Luis Seoane, uno de los tesoros de San Juan

Luis Seoane, uno de los tesoros de San Juan
Luis Seoane, uno de los tesoros de San Juan

Por Paulina Rotman
Fotos: colaboración Adrián Carrizo para Prensa Secretaría de Turismo, Cultura y Deportes de San Juan
Colaboración Fundación Banco San Juan

Enorme, colorido, descriptivo de esa parte de la sociedad que está en movimiento, que produce, que pone sus manos al servicio del hacer. Eso es lo que plasmó el artista visual Luis Seoane en dos grandes murales, bajo el nombre de Escenas Campesinas, allá por 1955, un año antes de la inauguración de la flamante sede del entonces Banco Provincia, luego Banco San Juan. Se mantienen casi intactos. Solo en una ocasión, en 2018, fueron restaurados por un equipo de conservadores y expertos del Museo de Bellas Artes Franklin Rawson (MPBA) guiados por el Task Group -de la Universidad de San Martín de Buenos Aires- y dejados como los originales. .

Dicen que cuando aquí se construyó uno de los edificios más modernos, en la década de 1950 -en la Avenida Ignacio de la Roza, entre Sarmiento y Entre Ríos- y en plena reconstrucción de la provincia, tras la devastación que dejó el terremoto de 1944, Este exponente del arte argentino-gallego que se cataloga como un referente del Arte Moderno y el Arte Gráfico en Argentina fue convocado por el estudio de los arquitectos José Aslan y Héctor Ezcurra, los mismos que construyeron espacios emblemáticos como las Galerías Pacífico o las Galerías Santa. Fe. Por eso vino Seoane a San Juan, sin duda un edificio moderno tenía que estar enmarcado con arte moderno. La provincia es el único lugar, fuera del circuito de la gran ciudad, en Buenos Aires, donde se encuentra una de sus obras. Se han contabilizado más de una treintena de murales, incluidos los dos de la entidad financiera local. En general se los puede ver tanto en lugares públicos como la Sala del Teatro San Martín, varias galerías comerciales porteñas y otros bancos, incluso en propiedades privadas, muchas de ellas en Belgrano.

Las autoridades del Banco de San Juan Recibieron documentación acreditativa que da cuenta del trabajo de Seoane en San Juan, como copias de los bocetos originales de los murales (que se conservan en la fundación del pintor en Galicia), cartas que intercambió con compañeros donde daba detalles de lo que hizo en la provincia, entre otros.

Según Emanuel Díaz Ruiz, director del MPBA, entre otras curiosidades de esta gran obra donde se puede observar a ambos grupos de hombres y mujeres labrando la tierra, el resultado no fue exactamente como lo había esbozado el pintor. Pero parece que el clima invernal de San Juan lo impactó tanto -como lo expresó en las cartas que envió a un colega amigo en julio de 1955 mientras realizaba su labor artística en la provincia- que adaptó su primera- idea nacida a temas más nativos. Y por eso no muestra tantos inmigrantes, como solía pintar en defensa de la causa gallega, sino lugareños trabajando y flora autóctona, explica Díaz Ruiz. Si bien en la investigación “El arte público en el exilio argentino: la obra mural de Luis Seoane”, realizada por Antonio Garrido Moreno, de la Universidad de Santiago de Compostela, en estas dos bandas verticales donde se reproducen diferentes secuencias yuxtapuestas realizadas con pintura sintética – una de las tantas técnicas que utilizó el pintor porque incursionó en muchos materiales, “son en los que más se aprecia su intención ideológica encaminada a hacer una pintura gallega renovada”.

Tampoco consta que tuviera un equipo de colaboradores, lo que hace preguntarse cómo logró plasmar una obra así que se extiende desde el techo hasta aproximadamente un metro antes del piso. Lo que sí, según el mismo escrito al que se refiere el párrafo anterior, la tarea implicaba jornadas laborales de 9 horas diarias, incluidos sábados y domingos en esta ciudad que catalogó como “bastante extraña cuyos habitantes son en su mayoría sirios”. libaneses y en los alrededores italianos y valencianos y andaluces dedicados a la agricultura, el olivo y la vid”, como describió de su puño y letra sobre San Juan.

En el marco del acto en homenaje a Luis Seoane -autor de los murales que se encuentran en las paredes orientadas al oriente de la sede del Banco de San Juan-, se produjo un evento en el que participaron autoridades del banco y su fundación, funcionarios y destacadas figuras culturales. El broche final fue un cuadro original de fusión flamenca inspirado en una obra artística.

