Sandra Araguás insiste, en dos nuevos libros, en su amor por la tradición oral y la montaña

Sandra Araguás insiste, en dos nuevos libros, en su amor por la tradición oral y la montaña
Sandra Araguás insiste, en dos nuevos libros, en su amor por la tradición oral y la montaña

ZARAGOZA. Sandra Araguás (Huesca, 197) se ha convertido en una de las voces más personales y constantes de la literatura infantil y juvenil de Aragón. El año pasado recibió el premio ‘Artes y Letras’ de literatura infantil y juvenil. Hace una década, junto a su marido José, fundó la editorial Sin Cabeza (hasta ahora un sello unipersonal), donde publica sus cuentos, sus álbumes ilustrados y algunas novelas, siempre acompañada de diferentes ilustradores: David Guirao, Virginia Ogalla. , Vicky de Sus, Alberto Gamón, Rosa Mai o Jokin Mitxelena, entre otros. ‘La cartica coloradica’ y ‘La vaca Mandarina’ salen con unas semanas de diferencia. El primero es para los más pequeños; el segundo, para lectores mayores. Sandra es investigadora de la tradición oral y también narradora.

Lo explica, casi con el tono que suele utilizar en sus funciones: “’La cartica coloradica’ es un cuento que proviene de la tradición oral aragonesa. Me lo contó un señor de Arguis llamado Lorenzo Cebollero. Era un gran narrador que tenía una memoria increíble”, dice al principio. Explica: “En la historia una maestra recibe una ‘carta colorádica’ pero cuando llega a casa la ha perdido. Descubre que lleva un perro en la boca. A partir de ahí tendrá que conseguir diferentes cosas para poder recuperar la misteriosa carta y ver quién se la envió. Un cuento con sabor a tradición oral, repeticiones y rimas”. Es una de esas historias enlazadas que sirven para viajar, conocer la naturaleza, familiarizarse con los animales y comprobar que todo, todo está conectado. Una historia circular, que termina casi donde comienza.

Sandra Araguás, el pasado mes de diciembre, la noche en que recibió el premio ‘Artes y Letras’ de literatura infantil y juvenil.
AC/Heraldo.

“Las ilustraciones de Virginia Ogalla nos cuentan el proceso de búsqueda, pero añadiendo mucha más información de fondo. He intentado hacer una obra llena de luz, en la que toda la trama se desarrolla en un pueblo y su entorno, lleno de movimiento y hermosos paisajes rurales”, insiste Sandra.

“En el cuento una profesora recibe una ‘carta colorádica’ pero cuando llega a casa la ha perdido. Descubre que lleva un perro en la boca. A partir de ahí tendrá que conseguir diferentes cosas para poder recuperar la misteriosa carta y ver quién se la envió. Un cuento con sabor a tradición oral, repeticiones y rimas”

Tanto ella como José intentan afinar cada vez más las ediciones, sus interiores, las conexiones secretas y no tan secretas: “Las guardas, como siempre, son un juego y en este caso están llenas de sellos con imágenes que habrá que limpiar. En el interior del libro se encuentran: objetos, insectos, etc. Queremos que ‘La cartica coloradica’ llegue al mayor número de niños y niñas posible, y que pidan que se la cuente tantas veces como Lorenzo le pidió a su madre. Además de ser una excusa para que miremos emocionados al buzón por si recibimos alguna carta (y no es del banco)”. Una carta que puede ser un cuento, un libro fascinante o quizás una carta inesperada de amistad o amor. ¿Quién sabe? Virginia Ogalla es una ilustradora muy consagrada, las dos ya habían colaborado antes, y ella iluminó un libro delicioso: ‘María Moliner. El cuidador de las palabras. Vida de María Moliner’ (Kalandraka) de Alejandro Pedregosa.

Portada del libro de Sandra Araguás y Jolin Mitxelena, que se presentará el viernes en la Feria del Libro de Huesca.
Jokin Mitxelena/Sin Cabeza.

Si ese libro ya llegó al Día del Libro, el próximo viernes se presentará en la Feria del Libro de Huesca, y también se firmará en Zaragoza, ‘La vaca Mandarina’, un libro diferente, más extenso, con otro formato aún más convencional . : ‘La vaca mandarina’, que según cuenta el escritor, tiene dos claros antecedentes: ‘Tía Enriqueta’ y ‘Amina quiere ser bruja’, ambas ilustradas por Jokin Mitxelena.

“Me gusta mucho no sólo escribir cuentos sino también contarlos después ante los niños. También me gusta que sean partícipes del arte de contar. Creo que a los lectores les gustaron esas dos historias y por eso escribí una nueva historia. “Esta historia cuenta la historia de un niño que vive en la montaña y establece una relación muy especial con una vaca llamada Mandarina”, afirmó el escritor. Como siempre, pasan muchas cosas. De nuevo, Jokin Mitxelena (San Sebastián, 1962), un autor con un gran sentido de la narratividad y el color.

Sandra Araguás, el pasado mes de diciembre en Zaragoza, la noche en que recibió el premio ‘Artes y Letras’ de manos de HERALDO.
AC/Heraldo.
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La Maestra, de Anita Maravillas y Portal 71 + el libro Titereteando – .
NEXT Eduardo Sacheri presentó su segundo libro de historia nacional, de 1820 a 1852 – Diario El Ciudadano y la Región –.