Dejan de atender a afiliados de importante empresa prepaga en un grupo de clínicas tras freno de tarifas

Dejan de atender a afiliados de importante empresa prepaga en un grupo de clínicas tras freno de tarifas
Dejan de atender a afiliados de importante empresa prepaga en un grupo de clínicas tras freno de tarifas

salud privada es una cadena que conforman el Estado, financistas, proveedores y pacientes. Después de un ataque del Gobierno, que ajustó las cuotas prepagas A la inflación, se empiezan a conocer las primeras consecuencias: el principal grupo de clínicas de Rosario anunció que dejará de atender a través de OSDE al no poder llegar a un acuerdo con las prepagas para el deber.

La Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra), había manifestado su preocupación por este tema en los últimos días y está en alerta. Pero lo ocurrido en las últimas horas es insólito: más de una treintena de centros de salud, pertenecientes al Grupo Oroño, Dejaron de atender por OSDE a partir de este 1 de mayo. Y se desconoce qué pasará con el resto de las prepago.

El Grupo Oroño cuenta con varios de los centros de salud más importantes de Rosario: Sanatorio Infantil, CEN, Parque Sanatorio, CER, Cibic, Sanatorio Funes, Oftalmología GO, Centro Médico GO Alto Rosario, Instituto Cardiovascular de Rosario, Diagnóstico Médico Oroño y Maternidad Oroño, entre otros. Con 2 mil empleados y 1.500 médicos, atiende a más de 100 mil consultas mensuales.

Nicolás Villavicencio, presidente del Grupo Oroño, aseguró Clarín que hubo negociaciones hasta el martes por la noche para intentar llegar a un acuerdo. Pero, como dijo, no fue posible. El empresario hizo pública una carta en la que afirma: “Dejamos constancia de que nuestro reclamo no implica ni induce exigir aumentos en las cuotas de membresía”.

Precisamente, se produjo la decisión de OSDE después de la cautelar del Ministerio de Comercio la obligará junto a otras seis empresas de prepago a recalcular las cuotas del mes de mayo en base a la inflación acumulada desde la cuota de diciembre. La diferencia entre OSDE y el resto de las empresas privadas de salud es que ésta paga a los proveedores atrasados, y ahora recalculó lo que había anunciado que aumentaría. a principios de abril.

Por ahora la medida de las clínicas rosarinas solo afecta a OSDE, pero hay incertidumbre sobre qué pasará con el resto. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

Según Villavicencio, representó un aumento del 12 por ciento, que ahora sería nulo. El problema, por supuesto, no es sólo OSDE, sino qué pasará la próxima semana cuando se sienten a hablar con el resto de prepago quienes también trabajan con Grupo Oroño y se encuentran en una situación similar.

Fuentes cercanas a OSDE informaron que “las negociaciones continúan para asegurar servicio y prestaciones en Rosario, incluso en este contexto incierto de tarifas que atraviesa el sector”. Y agregaron que es “un caso aislado y que la gran mayoría de los proveedores entendieron la situación”.

no esta claro aun La dimensión que esta crisis puede alcanzar. Es decir, si realmente lo del Grupo Oroño de Rosario será un caso aislado o podría haber un efecto dominó. La cuestión se vuelve aún más compleja porque en el horizonte paridad del gremio de Salud y está por ver cómo impactan en esa tabla salarial las consecuencias del tira y afloja entre el Gobierno y las prepagas.

El otro prepago A los que llega la resolución oficial hasta el momento, además de OSDE, están Swiss Medical, Galeno, British Hospital, German Hospital, Medifé y Omint. y ahí está otros 13 los cuales ahora son objeto de investigación, por presunta “cartelización”, por parte de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

Medicus es una de las empresas de prepago que forma parte del nuevo grupo investigado por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Foto de : Luciano Thieberger

Eso nuevo gruposobre el cual no se sabe cuándo habrá una decisión oficial, está integrado por Medicus, ACA, Accord, Sancor, Italiano, Fundación Güemes, Salud Preventiva, Mutual Federada, Mutual Jerárquicas, Medicina Esencial y Pasteur.

A partir del DNU 70, el Gobierno decidió correrse del mercado prepago. Pero cuando el fuerte aumento de las tarifas causó un malestar significativo en la clase media, la decisión oficial fue intervenir de dos maneras: una medida cautelar del Ministerio de Comercio para bajar las tarifas y un amparo judicial para devolver el dinero cobrado de más.

¿Cómo sales del laberinto? Según Villavicencio, “debemos unir a todos los sectores del sector y tomar soluciones en conjunto. Es tomar un periodo de tiempo muy limitado sin comprender una larga historia. Queriendo proteger los bolsillos de la clase media, se han tomado medidas, sin entender cómo estas medidas contra los financieros tienen un impacto en los proveedores”.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Todos los partidos, excepto el PSOE, acordaron en el pleno solicitar más agentes de la Guardia Civil
NEXT Media sanción a la Emergencia Vial – Política – .