¿Qué es la tormenta geomagnética que alerta Estados Unidos y cómo afectaría al Perú? | PerúSAT-1 | tormenta solar

La alerta provino del Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA), donde se señala que en los últimos días se han observado varias erupciones solares fuertes que provocaron perturbaciones en el campo magnético. de la Tierra que puede durar desde horas hasta días.

MIRA: Ciberterrorismo, cuando los ataques informáticos aumentan la tensión en los conflictos internacionales

Estos destellos están asociados a grandes cúmulos de manchas solares que han alcanzado 16 veces el diámetro de la Tierra (unos 200.000 kilómetros). En este sentido, se han considerado un hecho inusual y se declaró la alerta en el nivel G4 (grave o grave).

“Tenemos un evento muy, muy raro por delante”, dijo el coordinador del SWPC, Shawn Dahl, durante una conferencia de prensa. Según los datos recopilados se puede saber que los vientos solares se mueven directamente hacia la Tierra a casi 800 kilómetros por segundo.

Esta es la alerta emitida por Estados Unidos. Se ha descrito como un “evento inusual”. (Foto: noaa.gov)

El comunicado también indica que la tormenta solar continuaría hasta este domingo 12, e incluso los primeros días de la próxima semana.

Dahl precisó que se han producido erupciones de moderadas a muy fuertes, y “al menos cinco de estas erupciones estuvieron asociadas con eyecciones de masa de la corona solar que parecen dirigidas hacia la Tierra”.

En la parte superior izquierda de la imagen destaca la impresionante mancha solar AR3664, que viene causando preocupación. (Foto: Agencia Espacial Peruana)

Una de las claves es la cantidad de manchas que aparecen en el Sol, una estrella que está constantemente activa. Ray Hidalgo, profesor de la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, señala que “dependiendo de cuántas manchas solares se puedan ver, decimos que el Sol está más o menos activo”.

Según Hidalgo, estas manchas han sido estudiadas durante muchos siglos y se han convertido en un indicador, como han advertido las autoridades estadounidenses. “Posiblemente estemos entrando en el máximo de actividad solar, es decir, 2024 es un período de máxima actividad solar, lo que significa muchas más manchas solares, más regiones activas, ergo, más probabilidad de que pasen más cosas en el Sol”, afirmó. él dice Comercio.

MIRA: Hezbollah lanza dos andanadas contra la misma base militar israelí, una con “decenas” de cohetes

Esto se traduce básicamente en tres fenómenos: erupción solar, radiación de partículas y eyección de masa coronal o CME. Este último fenómeno es el causante de la alerta actual. A nivel del Sol se la conoce como tormenta solar, pero en la Tierra se la conoce como tormenta geomagnética.

Hidalgo señala que esta CME ocurre constantemente, pero la novedad es que ahora está dirigida a la Tierra. “No siempre van a estar dirigidos a nuestro planeta, pero éste en particular está dirigido a la Tierra, por eso los impactos van a ser mayores”, indica. Otra característica es que la CME tarda más en moverse, pero transporta una mayor cantidad de partículas solares.

Además…

Evento de Carrington

Así se conoce a la tormenta geomagnética de 1859 porque el astrónomo Richard Carrington fue el primero en observarla. Se considera la tormenta solar más poderosa de la historia. Según National Geographic, lLa red de telégrafos estuvo cortada durante 14 horas en toda Europa y Estados Unidos. Además, las auroras boreales aparecieron en varias partes del mundo.

Frente a este fenómeno, explica el doctor en Ciencias y Aplicaciones Geoespaciales, la Tierra tiene dos capas protectoras. Una es la atmósfera y la otra es la magnetosfera, o campo magnético, que está en el espacio y mitiga el impacto de las partículas.

“La CME es un viento solar, sólo que concentrado con mayor volumen. Entonces lo que sucede aquí es que este campo magnético ejerce una fuerza sobre las partículas. [solares]“Algunos van hacia el norte, otros van hacia el sur y empiezan a girar como si fueran un embudo”, explica.

