“¡Niño, no te acerques tanto!” – .

Lucas Pérez, periodista de ELMUNDO, vuelve a la carga con ‘Otras 300 anécdotas taurinas’ (La Esfera de los Libros), la biblia del cuento corto y divertido del planeta de los toros

El mundo del toreo es un pozo insondable de anécdotas, siendo la anécdota algo serio. Volver a la pista Lucas Pérez (Madrid, 1978) 11 años después con Otras 300 anécdotas taurinas (La Esfera de los Libros), que se suma a la anterior y exitosa publicación de 300 anécdotas -10.000 copias vendidas- casi dan la Episodios Nacionales de Galdós, siendo la anécdota una historia corta y divertida. Cosa seria, insisto.

Parece que fui yo, y parece que fue ayer, quien prologó las primeras 300 anécdotas, cuando Lucas abandonó el barco de la sección Taurina de este periódico para trasladarse al Nacional, también en esta santa casa. De esto hace diez años y cuatro ediciones. ¿Qué ha pasado en esta década con el sagaz Pérez? Que se ha curtido cerrando la sección de locomotoras de EL MUNDO y ha cambiado de prologuista. Las nuevas 300 anécdotas son presentadas por Román Collado, un joven torero al que no se le cae la sonrisa ni con la carne abierta. El propio autor lo cuenta con una naturalidad que hace más llevadera esta nueva traición: «La aterradora cornada de Román en Madrid, aquel 9 de junio de 2019, me impactó muchísimo. Esa forma de colgar la pierna del pitón de aquel toro y ese reguero de sangre de un torero que, sin conocerle, le gustaba. Por eso decidí hacerle una visita al hospital una vez que pasó de la UCI a la sala. Cuál fue mi sorpresa que cuando entré a la habitación lo encontré sonriendo y con un libro en la mesita de noche: Eran 300 anécdotas taurinas. Me dijo que le encantaba y que le había venido muy bien en esos momentos difíciles.

Lucas Pérez, con el torero Román Collado, prólogo de su nuevo libro. ÁNGEL NAVARRETE

A la propuesta del editor de una segunda parte de las 300 anécdotas, si tuviera material, Lucas Pérez respondió que sí, pensando en actualizar esta biblia de la risa taurina con la nueva generación de toreros. No cayó, pero caería después, en lo que la última tanda del ranking es más un teléfono móvil que una taberna, más de Instagram que de una partida de póquer y, por tanto, más de mostrar fuego que de “quemar Troya sin ver el humo” (Pepe Teruel). Así que, para bien o para mal, recurrió a las generaciones anteriores para buscar como un zahorí las anécdotas que no podían quedar en la oscuridad: “Mientras contactaba con estos nuevos toreros, en el camino conocí a maestros de décadas anteriores, toreros taurinos. siempre (y en peligro de extinción), que Me contaron historias que no podía dejar inéditas.. Y decidí abrir la mano a historias del pasado que habrían quedado fuera del libro anterior.

Los nuevos 300 provocan una sonrisa en la página 21 -que es cuando empieza el libro-, otras veces risa y otras tantas admiración. A romano Olvidó su traje de toreo el día de su debut, y a partir de ese momento ocupó el puesto de prólogo de la obra de anécdotas de Lucas. De José Tomás a Morante de Pueblapasando por Espartaco, Juan José Padilla o lo inalcanzable Trabajo Romero.

Ginés Marín vestido de torero en una Vespa.

Víctor Mendes Dijo, como afirma Lucas Pérez, que no entendía por qué Trabajo, un día que estaban toreando juntos, gritó desde el callejón “¡Niño, no te acerques tanto…!” Como Mendes no entendía lo que faraón Se acercó a la barrera: “Maestro, ¿por qué me dice que no me acerque?” “Porque si te atrapo, el que tiene que salir a pelear en tu posición soy yo…”

Conviene decir lo antes posible la dificultad que afronta el autor, y resuelve con éxito, para trasladar por escrito anécdotas que adquieren su gracia en el relato oral, en la manera de contarlo, en la manera de decirlo, en el atmósfera y el momento oportuno. Morante le regaló a Padilla una guacamaya -que toreaba con su parche tras el terrible percance de Zaragoza, ¿recuerdas?- en el año de su despedida: «¡Un pirata no puede vivir sin un loro!». MdlP un día se disfrazó de lince ibérico como Roca Rey se vistió y actuó en Perú como monosabio.

Padilla, con la guacamaya que le regaló Morante.

Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’ era el propietario de maradona en sus tiempos sevillanos a orillas del Guadalquivir. Al final del año que duró la D10 del fútbol en Sevilla Hubo un intercambio de camisetas. O desde una camiseta hasta un vestido ligero.

Un alguacil olvidó su traje en el momento del desfile, como hacía Román cuando iba a los toros, sólo que a Román no le entregaron uno. hombre murciélagopero si un prólogo…

Tapa del libro.

‘Otras 300 anécdotas taurinas’ continúa con la historia que el periodista Lucas Pérez, Apasionado por el toreo y cuya trayectoria profesional ha estado ligada al mundo del toreo, se inició en 300 anécdotas taurinas (La Esfera de los Libros, 2013, 4 ediciones publicadas), en el que recoge curiosidades, coincidencias, aventuras estrafalarias, situaciones bochornosas, manías, rarezas, secretos, chismes e historias de mentiras que alimentan la leyenda de los héroes vestidos de luces.

a parte de 300 anécdotas taurinas 2013, Lucas Pérez publicó un año antes Manzanares, heredero de la leyenda, también con La esfera de los libros. Entre ambos títulos Ha vendido más de 10.000 copias.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV “¿Quién es David Lynch?” – .
NEXT Editoriales UNE reafirman su defensa del libro como herramienta de comunicación científica – .