Boeing tiene listo su ‘taxi espacial’ que competirá con las naves de Elon Musk

Después de ocho años y con un coste extra de mil millones de dólares, parece que la competencia para Elon Musk en la carrera espacial ya está aquí. Al menos en lo que respecta a los viajes a la Estación Espacial Internacional desde el lado americano, ya que Rusia tiene sus propios barcos. Si se cumple el calendario, el ‘Starliner’, construido por Boeing, partirá esta mañana (04.34 horas en España, 10.34 horas en Florida) hacia la ISS con dos astronautas a bordo, un hito para un dispositivo espacial que debería haber volado por primera vez en 2015 si se hubieran cumplido las previsiones del gigante aeronáutico norteamericano.

“Para nosotros contar con este segundo sistema de transporte es de enorme importancia”, destacó la NASA, que actualmente sólo tiene dos formas de acceder a la infraestructura espacial: alquilar un asiento en la ‘Soyuz’ rusa o confiar la misión a Space, la compañía espacial de Elon Musk. Aunque ocasionalmente siguen recurriendo a Moscú, que les cobra un alto precio –la última vez fue en marzo pasado–, fue el presidente Barack Obama quien decidió en 2014 que Estados Unidos ya no podía depender de Putin para ir al espacio. . Esto sucedió después del final del programa del transbordador espacial en 2011.

Para solucionar esto, la NASA otorgó contratos por 4.200 millones de dólares a Boeing para seis vuelos y 2.600 millones de dólares a Space X para nueve. La diferencia se explica por el hecho de que utiliza sus propios cohetes reutilizables, lo que abarata sus costes. Este último completó su misión en noviembre de 2020 con el ‘Dragon Crew Resilience’, que llevó a cuatro astronautas a la ISS. Desde entonces lo ha repetido más de una docena de veces.

El barco Boeing, listo para su lanzamiento.

AFPF

El camino de su rival ha sido mucho más tortuoso, con continuos retrasos y unos 5.000 millones de dólares gastados en el camino -los aportados por la Agencia Espacial estadounidense y el sobrecoste, por la propia Boeing-. La primera fecha anunciada fue en 2015. Tampoco cumplió con las siguientes fechas, en 2016, 2017 y 2018. En 2019, finalmente despegó un vuelo tripulado. Sin embargo, no pudo acoplarse a la Estación Espacial debido a un problema de sincronización del reloj que provocó que los cohetes casi se quedaran sin combustible. La segunda vez, ya en 2022, fue la vencida y el ‘Starliner’ estuvo acoplado a la ISS durante cuatro días.

Diez días en la Estación Espacial

El siguiente paso, el transporte de astronautas, estaba previsto para el año pasado, se retrasó a abril de este año y finalmente la fecha elegida, parece definitiva, será esta mañana. Los últimos contratiempos han estado relacionados con el sistema de paracaídas -la conexión entre estos y el barco no era lo suficientemente fuerte- y con las cintas utilizadas en algunas partes para unir cables, que resultaron ser altamente inflamables.

El CST-100 ‘Starliner’ -su nombre completo- tiene capacidad para transportar siete astronautas a la órbita terrestre baja, está compuesto por una cápsula de tripulación -esta parte es reutilizable- y un módulo de servicios, y es compatible con varios cohetes de lanzamiento. incluido el Atlas V que lo propulsará e incluso el ‘Falcon 9’ del Espacio Suni Williams hasta la ISS, donde pasarán diez días. Si se completa con éxito, la NASA espera poder utilizar este nuevo ‘taxi espacial’ a partir del próximo año.

Boeing también fabrica el gigantesco cohete ‘SLS’, que impulsa el plan ‘Artemis’ para el regreso del ser humano a la Luna. Su desarrollo se retrasó cinco años y costó miles de millones más de lo previsto inicialmente. Pese a todo, ninguno de estos problemas ha sido tan grave como el de los aviones 737 MAX, que han perdido partes del fuselaje en pleno vuelo. En lo que va de año, la compañía ha perdido el 30% de su valor bursátil y su presidente y director general han dimitido.

#Argentina

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV dónde y cómo comprar entradas – .
NEXT Otro gremio cerró su aumento y 16 sectores ya llegaron a acuerdos