Reseña de ‘El país de las mil caras’, su último libro – .

Reseña de ‘El país de las mil caras’, su último libro – .
Reseña de ‘El país de las mil caras’, su último libro – .

Casi todos los seres humanos aman y odian al mismo tiempo su país de origen. El vínculo con los orígenes está a menudo impregnado de ambivalencia, como sucede con los padres, a los que primero se adora, después se repudia y finalmente se acepta con sus virtudes e imperfecciones, con la certeza de que uno es un eco de sus peculiaridades. Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) no es una excepción. “El Perú es para mí”, escribe. una especie de enfermedad incurabley mi relación con él es intensa, áspera, llena de la violencia que caracteriza la pasión”.

El país de las mil caras. Escritos sobre el PerúUna selección de crónicas, ensayos, columnas y conferencias que abarca el período comprendido entre 1958 y 2023, corrobora esta apasionada relación del escritor con Una nación que todavía se debate entre tradición y modernidad, autoritarismo y democracia, unidad y dispersión.La fructífera miscelánea de textos es una especie de suma cultural que incluye crónicas de viajes, estudios literarios y artísticos, análisis políticos y notas autobiográficas.

Vargas Llosa nos cuenta sobre su infancia en Cochabamba, Bolivia, la ciudad a la que se mudó su familia luego de que su padre abandonara a su madre mientras estaba embarazada. Cochabamba es un paraíso perdido. Allí, el pequeño Mario leía a Salgari, Alejandro Dumas, Mark Twain y otros autores de literatura infantil y juvenil. Aprender a leer fue el acontecimiento más importante de su época y el descubrimiento que determinaría su futuro.

Vargas Llosa confiesa que prefiere la costa al paisaje de los Andes, pese a ser una “montaña” por ser arequipeño. Sus dos años en Piura despertaron su imaginación. En esa ciudad descubrió el lado más cálido del Perú, con sus bailes, jolgorio y promiscuidad social. Los “cholos” y los “blancos” mantenían allí una relación más fluida y en el desierto que bordeaba la red de calles y casas había una La Casa Verde, un burdel que inspiraría su segunda novela y esto fascinaba a un niño todavía lejos de la consumación sexual.

Vargas Llosa reconoce que mudarse a Lima le causó una enorme infelicidad. La reaparición de su padre significó instalarse en un departamento en La Magdalena, un barrio de clase media, pero su iniciación juvenil no se produjo en ese entorno, sino en el próspero barrio de Miraflores, donde aprendió a fumar, a bailar mambo y a cortejar a las muchachas. La escuela militar Leoncio Prado, saturada de machismo y brutalidadLe proporcionó el material para escribir su primera novela, La ciudad y los perros.

Más tarde, la dictadura del general Odría sería la fuente de Conversación en la CatedralUna de las novelas más deslumbrantes del siglo XX. Durante sus años universitarios en San Marcos, Mario abrazó el marxismo impulsado por el deseo de justicia social, pero el dogmatismo de sus correligionarios enfrió su entusiasmo, especialmente cuando sus críticas al realismo socialista hicieron que un camarada y amigo lo llamara “subhombre”. Desencanto con la Revolución Cubana Promovió el abandono definitivo del socialismo y la adopción del liberalismo como credo ideológico.

Gracias por tus comentarios. Vargas Llosa critica el gobierno corrupto de Fujimori y su firme defensa de la libertad y los derechos humanos, pero muchos de nosotros hemos observado con asombro cómo apoyaba Javier MileyEl Premio Nobel peruano sucumbió al “opio de los intelectuales”, por utilizar la expresión Raymond Aron para referirse al marxismo, pero su fervor ultraliberal no está muy alejado del misticismo revolucionario.

Lo más interesante de ‘El país de las mil caras’ se encuentra en sus textos autobiográficos y en sus notas sobre literatura, arte y arqueología.

No desprecio los análisis políticos de Vargas Llosa sobre el Perú, pero creo que el aspecto más interesante de El país de las mil caras Se encuentra en sus textos autobiográficos y en sus notas sobre literatura, arte y arqueología. El artículo “Una doncella” es particularmente hermoso.publicado originalmente en El paísque describe el descubrimiento y exposición de una momia inca: “Es la época de la Julieta de Shakespeare y, como ella, tiene una historia romántica y trágica. […] Ahora vive en una urna de cristal. [y] “Permanece silencioso e inmóvil, como un personaje de un teatro japonés”.

Aunque no ha cultivado la poesía, su pluma siempre ha albergado Un aliento lírico y una enorme capacidad de seducción.Es imposible leer su prosa sin experimentar el poder hipnótico de su estilo elegante y preciso. Incluso cuando no se comparte su punto de vista, no se puede evitar seguir leyendo.

Cuando Vargas Llosa evoca el cumpleaños de su abuela centenaria o traza profiles of Ribeyro, Cesar Vallejo, Jose Maria Arguedas, Luis Loayza or Fernando de Szyszlo Destaca su versatilidad, revelando una fina sensibilidad y un profundo conocimiento de la vida, la literatura y el arte. El talento de Vargas Llosa como crítico literario y periodista cultural no ha sido suficientemente destacado.Una pregunta se cierne sobre todos los textos: ¿para qué escribir? ¿Para qué tejer ficciones, mentiras que no ocultan su impostura y que terminan usurpando el vasto ámbito de la realidad?

Julio Ramón Ribeyro, brillante cuentista y brillante diarista, sostiene que “el acto creador se basa en la autodestrucción. Escribir es ignorar el canto de sirena de la vida”. Por el contrario, Vargas Llosa cree que “Las ficciones se escriben y se leen para que podamos tocarlas, saborearlas, olerlas, verlas y oírlas. aquello que, de otro modo, quedaría –como las sirenas– irremediablemente fuera de nuestras vidas”.

Es imposible leer la prosa de Mario Vargas Llosa y no experimentar el poder hipnótico de su estilo elegante y preciso.

El país de las mil caras No es ficción, pero tiene todas las cualidades de Vargas Llosa como narrador: Prosa cautivadora, sentido de la composición, grandes dotes para la introspección.¿Cuál es el legado del Nobel peruano? Por supuesto, su obra, una rica red que envuelve al lector como un hechizo, invadiendo el mundo real y reemplazándolo por cautivantes “mentiras”. Mentiras que nos ayudan a comprender la realidad y a adentrarnos en nuestro interior.

Pero, sobre todo, Vargas Llosa, a quien pude entrevistar a sus 85 años y que, a pesar de su edad, rebosaba vitalidad y clarividencia, nos transmite una lección que ninguna persona sensata puede discutir: Vivir es una fiestaEl universo puede ser pura casualidad y necesidad ciega, pero poder contemplarlo y recrearlo es un privilegio: “Aunque carece de propósito y lógica, la vida es una maravillosa fuente de goce y plenitud”.

Con su obra cerrada, Vargas Llosa es desde hace tiempo un clásico.Ha llegado al nivel de sus admiradores. flaubert, Victor Hugo y FaulknerEl sueño del cadete que sufrió la llovizna peruana en el Leoncio Prado se ha materializado y en el futuro iluminará sueños similares en jóvenes felizmente contagiados por la manía de escribir.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV 50 Propuestas Legislativas para la Transformación de México – .
NEXT Cuatro libros de Editorial Planeta para motivarte este verano – Publimetro México – .