Lula destituye al presidente de la petrolera Petrobras tras meses de desacuerdos

Lula destituye al presidente de la petrolera Petrobras tras meses de desacuerdos
Lula destituye al presidente de la petrolera Petrobras tras meses de desacuerdos

Los cambios al frente de la mayor empresa de la mayor economía de América Latina se han producido a una velocidad enorme en los últimos años. El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, destituyó este martes por la noche al máximo responsable de la petrolera, Jean Paul Prates, a quien él mismo nombró al inicio de su mandato hace 17 meses. La salida prematura de Prates, con amplia experiencia en el sector, en el ámbito de las renovables y exsenador del Partido de los Trabajadores (PT), ha sido confirmada por la empresa en una nota en la que el despedido anuncia que está convocando al Consejo de Administración para analizar “el pronto fin” de su mandato. Una ingeniera civil que trabajó en la empresa, Magda Chabriard, se perfila como la próxima presidenta de la petrolera, según la prensa brasileña.

Será el sexto director ejecutivo de la empresa en tres años. Chabriard, de 67 años, trabajó durante 22 años en Petrobras y fue director general de la Agencia Nacional del Petróleo durante la presidencia de Dilma Rousseff, quien también perteneció a la dirección de la petrolera antes de llegar a la cima del poder político.

Los urgentes análisis de la prensa brasileña sugieren que el nombramiento de Chabriard representa un triunfo para los partidarios del Estado, principal accionista de la empresa, que mantienen una actitud intervencionista frente a quienes defienden que prevalezcan las leyes del mercado. El saliente Prates llegó a ser un intermediario entre los presidentes más tecnocráticos de la época de Bolsonaro y los más políticos de la primera fase de Lula en el poder.

El descontento del presidente Lula con el máximo jefe de Petrobras era evidente hace meses. Salió a la palestra en marzo cuando Petrobras anunció unos beneficios de casi 23.000 millones de euros, los segundos mejores de su historia, pero que no distribuiría dividendos extraordinarios, sólo los obligatorios, en contra de la opinión de su máximo representante. La acción se desplomó. En 24 horas, la mayor empresa brasileña había perdido 11.500 millones de euros en bolsa. Lula cree que estos fabulosos beneficios deberían ir más al “pueblo brasileño” y no ser embolsados ​​por los accionistas de la empresa.

Los últimos años han sido realmente turbulentos para Petrobras. El anterior presidente, Jair Bolsonaro, despidió a tres altos ejecutivos de la petrolera durante su mandato. Lula, al regresar al poder en 2023, eligió al ahora despedido Prates como el hombre que debía pilotar la transición energética en la principal empresa del país. Petrobras acaba de cumplir 70 años, tiene una producción diaria de 3,1 millones de barriles, beneficios récord, 56 plataformas, reservas de 10 mil millones de barriles y 45.000 empleados. Llegó al aniversario con planes de explorar la franja ecuatorial frente al Amazonas y recuperarse del trauma (y agujero) provocado por el megaescándalo de corrupción Lava Jato.

Sigue toda la información de El PAÍS América en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Cómo se cocinó el SOFA entre Estados Unidos y Ecuador?
NEXT Joe Biden acusó a China de “hacer trampa” e impedir la competencia leal – .