Revisión de la gestión y crítica de la herencia.

Revisión de la gestión y crítica de la herencia.
Revisión de la gestión y crítica de la herencia.

El gobernador Maximiliano Pullaro inauguró el 142 período de sesiones ordinarias con el tradicional discurso ante la Asamblea Legislativa. Allí se refirió al déficit heredado de la administración anterior, donde cuestionó el aumento de la planta del sector público y profundizó en las acciones realizadas para equilibrar las cuentas en la provincia. En materia de seguridad, adelantó la compra de patrulleros y motos para reforzar el patrullaje en las calles y advirtió que el gobierno se mantendrá firme en la lucha contra el crimen organizado: “No hay pacto posible con los delincuentes”. En educación destacó que reducir el ausentismo docente “es una decisión que se toma”, mientras que en política productiva se desligó del Gobierno nacional: “Fuimos la primera provincia en hacernos escuchar. Con respeto y propuestas alternativas, señalando al gobierno nacional el error de querer aumentar la recaudación imponiendo más impuestos al campo o a la industria”.

La Asamblea Legislativa fue convocada a las 11 y media hora después se esperaba el mensaje del gobernador, quien llegó al Legislativo acompañado del senador provincial Felipe Michlig, a quien definió como su “jefe político”. El discurso inició con un saludo a todos los trabajadores de la jornada y agradecimiento a las autoridades presentes, entre las que estuvieron su vicegobernadora, Gisela Scaglia; la presidenta de la Cámara de Diputados, Clara García; el intendente de Rosario, Pablo Javkin, y su par santafesino, Juan Pablo Poletti; y el presidente de la Suprema Corte de Justicia provincial, Rafael Gutiérrez. También estuvieron presentes el gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio; y los exgobernadores de Santa Fe, Omar Perotti y Antonio Bonfatti, hoy en su rol de diputados provinciales.

Ante este escenario, Pullaro inició su mensaje explicando el contexto macroeconómico y las dificultades que enfrenta la provincia que recibió hace unos cinco meses. Si bien reconoció que Santa Fe sufrió las consecuencias de “una sequía sin precedentes”, también cuestionó el aumento de la planta del sector público durante la administración anterior, lo que explica el 71% del déficit registrado durante 2023, que ronda los $131 mil millones. de pesos. “Una sequía tiene efectos que luego cesan, pero el aumento significativo de personal deja efectos a largo plazo que tienen múltiples impactos”, afirmó.

En este sentido, el gobernador destacó que se implementaron una serie de acciones para optimizar los recursos, que permitieron una reducción del 40% en términos reales en los gastos operativos durante el primer trimestre del año, lo que también permitió “compensar una parte”. del déficit heredado. Sin embargo, consideró que la situación económica del país “obliga a ser muy cautelosos” para seguir flexibilizando los números rojos de la provincia. Y ejemplificó con un dato: en el primer trimestre los recursos corrientes crecieron 22 puntos por debajo de la inflación y también estuvieron por debajo de la recomposición salarial acordada para los agentes provinciales.

Ni un paso atrás

Luego, Pullaro se refirió a uno de los temas más candentes del inicio de su gestión: la seguridad. En ese tramo del discurso destacó el apoyo del Legislativo a la modificación de leyes que permitieron mayores controles carcelarios y destacó que en los últimos meses se ha intensificado el número de registros que permiten limitar la capacidad de las bandas criminales que ordenan el crimen desde el prisiones. Además, aprovechó para expresar su solidaridad con los familiares de los asesinados “en atentados terroristas”, así como enviar su agradecimiento a toda la comunidad política que acompañó al gobierno en medio de la ola de violencia que vivió Rosario en principios de marzo.

“No hay pacto posible con los delincuentes. La provincia no va a dar un paso atrás”.

“Desde el primer día de gestión entendimos que el objetivo compartido por todos de recuperar la paz en nuestras calles tenía como requisito imprescindible recuperar el control al interior de los centros penitenciarios e incrementar en cantidad y capacidad los operativos policiales”, expresó. “Quienes tras las rejas dicen ser dueños de las calles están luchando por recuperar ventajas y privilegios que el Estado en su conjunto no puede o no quiere otorgarles. Que quede muy claro para todos: no hay pacto posible con los delincuentes. La provincia de Santa Fe no va a dar un paso atrás”, añadió.

