El triunfo del narrador – Zenda

Daniel Ruíz No sólo es uno de los escritores más salvajes de España, también es uno de los mejores. También tiene un mundo propio, lleno de supervivientes que nadan en mares turbulentos, que al mismo tiempo caen una y otra vez en sus tentaciones favoritas e intentan sobrevivir en una sociedad muy dura. Los problemas no provienen sólo de su compleja psique. También surgen cuando sus objetivos chocan con los de otras personas desafortunadas, creando así conflictos difíciles de resolver. Aunque los dilemas de los personajes son similares, los escenarios en los que se sitúan son muy diferentes: pueden hablar, entre otras cosas, de catástrofes ecológicas, la tragedia del Estrecho, los peligros de la mediana edad o tendencias psicopáticas en el mercado. mano de obra. Las fronteras entre comedia y drama en su obra no están claras, como tampoco lo están en la comedia italiana ni en la obra de Luis García Berlanga, dos de sus referentes fundamentales. Esta ambigüedad de géneros está cercana a la vida misma y gracias a ella dibuja con gran agudeza un panorama completo de la sociedad española. Se podría decir que es nuestro realista sucio, aunque tiene bastantes más recursos narrativos que sus referentes americanos.

El protagonista y narrador de Mosturito Es un joven marginado que sobrevive en una Sevilla que ya no existe. O tal vez simplemente se haya escondido algo más. Vive con su papá porque su padre está en la cárcel. Mató a golpes a su madre. Los dos salen adelante como pueden, rodeados de un ambiente entre drogadicto y surrealista, a veces rozando el mundo del primero. Almodóvar.

El niño que protagoniza y narra Mosturito Es verdaderamente infeliz, pero domina la obra con una serenidad y una soberanía clara e invisible al mismo tiempo.

En Mosturito, Daniel Ruiz da un salto al vacío que acaba con un éxito rotundo. Consiste en el uso de una voz en primera persona radicalmente distinta a lo habitual. El narrador no es, como suele ocurrir, un profesor, ni un traductor, ni un espía, ni siquiera un ama de casa. Es un adolescente disfuncional que vive con su padre en uno de los entornos urbanos más complicados de Europa. Como parte del éxito de Ruiz consiste en no ver los engranajes, es posible que el lector no aprecie la dificultad del desafío. Me explico: Ruiz no se limita a transcribir las palabras que pronunciaría su narrador. Eso sería ilegible. Detrás de la escritura hay un sutil trabajo estructural que equilibra dos fuerzas aparentemente incompatibles: por un lado la verosimilitud de los hechos y la autenticidad de la voz, por otro la comprensión de lo narrado y la sucesión de escenas. Lo consigue porque actúa con absoluta decisión y, al mismo tiempo, con precisión. El niño que protagoniza y narra Mosturito Es verdaderamente infeliz, pero domina la obra con una serenidad y una soberanía clara e invisible al mismo tiempo.

William Faulkner y los narradores de mientras yo agonizo y El ruido y la furia quizás sean el mayor referente de Daniel Ruiz en lo que a voz se refiere. También Manolito Gafotas. Combinar Carabanchel y Gótico Sur no es del todo imposible porque cuando hay mucha calidad y talento en el chef las combinaciones son mucho más fáciles. Manolito Gafotas Es, por otra parte, la gran obra de Elvira Lindo y lo más parecido a El Guardian en el centeno que se ha escrito en España. Hay, sin duda, algo salingeriano en Mosturito de Daniel Ruiz, aunque pueda parecer extraño a primera vista, ya que Holden Caulfield, aunque neoyorquino y elegante, también es joven y también está irremediablemente perdido. También son todas historias de iniciación, en este caso puede coincidir con el final, con la tragedia, debido a la brutalidad del entorno que rodea al protagonista.

Daniel Ruíz No sólo ha tenido que construir un mundo entero, sino que también ha creado su propio lenguaje que, como todos, corresponde a una perspectiva del mundo.

El imaginario bebe también, sin duda, de la cotidianidad de la marginación, ya sea sevillana o andaluza, y del cine quinqui de los años 70. También se siente la huella de Luis Fernando Célineuno de los referentes del ruiz más salvaje, cuyo gran guiñol no dista mucho de la intención original de la novela o de esa obra maestra que se La breve vida de Oscar Waode junot diaz.

Daniel Ruíz No sólo ha tenido que construir un mundo entero, sino que también ha creado su propio lenguaje que, como todos, corresponde a una perspectiva del mundo. Podría habérselo puesto fácil, podría haber optado por la tercera persona, pero ha optado por un camino que podría haber acabado en un terreno pantanoso, en el tópico o en lo incomprensible. No es así porque introduce, como indiqué antes, señales que ayudan a orientarnos. Para ello se ayuda de la descripción, ya sea del espacio o de los personajes, que deja marcas por las que nos orientamos. Como narrador experto que es, Ruiz también maneja hábilmente el tiempo; no en vano conocemos, de forma fragmentaria pero rotunda, el pasado de la protagonista, marcado por los abusos y la ausencia. Todo ello lo consigue sin caer en la artificialidad. Mosturito Es una novela excepcional, divertida y, sobre todo, diferente.

—————————————

Autor: Daniel Ruíz Calificación: Mosturito. Editorial: Tusquets. Venta: Todos tus libros.

0/5

(0 Calificaciones. Califica este artículo, por favor)

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Reseña del libro de la escritora italiana Ada D’Adamo ‘Like Air’ – .
NEXT “Desde el Premio Nacional estoy en una especie de Día del Libro continuo; No paro” – .