“Antes había periodos de 30 días de trabajo y 7 días de descanso” – .

“Antes había periodos de 30 días de trabajo y 7 días de descanso” – .
“Antes había periodos de 30 días de trabajo y 7 días de descanso” – .

Para Mario Sangüezo trabajar en medio de la dura Puna no era hostil. Cursó toda su escuela primaria en un colegio a 80 kilómetros de San Antonio de los Cobres. Para el bachillerato, una tía lo acogió en la ciudad y se graduó como auxiliar mecánico en Técnica 3. Luego lo siguió su madre, la coplera Cirila, ya que sus otros tres hermanos también debían continuar sus estudios.

Una vez recibido, su origen inhóspito y su especialidad fueron el currículum para volver a su pueblo y trabajar. “Lo que jugó a mi favor fue que yo era de la zona, me acostumbré rápido”, recordó. Su primer trabajo fue como camionero para Marcilese, aunque rápidamente empezó a trabajar en la minería. “Hace 21 años”, retrocedió.

Su primera mina fue Tincalayu, cerca del Salar del Hombre Muerto en Catamarca, de la que extraía tincal. “La minería ya no es lo que era antes”, subrayó. En ese momento los minerales que se extraían eran pocos, por lo que aseguró, eso cambió arrastrado por la promesa del litio. “Antes la minería era solo de borato y no había la rentabilidad que tiene el litio. Esto quiere decir que el resto de los minerales, al tener vías e infraestructura, siguen desarrollándose y también tienen rentabilidad”, afirmó.

La accesibilidad de las vías, indicó, también es beneficiosa para los integrantes de las comunidades más alejadas como Santa Rosa de los Pastos Grandes, Pocitos y Olacapato, porque les permite “planificar”. Mientras que “antes se trataba de hacer un viaje especial para buscar mercancías. Hoy las empresas mineras ayudan mucho pavimentando las carreteras. Antes había que salir en 4×4 o vehículos especiales”, recordó.

Otros cambios que mencionó como parte de la nueva minería son más derechos para los trabajadores, con jornadas más cortas y periodos más protocolizados. “Antes había periodos de 30 días de trabajo por 7 días de descanso o hasta 45 días de trabajo por 10 días de descanso. Hoy está casi estandarizado, 1 día de trabajo por un día de descanso”, afirmó.

Los servicios médicos, de higiene y seguridad, lavandería, limpieza y catering que “eran de otro mundo” son otros de los servicios que nombró Sangüezo y que dan lugar a “otras personas que trabajan en la minería hoy”.

Las oportunidades laborales, aseguró, son otro de los beneficios de la nueva minería. Aunque Sangüezo advirtió que es algo en lo que se debe “seguir trabajando” para que las mineras contraten mano de obra local. Muy activo y comprometido con todo su trabajo, él y otros compañeros montaron una bolsa de trabajo durante la pandemia. “Estábamos en 500 parados y habrá bajado un 50%”, aseguró. Para incentivar la contratación de mano de obra local, en 2022, junto con las áreas de Recursos Humanos de la minera donde trabaja, llegaron a la Puna para tener un intercambio con los pobladores. “Para que puedan ver qué recursos humanos tienen disponibles y qué necesitan”, dijo. “Hay mucha gente que se aprovecha y dice que vive aquí y no vive aquí, porque la gente que entra a la minera va desde Salta en colectivo directamente a las mineras”, acusó y aseguró que al mismo tiempo algunos las empresas “justifican que necesitan mano de obra calificada, pero hoy las oficinas están todas en Salta”, agregó. El minero pidió que las empresas rompan con la centralidad: “Muchas personas envían currículum impreso o trabajan en el campo y no tienen señal y tienen que viajar a Salta para entrevistas”, cuestionó.

Pero Sangüezo no sólo lucha por cuestiones laborales, sino que también es un gran divulgador de la cultura andina entre los trabajadores de otras provincias. “Siempre destaco la influencia de otras culturas, aquí nos cuesta mucho mantenerlas porque la demanda de gente es grande. , y hay gente que viene de otros lugares, pero no está acostumbrada a nosotros”, reflexionó. Además de difundir la celebración de la Pachamama, junto a sus compañeros Esteban Córdoba y Ariel Castillo iniciaron las primeras peregrinaciones al Señor y la Virgen del Milagro. “Al principio éramos 10 de la mina Patito”, dijo. Luego se unieron a monseñor Dante Bernacki con quien caminaron 400 kilómetros desde el Salar del Hombre Muerto.

Pero no sólo es un divulgador de la cultura, sino también de la integración de los mineros en general. Las Olimpíadas mineras, cada vez más populares y que se celebrarán este fin de semana en San Antonio de los Cobres, también fueron organizadas desde un principio por el minero y sus compañeros.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Así es la localidad española que pertenece a cuatro comunidades autónomas.
NEXT Incertidumbre por riesgo en continuidad del PAE en Magdalena – .