Hasta la semana pasada casi nadie sanjuanino conocía este pedacito de historia, aunque no debe haber persona que no haya entrado al banco que no se pregunte de qué se tratan esos cuadros. Apenas el pasado jueves 25 de abril se rindió un homenaje al autor de las obras en su lugar de origen, el salón principal del banco, que sirvió de puntapié para cortar los listones de una mega exposición, también la primera en la provincia. , de su enorme producción (ver recuadro). En la primera parte del acto, el propio director del Museo entregó a los propietarios del banco una copia de los bocetos originales -que miden 1,74 metros- que forman parte del patrimonio de la Fundación Luis Seoane que se encuentra en Galicia (España). . recortes del diario Tribuna con la noticia de la inauguración del edificio que se conservan en el Archivo General de la provincia y hasta el intercambio epistolar donde relata los avatares de la labor que aquí desarrolló. Un tesoro, sin duda.

En la oportunidad, Silvia Dolinko, experta en la obra de Seoane, investigadora del Conicet y de la Unsam y también curadora de la exposición en cuestión, dijo a los presentes en el homenaje que “el mural que está aquí es una maravilla y es muy importante en el ámbito artístico e iconográfico”. términos, en la importancia plástica que tiene, pero también en términos históricos en relación con la obra propia del artista consagrado y reconocido por sus pares y por los artistas más jóvenes. Es un lujo tener estos murales, el único fuera del circuito de Buenos Aires, donde incluso algunos se han perdido”.

> Mitad argentino, mitad gallego

Nacido en Buenos Aires, Seoane pronto se trasladó a La Coruña, donde estudió desde la escuela primaria hasta la Universidad de Santiago de Compostela y trabajó como abogado laboralista y miembro del partido galeguista. Allí murió también a los 69 años –en 1979– este dibujante, pintor, experto en grabado, realizador de publicidad (como el cartel del vermú Cinzano, un clásico desde los años 50), ilustrador de libros y carteles gráficos y escritor (de tantos géneros desde poesía, narrativa, teatro, ensayo hasta artículos periodísticos de sus propias revistas, además según el historiador y periodista Carlos Fernández Santander, sería el autor que bajo el seudónimo de Hernán Quijano escribió Galicia Mártir- Episodios de terror blanco en las provincias gallegas, sobre el levantamiento militar y la feroz represión en Pontevedra y La Coruña entre agosto y diciembre de 1936).

Regresó a Buenos Aires en 1936 como exiliado del franquismo, donde pudo seguir mostrando sus talentos, su obra artística e intelectual. Trabajó como pintor para la Galería Gordons de Buenos Aires y en 1963 inició el Laboratorio de Formas con Isaac Díaz Pardo, para recuperar las cerámicas Sargadelos, entre otros proyectos.

Sólo regresó a España en los años 60 para exponer sus obras. Desde entonces y en las últimas décadas de su vida, fue y vino, entre sus dos patrias.

Recibió numerosos premios y consideraciones, por ejemplo se le dedicó el Día de las Letras Gallegas en 1994 y fue nombrado académico de número de la Academia Nacional de Bellas Artes.

A mediados de los noventa, con los fondos que guardaba la viuda de Seoane, Maruxa, se creó en La Coruña la Fundación Luis Seoane, que desde entonces celebra y promueve exposiciones de su obra.

foto-1-485x728
Luis Seoane, en acción. La provincia tiene el privilegio de que el pintor argentino-gallego sólo plasmó su obra aquí, fuera de Buenos Aires. En el resto del país no queda registro de su obra marcada por ser un referente de la modernidad.

> Para ver más

El evento en la sede del Banco San Juan fue el pistoletazo de salida a la exposición “Seoane en San Juan, Arte Moderno, Figuras Populares” que se presenta en la sala 1 del Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson hasta el 30 de julio (son 4 muestras en paralelo). Forma parte del programa Proyecto Grabado 2024, que cuenta con el aval y apoyo no sólo del banco y su fundación, sino también del Consulado y Embajada de España, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional del Grabado, la Fundación Gallega Museo de la Emigración, y el Centro de Estudios Espigas – Buenos Aries, Fundación Seoane Galicia-España y colecciones privadas, entre otras.

Se muestran más de 70 piezas, entre esténciles, xilografías, matrices, publicaciones y soportes gráficos de Seoane, algunas partes del patrimonio del museo, la mayoría no. También se reprodujeron los dos murales del banco, íntegros y fragmentados.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Caótica segunda mitad de tres goles deja puntos compartidos entre Cavalry FC y York United – Canadian Premier League –.
NEXT Estrategia para mejorar las pensiones en Chile – .