Disminución de audiencia y caída de hasta 40% en ventas – .

Disminución de audiencia y caída de hasta 40% en ventas – .
Disminución de audiencia y caída de hasta 40% en ventas – .

La nueva edición del feria internacional del libro Comenzó el 23 de abril con noticias poco alentadoras en todo el mundo editorial. PERFIL DE CÓRDOBA Habló con cuatro de las editoriales locales que participan en el evento en La Rural, sobre las dificultades que enfrentan este año y el futuro incierto que vive el sector.

“Vine con la moral bajísima por culpa de este gobierno, que le está pasando factura a la cultura. Creo que la falta de dinero de la gente va a empeorar. Este año debería haber unos 100 stands menos. También falta la presencia de muchas provincias y el Estado no sólo desfinancia la feria sino que tampoco viene. Por otro lado, hay muchos menos visitantes y con menos dinero”, comienza diciendo. Omar Lunaresponsable de Ediciones Ecovaluna editorial independiente especializada en libros de naturaleza, educativos y culturales.

Gabriela Halac está en frente de Ediciones Documenta, y junto al colectivo ‘Todo libro es político’, instalaron el ‘Ministerio del Libro’ en el stand 1321 del Pabellón Verde. “Sabemos que esta es una feria más compleja, por eso tratamos de generar opciones accesibles para el público, sabiendo que los bolsillos están apretados. Los últimos días de abril fueron menores en el número de visitantes, pero llama la atención que en el horario de entrada libre (a partir de las 20 horas) aumenta la afluencia de público”.

Por su parte, Tamara Sternberg (El emporio) reconoce que -desde el punto de vista comercial- la disminución de audiencia no es buena, asegura que fue positivo haber invertido en participar en la feria. “Hemos realizado actividades en la sala Alfonsina Storni y el Espacio García presentando y firmando libros de diferentes autores y permitiendo a los lectores conocerlos y conversar con sus escritores favoritos”.

En cuanto a la experiencia de Comunicar, Karina Fraccarolli Señala que no hubo la cantidad de visitantes internacionales que habitualmente asisten. “Con la emisión del dólar la Argentina se volvió a encarecer. Entonces, los chilenos, brasileños, mexicanos y uruguayos compraron menos. Y también vinieron menos”, reflexiona.

Aun así, Fraccarolli se muestra entusiasmado: “Entre semana veo más gente con bolsas en la mano. Creo que la entrada no es cara y se devuelve al comprar libros. Además, los profesores, jubilados y niños estudiantes entran gratis. Es decir, se ha intentado facilitar el acceso”.

Precios de portadas y venta de libros.. Mooney admite que tiene mucha clientela (casi 300 clientes en todo el país) y eso le permite mantenerse a flote: “Milagrosamente, estoy saliendo adelante, pero más de la mitad de mis clientes, que son cadenas de librerías y distribuidoras, sí lo hicieron. No venir a la feria. En fin hablamos por teléfono y el que antes me compraba 50 libros ahora me compra 20. Mis libros son de gama media alta porque son a todo color y con mucho diseño, entonces oscilan entre los $5.000 y sube a $72.000, la tapa dura”, dice el editor de Ecoval.
Desde El Emporio indican que mantienen el importe de ventas de años anteriores. “La venta va bien y nuestros precios oscilan entre $11.000 y $26.000”

Halac, desde un punto de vista más global, afirma que, en general, las ventas en todos los stands han caído entre un 30% y un 40% en comparación con el año anterior. “Fueron muchas menos librerías del exterior que vinieron a comprar porque los precios son muy altos comparados con el resto de Latinoamérica y España. Habrá que ver cómo afecta al público. Nuestros rangos de precios van desde $14,000 hasta $30,000 y todos tienen descuentos con diferentes opciones de pago”.

Desde Comunicarte, Fraccarolli espera que la caída no sea tan drástica: “Estamos luchando para que la caída no sea tan alta, esa es la expectativa. Tenemos precios muy accesibles, que van desde los $6.000 hasta los $30.000 los más caros, que son ensayos de temas muy específicos y de más de 400 páginas”.

Perspectiva del futuro. Para Mooney, el horizonte no es esperanzador: “Lo veo desastroso, por suerte abrí una editorial en México y tenemos buenas perspectivas allá, pero aquí, con el desfinanciamiento de la cultura que está haciendo este gobierno, va a ser complicado. Y no sólo para la cultura sino para la gente en general”.

Sternberg es más optimista que sus compañeros y señala que la demanda será menor pero que se normalizará en el segundo semestre.

Finalmente, Halac aporta un dato interesante: “A nivel nacional, el 75% de las noticias son de editoriales independientes, las grandes no producen, siempre son las pequeñas las que asumen los riesgos de estos momentos críticos. El panorama va a ser duro, la tarea editorial implica procesos largos, minuciosos, es una inversión de dinero concreta y con una recuperación de muy largo plazo, por lo tanto los impactos y el desgaste se dan con el tiempo. Ya tenemos compromisos editoriales este año y estamos teniendo dificultades, porque los precios de los libros se han disparado enormemente y no hemos hecho las subidas de precios correspondientes a todo el proceso de producción”, concluye.

EL EMPORIO. La editorial desarrolló diferentes actividades vinculadas al mundo editorial.

Novedades que las editoriales locales trajeron a la feria

El emporio: Las brujas del dedo imprudente, de Nelson Specchia; Los dueños de la vida, de Reyna Carranza; La maldición del Suquía, de Luis Alberto Luján y Mamá mía, ¿por qué tuviste cáncer?, de Natalia Barraudentre sus más de 40 novedades editoriales.

Comunicar: Relanzamiento de Tic Tac, por Jorge Luján y isola; Querido gigante, Adriana Fernández y Claudia Legnazzi en las ilustraciones; Poesía en el colegio, guía para nadar sin agua, por Ignacio L. Scerboy Vocales al vuelo, de Jorge Luján acompañado por Diego Bianki.

Ediciones Documenta: Daphne en el fondo del monte Fuyi, de Emilio García Wehbiy Archivo Filoctetes, de Maricel Álvarez.

ecoval: Aves del noroeste argentino, guía de campo, Tito Narosky y Pedro Blender; campesinos, de Marcos Karlin; Los manuscritos sagrados del jaguar blanco, Guillermo Maríny Mi jardín comestible, de Elena Iakovlevaentre otros.

ECOVAL. Editorial independiente dedicada a libros con temáticas sobre naturaleza, educación y cultura.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Ni cocinan ni escriben: las mujeres también son invisibles en los libros de cocina
NEXT 12 novelas de aventuras y cómics publicados en abril que no te puedes perder