Otra muerte tras cirugía estética en Bogotá sin investigar

Otra muerte tras cirugía estética en Bogotá sin investigar
Otra muerte tras cirugía estética en Bogotá sin investigar

Johana Guzmán falleció el 12 de julio luego de una cirugía estética en Bogotá. Su familia denuncia retrasos en las investigaciones.

Foto: Archivo familiar

Johana Guzmán vivió hace 20 años en Nueva Jersey. Allí conoció a su pareja, formó una familia, tuvo dos hijos y tuvo una exitosa vida profesional como empresaria. Atraída por la idea de mejorar su imagen, conoció a un reconocido cirujano y su prestigiosa clínica al norte de Bogotá. Ella lo eligió confiada en sus credenciales y prestigio. Si algo tenía claro era que no quería ser víctima de la estética garajera y por eso no escatimó en precios. A mediados de año, esta bogotana de 39 años inició su viaje a la capital colombiana para operarse, pero fue un viaje sin retorno. Ella murió después de la operación.

Quizás te interese: En busca de una solución permanente para el corredor Soacha-Bogotá

La historia comienza con su idea de hacerse implantes mamarios y lipoescultura. También contó con su idea a su mejor amiga. Ambos querían que los operara el mismo médico, quien los programó para el mismo día. “Buscaron al mejor cirujano del país, con las mejores acreditaciones. Prometió un excelente equipamiento para reaccionar ante cualquier emergencia. Los precios son altos, pero lo eligieron por la calidad”, dijo Ángela Ayala, cuñada de la víctima.

Johana llegó a Bogotá días antes para realizarse pruebas y exámenes. El 11 de julio, el médico finalmente le dio el visto bueno a la cirugía y la programó para el día siguiente, a las 8:00 de la mañana. Citaron a su mejor amiga a las 10:00 am. Llegó el día y entró puntual al quirófano. Supuestamente, antes de comenzar su intervención, también solicitó un procedimiento de liposucción. Ingresó tranquilamente, debido a la confianza que le inspiraban el médico Freddy Pinto Borda y su clínica, Centro Quirúrgico Santa Bárbara.

Sigue a El Espectador en WhatsApp

Según el portal Clínicasestéticas.com.co, Pinto Borda Es cirujano de la Universidad del Rosario en Bogotá; con posgrado en cirugía plástica, estética, maxilofacial y de la mano en la Clínica San Rafael; especialista en marcado muscular; con compañeros de estética facial y corporal, en Estados Unidos, con el Dr. Joseph Hustad. Además, es miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética Maxilofacial y de la Mano, y de la Federación Iberoamericana de Cirugía Plástica y Reconstructiva (FILACP).

A pesar de los pergaminos del médico, sus familiares comenzaron a notar detalles inusuales. “La intervención debía durar cuatro horas, porque antes de ingresar solicitó un trámite adicional y el equipo médico aceptó sin firmar ningún documento”, dijo El espectador, Claudia González, cercana a la familia. Algo que llamó la atención fue que mientras Johana estaba en el quirófano, el médico salió a las 9:30 para recibir a la paciente, quien la operaría a las 10:00 horas”, la atendió en su consultorio. Es decir, si Johana estaba en cirugía, pero él estaba afuera, ¿quién la estaba operando?”

“Hasta donde sabemos, nunca nos dijo que trabajaría con otro cirujano. Es más, eso no estaba en los documentos. Sin embargo, al investigar encontramos que en el consultorio de Johana supuestamente también fue asistida la Dra. Sandra Leguizamón, quien si bien es especialista en cirugía plástica, no contaba con los años de experiencia ni las acreditaciones de Pinto, que fue lo que llenó a Johana de confianza. Hasta donde yo sé, Johana no firmó el consentimiento para que el Dr. Leguizamón la operara”, dijo Ayala.

Sandra Milena Leguizamón Celis es médica de la Universidad de La Sabana y especialista en procedimientos reconstructivos y estéticos, de la Fundación Universitaria San Martín. Según el portal clinicasesteticas.com.co, cuenta con una amplia experiencia profesional, “que se combina con técnicas estéticas innovadoras, capaces de ofrecer resultados de primer nivel”.

Recuperación

Johana finalmente salió del quirófano a las 2:03, dos horas más tarde de lo esperado, y quedó en la misma sala de recuperación que su mejor amiga. Sin embargo, luego de unas horas, casi a las 5:00 p.m., Johana comenzó a presentar síntomas preocupantes. “Ella nunca recobró completamente el sentido. Estaba devastada en la silla de recuperación reclinada y todo lo que hizo fue decir que tenía sed, calor y mucho dolor. Las enfermeras no la escucharon y el cirujano no fue a revisarla”, agregó Claudia.

Ante la insistencia de la amiga de que la revisaran, las enfermeras le dijeron que esta reacción era normal. Pero la realidad fue diferente. Minutos después, a las 17.20, la mujer notó que su amiga estaba inconsciente y llamó frenéticamente al equipo médico. Fue la última vez que la vio con vida: Johana entró en paro cardiorrespiratorio. “Llegó el médico y empezó a gritarles a las enfermeras, quejándose de lo sucedido, y llevó a Johana a un quirófano, donde le dio los primeros auxilios y la revivió. Sin embargo, sus signos vitales nunca fueron estables, por lo que tuvieron que llamar a una ambulancia, porque la clínica no contaba con vehículo para atender casos de emergencia”, narró Claudia.

