La historia de los “Niños que NO existen” pero tienen imágenes en IA

La historia de los “Niños que NO existen” pero tienen imágenes en IA
La historia de los “Niños que NO existen” pero tienen imágenes en IA

Ana Santana |

Santa Cruz De Tenerife (EFE).- Nassoumi, Viggo, Ithaisa y Denise son niños supervivientes de un mundo adverso, llevan mensajes positivos para el planeta o muestran la precocidad del mal, pero ninguno de ellos existe. No porque sean personajes literarios, sino porque la escritora Carmen del Puerto les ha dado vida a partir de imágenes creadas por IA.

Tras publicar “Memorias de una hetaira”, novela que mezcla personajes históricos y de ficción, la última “parte literaria” de Carmen del Puerto es “Estos niños NO existen”, una veintena de cuentos protagonizados por niñas y niños que, inicialmente, eran imágenes generadas por la hija del autor, Laura Porras del Puerto, dentro de un Máster en Inteligencia Artificial (IA).

“En libros anteriores he escrito sobre personas que habían existido, como en la obra “El honor perdido de Henrietta Leavitt”, centrada en el astrónomo estadounidense de finales del siglo XIX y principios del XX que nos dio una vara con la que medir grandes distancias. en el Universo”, explica en una entrevista a Efe Carmen del Puerto, que fue jefa de la Unidad de Comunicación del Instituto de Astrofísica de Canarias hasta octubre de 2022.

Ahora el orden se invierte porque primero fueron las imágenes creadas por Laura Porras “y que tanto me sorprendieron cuando me las mostró, luego ‘los bautizos’ y finalmente, las historias que me inspiraron y con las que quise visibilizar diferentes cuestiones que afectan a la infancia y, por extensión, a la humanidad”, detalla el autor.

Carmen del Puerto presenta su libro “Estos niños NO existen”. EFE/Ramón de la Rocha

En un libro anterior, “La muchacha de Lambaréné y otras escenas africanas”, con fotografías reales en su mayoría tomadas por Del Puerto, ya había explorado “ambos sentidos: imágenes que inspiraron textos y textos para los que busqué las imágenes que ilustrarían”. él.”

Proceso creativo a partir de imágenes de IA

Pero no en este caso. En “Estos niños NO existen” la escritura fue lo último, los veinte cuentos fueron los últimos en “nacer”, en un proceso creativo a partir de unas imágenes de IA “que me inspiraron tanto que, al poco tiempo, ya tenía escrito las historias”.

Además, su génesis coincidió con volver a hablarse de la Inteligencia Artificial, sobre la que Carmen del Puerto recuerda que informó como periodista científica en los años 80, una tecnología que imita la función cognitiva humana a través de máquinas y que suscita debates. sociales, legales, éticos y económicos, como su legislación o los derechos de autor.

“Pero el libro no responde preguntas como: ¿por qué la IA genera tanta pasión y miedo? ¿Será la IA el Gran Hermano? ¿Quién está detrás de esto? ¿Me quedaré sin trabajo por eso? ¿culpa?. Mi hija y yo no sabemos las respuestas”, explica la autora.

Lo que debemos tener claro es que la Inteligencia Artificial es una herramienta que se ha democratizado, que permite optimizar recursos en innumerables áreas, que “los límites los podemos poner los seres humanos y que debemos hacerlo bien, explotando lo incalculable”. beneficios.” que nos ofrece la IA y minimizando riesgos potenciales y efectos no deseados”.

“No la subestimemos, ni para bien ni para mal, ni sobredimensionemos esta tecnología”, prosigue Carmen del Puerto, para quien no hay duda de que se trata de otro gran reto para la humanidad y que habrá que prepararse “para el cambio de nuestra percepciones del mundo”.

No es un libro para niños.

De momento, le ha permitido apoyarse en estas imágenes para construir “algunas historias humanas -aclaro que no escritas con IA- y compartir mis sentimientos” y, añade, aunque lo parezca por las imágenes que las ilustran, “ Estos niños NO existen”, no existen. Es un libro para niños, pero quizás para padres, que podrían utilizarlo de alguna forma beneficiosa con sus hijos.

Los cuentos de “Estos niños NO existen” tienen estilos muy diferentes, algunos más retóricos o poéticos que otros y con mayor o menor carga de ficción. Inventados están todos los nombres propios, que “traté de ajustar a lo que cada mirada, gesto y entorno me sugería”, y también las historias que los acompañan, aunque obviamente hay referentes reales, como escritores y personajes heroicos, hombres y mujeres, ¿a quiénes mencionan?

La infancia es la gran protagonista de este libro, a veces de forma idealizada y romántica, con personajes dickensianos que luchan por sobrevivir en un mundo que les resulta adverso, niños invisibles en una sociedad que los ignora o maltrata y otras veces, evidenciando precocidad. del mal humano.

Pero en la mayoría de los casos se trata de niños que llevan mensajes positivos, “que tanto necesitamos en nuestro planeta amenazado y castigado”.

Carmen del Puerto, que confiesa que no sabe si escribe bien o mal “pero es una necesidad que tengo que satisfacer”, trabaja actualmente en una antología poética sobre obras de arte y prepara una colección de cuentos sobre la ansiedad. .

Además, le gustaría hacer una adaptación teatral de una novela de Irène Némirovsky y “en ningún caso tengo previsto utilizar programas de IA. Como mucho, quizá para ilustrar una portada”, bromea.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT trucos publicitarios – .