Nueva estrategia para preservar la diversidad vegetal de Cuba – .

Nueva estrategia para preservar la diversidad vegetal de Cuba – .
Nueva estrategia para preservar la diversidad vegetal de Cuba – .

La palma alcornoque es una especie exclusiva de Pinar del Río y es la única especie de la flora cubana declarada Monumento Nacional. Este fósil viviente de 150 millones de años ha sido incluido por los especialistas en la lista de especies en peligro crítico de extinción.

La Habana, 6 may.- Preservar la diversidad vegetal de Cuba, promover la reconversión, la restauración, el uso sostenible de los recursos vegetales y el desarrollo sostenible de la nación a través de la colaboración interinstitucional y la participación social es misión de la Estrategia Cubana para la Conservación Vegetal 2023-2030.

La estrategia nacional regirá la conservación de las plantas del país hasta 2030, destacó Carlos Manuel Pérez, director del Jardín Botánico Nacional (JBN) y presidente de la Red de Jardines Botánicos de Cuba.

Agregó que la estrategia incluye las “metas que nos marcamos los botánicos del país sobre qué va a pasar con las plantas, la conservación, las especies amenazadas, cómo se van a conservar las que están dentro de los jardines botánicos y en las áreas protegidas, cuáles son los temas educativos”. ¿Y qué objetivos queremos alcanzar en el futuro?

Este documento programático es un marco desarrollado por el Grupo Cubano de Especialistas en Plantas, un equipo asesor adscrito a la Comisión de Supervivencia de Especies/Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (SSC/UICN), destinado a abordar la preservación de la diversidad vegetal en Cuba.

El grupo asesor está integrado por profesores, investigadores, conservacionistas, en su mayoría cubanos, de universidades, centros de investigación y otras entidades relacionadas con la conservación y la sociedad civil.

Como se indica en su introducción, la conservación de plantas enfrenta diversas amenazas a nivel mundial: destrucción de hábitat, deforestación, cambio climático, especies invasoras, sobreexplotación, contaminación, enfermedades y cambios en el uso del suelo.

“Estas amenazas están provocando la pérdida de diversidad, impactando negativamente los ecosistemas y la supervivencia de las especies”, por lo que abordar estas cuestiones “requiere estrategias de conservación que incluyan la preservación del hábitat, prácticas sostenibles de uso de la tierra y gestión de especies”. especies invasoras y una mayor conciencia global sobre la importancia de conservar la diversidad vegetal”, destaca el documento.

Según Alejandro Palmarola, jefe del Jardín Botánico Quinta de los Molinos, la última Lista Roja de la flora cubana, resultado de la Red de Jardines Botánicos, reporta que en el archipiélago existen unas siete mil 500 especies y de ellas, más del 50 por ciento está amenazadas, por factores ambientales y naturales -porque la flora de las islas es muy vulnerable-, y también por la actividad humana.

La nueva estrategia, que da continuidad a la de 2010, contó en su desarrollo con un amplio equipo, proveniente de los ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Agricultura, Educación, Educación Superior, Red Nacional de Jardines Botánicos, Sociedad Cubana de Botánica y comunidades de proceso facilitado por el Grupo Cubano de Especialistas en Plantas (CSE/UICN).

Con cuatro objetivos y 23 metas, la estrategia incluye 88 acciones a desarrollar hasta 2023, de las cuales 38 ya están en proceso.

La estrategia no solo involucra a los jardines, sino también a los ministerios y otras instituciones que tienen compromisos a nivel nacional para este tema y está vinculada con las estrategias nacionales de biodiversidad, educación ambiental y conservación de recursos naturales, así como con programas nacionales relacionados.

red de jardineria

La Red Nacional de Jardines Botánicos está integrada por los 12 jardines botánicos que existen en Cuba. Fundado en 1992 y presidido por el Jardín Botánico Nacional, gestiona el intercambio de conocimientos entre todas las instituciones del país.

Recientemente, en una reunión de la red, conocieron nuevas experiencias, entre ellas Quinta de los Molinos, una Pyme estatal, una forma diferente de gestión; el Jardín Botánico de la Universidad Soroa; y el de Pinar del Río, adscrito al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

“Son tres esquemas completamente diferentes, con experiencias y resultados no sólo económicos, sino también académicos, científicos y sociales, una muestra de todo lo que pueden tener los jardines botánicos en el país”, afirmó el director.

En este encuentro se analizó “cómo nos vamos a aliar, cuáles son los objetivos comunes que estamos tratando de desarrollar, eso es lo más importante”, destacó.

“Esta reunión no se trata sólo de identificar los problemas, sino también de dar una respuesta propositiva de que los jardines están comprometidos a hacer las cosas, de coordinar las posibles acciones a tomar”, destacó Palmarola.

Además de la estrategia, entre los temas tratados en el encuentro estuvieron lineamientos para incrementar visitantes e ingresos, avances, desafíos y oportunidades; fuentes de financiamiento nacionales, estudios taxonómicos de la flora cubana y agenda de educación para la conservación.

El análisis también incluyó una identificación de posibles proyectos multiinstitucionales y sobre las necesidades de producción de plantas nativas para restauración, arbolado y mantenimiento de colecciones y producción cooperativa entre la JBN y la iniciativa de paisajismo y jardinería Ecomundo.

(2024)

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV EntreSano llega a la zona norte con un local de 600 m2 (es la séptima apertura de la marca)
NEXT La cosecha de aceituna 2024 en San Juan tuvo una disminución del 25%