De cuando “La plata estaba aquí” – .

De cuando “La plata estaba aquí” – .
De cuando “La plata estaba aquí” – .

El mayor aprendizaje que recibí sobre esta Ciudad de Puertas Abiertas ocurrió cuando me asignaron la tarea de editar Manizales 150 años (1998), una historia de la capital caldense escrita por una decena de autores y que circuló en fascículos con LA PATRIA con motivo del sesquicentenario. Un capítulo se tituló: “La plata estaba aquí”.

No es de extrañar, antes de que existiera el Banco de la República, las exportaciones de café se hacían directamente desde aquí y las divisas llegaban en divisas a esta ciudad o en bienes para comercializar. Manizales alguna vez tuvo sucursales bancarias de entidades nacionales e internacionales y algunas oficinas se crearon con capital propio.

Según el historiador Pedro Felipe Hoyos Körbel, apenas la década de 1920, hace un siglo, fue decisiva para que el liderazgo local comenzara a perder peso, al confluir circunstancias que terminaron afectando la economía local y la capacidad de los manizaleños de incidir en las decisiones nacionales.

En esos años llegó el cable aéreo y el ferrocarril, y se empezaron a conectar caminos. En la década de 1920 se creó el Banco de la República, una decisión importante para el país, pero que afectó directamente la posibilidad de comercializar café y recibir dividendos sin intermediarios. Luego vino la creación de la Federación Nacional de Cafeteros, otra decisión vital para la economía nacional, pero que le restó el peso específico que tenía este territorio en las decisiones sobre exportaciones en Colombia.

Fue también la década de los tres incendios que prácticamente arrasaron Manizales. El primero en 1922, el más desastroso entre el 3 y 4 de julio de 1925 cuando fueron destruidos 25 bloques. En 1927 se produjo un tercer incendio que consumió la catedral.

Esa época la vivió Antonio Arango Gutiérrez, figura de la estirpe de dirigentes citadinos que, educado en Bogotá, regresó a Manizales para trabajar en el sector público y en entidades financieras. Sus conocimientos de economía le permitieron intervenir y escribir artículos de prensa con recomendaciones para las autoridades de la ciudad y del país. También intervino con sus conocimientos en la reconstrucción de la ciudad, en la resolución de un litigio con la compañía eléctrica y en la terminación de la Catedral. Esto fue gracias a un esfuerzo ad honorem que hizo para refinanciar la deuda que tenía con la condonación de intereses.

En el libro dedicado a este ilustre manizaleño, el autor dice: “Manizales era una capital bancaria que tenía grandes capitales, movía parte del negocio cafetalero colombiano y contaba con un buen número de teóricos que presentaban sus ideas y asumían ministerios o secretarías…”

A pesar de la creencia popular sobre los banqueros, para el autor surgió en Manizales un tipo humano: “el banquero, un personaje que jugará un papel preponderante en la historia de la ciudad, que tiene la connotación de ser ejercido con discreción”.

Antonio Arango Gutiérrez, de quien trata este libro subtitulado, formó parte de ese grupo. La biografía de un banquero de Manizale. Este discreto personaje fue líder en la creación de empresas y en la reactivación de instituciones benéficas como la Sociedad de Mejoramiento Público. También en la defensa del Ferrocarril de Caldas. De él, Silvio Villegas dijo que era la mayor posibilidad de estadista que tenía el departamento. El libro habla de la templanza y del amor de un manizaleño por su ciudad.

Esta obra es importante por su valor histórico, porque retrata una época y sus gentes, aunque un poco desordenados en el relato y con algunos descuidos gramaticales y de imprenta, no le quitan su verdadero valor de contarnos la vida de un hombre, de una época, de un linaje y de una ciudad. Las imágenes adjuntas también dan contexto al lector. Así que léelo, conozcamos un poco más de Manizales y su gente y #HablemosDeLibros.

Subrayada

  • Manizales (…) era un lugar donde el tema de economía siempre iba a tener excelentes ponentes inmersos en la práctica y no dando clases desde una posición docente.
  • Le gustaba la acción y era mejor proponer algo que esperar a que sucediera algo.
  • La banca nació técnicamente en Manizales.
  • En aquellos tiempos el Estado era más pequeño y por tanto el ciudadano tenía más espacio y más responsabilidades.
  • Todo giraba en torno al café. Esto enriqueció directamente a los cafetaleros y recolectores y al mismo tiempo estimuló y sostuvo un comercio.
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Los libros del debate presidencial – – .
NEXT Por la compra de dos o más libros, mangas o cómics, Amazon México te regala un 25% de descuento – Novedades de cine – .