2,5 prefirió no responder.

“Hay Una buena parte de la sociedad apoya que los periodistas sean agredidos. Por supuesto, no tenemos los niveles de violencia que se dan en América Latina y el Caribe, pero hay una particularidad que se da en Argentina que tiene que ver con la constancia, la perseverancia de los ataques. “No está herido por la fuerza, sino por la constancia de los ataques, y eso es lo que está pasando, ahí están las consecuencias de las lesiones”, dijo Stanich.

Asimismo, destacó “el aumento de la presencia del crimen organizado como agresor”, por un lado, y por el otro, “la insistencia en el uso de la justicia penal y civil para intimidar a periodistas”, añadió “la Aumentan los ataques contra mujeres periodistas.”, ya que en 2022 el seguimiento de FOPEA registró un 18 por ciento de víctimas mujeres y periodistas. En 2023 “el salto fue del 23 por ciento”.

Las mujeres periodistas no son atacadas por la calidad de su trabajo, sino por estereotipos y cuestiones vinculadas a su vida privada.. El año pasado hubo dos casos de editoras de género que tuvieron que renunciar por el acoso que sufrieron por su trabajo”, señaló.

“Los trapos sucios no se lavan sólo en casa”

Desde el auditorio Monseñor Dr. Octavio N. Derisi de la UCA, el vicepresidente de FOPEA, Claudio Jaquelinelogió el trabajo de Monitoreo en “exponer a quienes atacan, exponer la situación de la que son víctimas los periodistas y los medios de comunicaciónde poderes que no son sólo políticos, porque la red de relaciones entre poderes lícitos e ilícitos, legítimos e ilegítimos, es cada vez mayor”.

“Lo que estamos viendo estos días es que Hay muchos países, muchas organizaciones, que cada vez más ponen el foco en la Argentina, miran con más preocupación y piden detalles de lo que estamos recopilando para denunciarlo. Argentina está de vuelta en el mundo y no necesariamente por buenas razones”, afirmó Jaquelin.

En este sentido, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) colocó a Argentina en el lugar 66 de su Clasificación Mundial de Libertad de Prensadebido a “la alta concentración y opacidad de la propiedad de los medios, la polarización, la ausencia de políticas públicas que garanticen la pluralidad, así como la precariedad del ejercicio del periodismo”.

A nivel global, RSF constató que “La libertad de prensa está amenazada por los mismos que deberían ser sus garantes: las autoridades políticas.”, y en esa línea, precisó que de los cinco indicadores que componen el puntaje de los países “el indicador político es el que más disminuye en 2024”, con una caída de 7,6 puntos.

En la edición anterior, Argentina Estaba en el puesto 40 del ranking, pero este año cayó 26 lugaresya que según RSF “La llegada al poder de Javier Milei, abiertamente hostil a la prensa, marca un nuevo y preocupante punto de inflexión para la garantía del derecho a la información en el país”.

En ese marco, Jaquelin consideró que “la ropa sucia debe lavarse fuera de casa, además de hacerlo en casa”, y destacó la importancia de “exponerla, mostrarla, no naturalizarla”: “No crean que si un presidente grita o insulta en las redes es parte de su lógica de construir podero si un presidente inhabilita a un periodista y es parte del juego de la política y del poder”, anotó.

El vicepresidente del Foro remarcó que “Cuando la máxima autoridad del país insulta, ataca, descalifica, estigmatiza, denuncia a un periodista genera reacciones“, por lo que su actitud “es performativa”, y permite que haya “otros que lo lleven a la acción, que insulten, agredan, escupan, golpeen a los periodistas”.

“Estamos muy preocupados por la situación y es súper importante exponerlo afuera, que nos acompañen adentro, que tomen conciencia de que Estos ataques no son ataques contra el periodismo, contra los medios, contra la libertad de expresión. Son ataques contra la democracia.. Una democracia silenciada, de ciudadanos que se vuelven invisibles cuando opinan contra lo que piensan las autoridades, que preguntan lo que las autoridades no quieren, ya no es democracia”, concluyó.

El complejo escenario del periodismo

Ante la frase “hay un abuso excesivo de la libertad de prensa” utilizada por el expresidente Alberto Fernández, y la juramentación de los ministros del Gabinete de Milei a puerta cerrada el 10 de diciembre, el presidente de FOPEA, Paula Moreno Románreflexionó sobre esto”Contexto situacional que pone al periodismo en una situación compleja.”.

“Tenemos un escenario que Va más allá del golpe, la agresión directa.a, y eso tiene que ver con contextos laborales que hoy hacen que los periodistas también se replanteen si vale la pena denunciar o exponerse a denunciar”, analizó.

En esa línea, Román consideró “clave” revalorizar el trabajo periodístico tanto desde “las figuras con espacio de responsabilidad institucional”, como “hacia adentro” entre los propios trabajadores de la prensa, de lo contrario se corre el riesgo de “entrar en un escenario en el que lejos de lo que hoy se discute en el mundo, que es la preocupación por la desinformación“Lo estamos promoviendo”.

“Tenemos clara cuál es nuestra tarea, generamos un código de ética y quienes estamos dentro de FOPEA entendemos que debemos validarlo todos los días. Seguimos estándares profesionales, Trabajamos con la verificación de los hechos, con el equilibrio, con la precisión, con la necesidad de acercarnos a la verdad. “Ese es nuestro trabajo”, subrayó.

Por otro lado, Román sostuvo que los periodistas están “en el ojo del huracán” a raíz de la “Nivel de agresiones que se dan en la gestión del actual presidente.“, y consideró que “el camino es el diálogo” aunque en la situación actual estamos en “una situación de gritos constantes”.

Los periodistas pueden hacer mal su trabajo si se ven sometidos a la ira presidencial y sobre todo a lo que luego desata esa crítica en un número de personas anónimas, impunemente desde las redes, mencionando a veces incluso cuestiones personales”, reflexionó.

Finalmente, destacó la necesidad de “más alianzas” y en esa línea detalló los diferentes proyectos que lleva a cabo FOPEA, como “Informarnos sin hacernos daño”, un podcast producido con el apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos en Argentina que, a través de seis episodios, narra 12 casos relevados por el seguimiento de la libertad de expresión.

“Los medios de comunicación hoy buscan su supervivencia. El público muta y cree poco. El Gobierno monta un ring en lugar de un espacio de debate. Y los periodistas intentan sobrevivir en este espacio. Creer en el periodismo. Creemos que la calidad en el ejercicio profesional es nuestra principal herramienta de resiliencia y tenemos que trabajar juntos para eso”, concluyó.

AUNO-7-5-24
FM-SAM

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Habla el abogado de la familia de Carlos David Ruiz Molina, joven fallecido en extrañas circunstancias en Corferias
NEXT Investigarán muerte de cabo en el Batallón La Popa