Este fenómeno produce las conocidas auroras, que sólo pueden verse en latitudes altas. Países como Perú no pueden presenciar estos fenómenos ya que se ubican en la línea ecuatorial.

MIRA: Egipto celebra votación “histórica” en apoyo a la plena integración de Palestina a la ONU

Sí, la tormenta geomagnética afecta a la Tierra. Según la alerta presentada por el SWPC, el último suceso similar ocurrió durante la celebración de Halloween en octubre de 2003. Provocó cortes de energía en Suecia y daños a transformadores de potencia en Sudáfrica.

En las personas el efecto acaba siendo indirecto. Marco Milla, director del Instituto de Radioastronomía de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), indica que este evento no significa que las personas deban quedarse en sus casas “ya que naturalmente tenemos algo que nos protege que está en las capas”. máximos de la atmósfera”.

Sin embargo, pueden producirse fallos en las redes de energía eléctrica, en los sistemas de comunicación, en Internet por satélite o en el sistema de posicionamiento GPS, que nos permite desplazarnos en aviones, coches o simplemente caminar utilizando un smartphone.

Milla señala Comercio que el reto actual de los investigadores es tener la capacidad de predecir estos eventos “para tomar medidas que mitiguen los posibles efectos que puedan tener estos fenómenos y que cada vez nos afectarán más a medida que dependamos cada vez más de estas tecnologías”.

MIRA: EE.UU.: Israel utilizó armas estadounidenses de manera incompatible con el derecho internacional

El efecto directo de la tormenta geomagnética se produce fuera de la atmósfera.

Consultado por este diario, Erick Meza, investigador del Observatorio Astronómico de Moquegua (adscrito a la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial – Conida), revela que la actual tormenta puede afectar misiones espaciales y sistemas satelitales, incluido el satélite peruano. PerúSAT-1.

“Sí, efectivamente, en esta categoría puede afectar las comunicaciones, las misiones espaciales, los satélites. Por eso todas las agencias espaciales están precisamente vigilando el Sol: qué está pasando, si su actividad está aumentando, todo eso. Como estamos en un nivel máximo, requiere atención total. Ahora tenemos muchos satélites que dependen de esto, así que tenemos que monitorearlo todo. Nosotros mismos tenemos nuestro satélite en el espacio”, destaca el especialista en referencia a PerúSAT-1. En este caso, precisó que el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS) es la institución que opera el satélite peruano y que está pendiente de tomar las medidas pertinentes.

PerúSAT-1 es el satélite peruano de observación de la Tierra. Fue lanzado al espacio en 2016. (Foto: Andina)

PerúSAT-1 es el satélite peruano de observación de la Tierra. Fue lanzado al espacio en 2016. (Foto: Andina)

¿Y qué podría pasar?

En el caso de las misiones espaciales, Ray Hidalgo indica que si los astronautas no se resguardan, “sería la misma consecuencia de estar expuestos, por ejemplo, a una explosión nuclear”. Para ello cuentan con una habitación especial que los protege. Y, en el caso de los satélites, señaló que “las precauciones que se suelen tomar pasan por apagar los equipos para evitar sobrecargas y deterioro de los equipos, o ponerlos en estado de mínima energía”.

MIRA: Canadá está abierto a reconocer a Palestina ante un acuerdo de paz en Medio Oriente

Aun así, la tormenta geomagnética es un fenómeno que se puede ver desde la Tierra, pero con mucho cuidado.

Para Erick Meza lo principal es la protección ocular. Indicó que utilizando telescopios con filtros especiales se pueden detectar manchas solares, pero recomendó no mirar directamente al Sol porque podría afectar la visión. El público y los investigadores pueden encontrar información sobre este fenómeno y otros en la página web de clima espacial de Conida AQUÍ.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV “Tenía toda una vida por delante, se fue demasiado pronto” – .
NEXT Más de 170 mil víctimas del conflicto fueron indemnizadas en Colombia – .