En ese sentido, Pullaro confirmó que ya se licitó la obra para agregar 160 celdas con capacidad para 320 internos en la Unidad 5 de Rosario y anunció que se agregará espacio para 880 personas en el departamento de La Capital. La proyección del gobierno es sumar 2.459 celdas para 3.632 reclusos, con una inversión de 227 millones de dólares. Pero aclaró que se debe fortalecer el control en las cárceles con mayor presencia en las calles y por eso este jueves se abrirán los sobres de licitación para la compra de 700 patrullas e informó que ya está en marcha la compra de 500 motocicletas.

“En Rosario pasamos de 20 celulares a disposición del 911 a un promedio de 140 y en la ciudad de Santa Fe de 9 a 70. Esto sumado a un promedio de 100 celulares de las fuerzas federales y más de 90 binomios en las calles”, enumeró y agregó: “Por supuesto que esto no es suficiente y aún falta mucho por hacer, por eso seguiremos eximiendo a la Policía de tareas administrativas, reordenando turnos e incorporando personal como los 930 agentes que se incorporaron”. último mes para dar servicio”.

Contra el ausentismo

En materia educativa, Pullaro coincidió con el mensaje que se viene repitiendo desde el Ministerio de Educación: “Escuelas abiertas, docentes enseñando y niños aprendiendo”. El gobierno mantiene una relación tensa con los gremios docentes tras una discusión conjunta que permaneció estancada hasta marzo y que parece complicarse aún más tras el anuncio del programa Asistencia Perfecta. El Ejecutivo se mantiene firme en reducir la cantidad de recursos que se destinan al pago de reposiciones y busca premiar a los “profesores cumplidores”. Mientras que los gremios entienden que se trata de un intento de restablecer el presentismo en la provincia.

“Ningún sistema puede ser eficiente con un 32,7% de ausentismo laboral y cuando tiene que destinar un tercio de los recursos para salarios a pagar reemplazos. Esto afecta, por supuesto, al aspecto financiero. Pero fundamentalmente constituye una discontinuidad que perjudica a los niños en su aprendizaje. Es una decisión que se toma para reducir el ausentismo con controles e incentivos”, cuestionó Pullaro. Según informó, las primeras medidas tomadas al respecto ya han dado resultados y han permitido reducir el número de declaraciones juradas requeridas para la atención de familiares.

Palos para la nación

En el tramo final de su mensaje, Pullaro enfatizó la necesidad de fortalecer el sector productivo de la provincia, uno de los puntos que hasta ahora más lo confrontó con el Gobierno nacional. Y recordó los reclamos llevados desde Santa Fe a la Casa Rosada, en el marco de las negociaciones de la primera Ley de Base de enero, que no prosperaron en el Congreso: “Fuimos la primera provincia en hacernos escuchar, con respeto y alternativa”. propuestas, señalando al gobierno nacional el error de querer aumentar los ingresos imponiendo más impuestos al campo y a la industria. O desregular completamente mercados como el de los biocombustibles”.

“Entendimos y pudimos demostrar con datos que el fiscalismo, aplicado sin mirar la realidad de este interior que todos los días empieza muy temprano a trabajar, termina asfixiando las posibilidades de generar riqueza”, expresó y agregó: “En esta defensa de nuestras capacidades, “estuvimos junto a entidades de los sectores productivos, gobiernos locales y la gran mayoría de los legisladores nacionales de nuestra provincia, a quienes agradezco su trabajo conjunto, sin distinción de afiliaciones políticas”.

Finalmente, consideró que la obra pública será “uno de los pilares políticos” de su gestión, en medio de un modelo “que estigmatiza” la inversión en infraestructura. “Desde el gobierno santafesino sostenemos que el Estado moderno puede y debe realizar obras públicas, porque mejora la calidad de vida de los ciudadanos, y genera empleos”, afirmó. Y recordó que la provincia realizó 8 llamados a licitación de obras arquitectónicas de diferentes escalas, además de desarrollar otros 62 proyectos de diversa índole. “En un contexto de paralización y desaceleración del 75% de la obra pública y de inflación que en el primer mes de gestión fue del 32% mensual, comenzamos a reorganizar las distintas áreas de gestión”, concluyó.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Se acerca el final y crece la tensión › Deportes › Granma – .
NEXT Hablan en Manizales de los 20 años del Sistema Penal Acusatorio