Pasaron poco más de dos horas. Casi a las 8:00 de la noche de aquel miércoles 12 de julio, la ambulancia salió de la clínica Santa Bárbara rumbo al hospital Simón Bolívar. El viaje duró casi una hora y la mujer llegó sin signos vitales. “No entendemos por qué decidieron trasladarla allí, ya que ella había pagado un seguro de que, en caso de emergencia, debía ser atendida en la Clínica Shaio. Además, cerca de la clínica se encuentra la clínica Los Nogales, el Reina Sofía, la Fundación Santa Fe y varias más. Es absurdo”, agregaron sus familiares.

Más noticias de Bogotá: Violencia contra población LGTBI: hallan cuerpo de mujer transgénero en hotel Chapinero

Una autopsia con muchas pistas

Unos días después del fallecimiento, la Fiscalía llevó a cabo el primer y, quizás, único paso de la investigación. Convocó al marido de Johana y al mejor amigo de la víctima para escuchar sus versiones. Desde entonces, el proceso no ha avanzado. “La Fiscalía 51 dice que el proceso no puede iniciarse hasta que haya un informe de la Federación Médica Colombiana. Han pasado cuatro meses y teniendo el certificado de defunción, los resultados de la autopsia y los testimonios, no ha habido avances en materia judicial”.

Sin embargo, en manos del fiscal hay un documento revelador: la autopsia. Hay pistas que nos permiten inferir que algo falló en el quirófano. Para realizar la lipoescultura, el cirujano debe realizar pequeñas incisiones, a través de las cuales introduce una cánula para aspirar el exceso de grasa debajo de la piel. En este caso, según los expertos, la perforación fue más allá de lo necesario.

“De acuerdo a la información brindada, se habría presentado un cuadro de muerte súbita, en el postoperatorio del procedimiento de lipoescultura estética, en varias regiones anatómicas… Se ha determinado que se han presentado perforaciones de la caja torácica, debido a los hallazgos en la pleura parietal y con el hallazgo adicional de colapso pulmonar bilateral”, señala el documento.

Y agrega: “Teniendo en cuenta estos hallazgos, se puede determinar que los pulmones habrían colapsado por neumotórax, por traumatismo penetrante, que produce insuficiencia respiratoria y, posteriormente, colapso circulatorio completo, por la imposibilidad de ventilar los pulmones. y por compresión extrínseca del corazón que impide su relajación”.

El documento explica que el colapso pulmonar, que provocó el paro respiratorio, se debe a la interposición “de aire entre la pared torácica y los pulmones, lo que produce una compresión extrínseca de dichos órganos, que no les permite inflarse”. Pero no fue lo único. Los peritos forenses también determinaron un posible “trauma con perforación de la pared abdominal, asociado a lesiones en el diafragma y laceraciones del hígado, en el lóbulo derecho”.

Todos estos detalles llevaron a concluir que la muerte de Johana estaría relacionada con una complicación del procedimiento quirúrgico. “Se solicitan estudios complementarios de toxicología e histopatología”. Un médico que consultó El espectadorExplicó que, según la autopsia, fueron las perforaciones, más allá de las realizadas en la lipoescultura, las que terminaron provocando la muerte de la paciente, lo que permite concluir que hubo incompetencia por parte de quien realizó el procedimiento. Si bien se supone que el cirujano Pinto estuvo a cargo del procedimiento, no hay certeza de que él hubiera realizado las perforaciones, algo que la Fiscalía deberá aclarar.

“A causa de su muerte hoy, sufren un esposo, dos hijos pequeños, sus padres, sus hermanos y sus amigos. El caso ahora está en manos de un abogado. Exigimos justicia para Johana. No podemos permitir que estos casos sigan impunes”, añadió Claudia González. Ante la situación, la familia pide celeridad en las investigaciones. Para ello, organizaron una vigilia frente a las instalaciones de la clínica Santa Bárbara, en la carrera 22 y calle 100, que se llevará a cabo este 10 de noviembre, a partir de las 6:00 p.m.

“Los invitamos a unirse a nosotros en la vigilia en memoria de Johana Guzmán. Todos tenemos derecho a realizarnos una cirugía estética sin tener que poner en riesgo nuestra vida. La indiferencia de la gente hace que la muerte por este tipo de cirugía carezca de sentido. Unámonos para que no haya más muertes, que las autoridades tomen en serio la evaluación de la práctica de estos médicos y sus clínicas. “Que no haya más muertes, los invitamos a denunciar, ¡no nos quedemos más callados! ¡Esto no puede seguir pasando!” González concluyó.

El espectador Se comunicó en varias ocasiones con la clínica Centro Quirúrgico Santa Bárbara y no obtuvo respuesta. Se espera que, ante las evidencias recabadas por la familia, y la realización de la vigilia, se pronuncien y puedan dar su versión en los próximos días.

Lea también: Ladrones que iban a robar viviendas se cayeron del techo y murieron: ¿qué pasó?

Para más noticias de la capital y Cundinamarca, visita la sección Bogotá de El espectador.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Continúa creación de empleo al alza en Aguascalientes – El Sol del Centro – .
NEXT Sheinbaum recibe bastón de mando de purépechas en Michoacán; “No puedo fallar”, dice – .