el embarazo que vino después de tomar la decisión de adoptar y cómo anunciará el sexo del bebé

el embarazo que vino después de tomar la decisión de adoptar y cómo anunciará el sexo del bebé
el embarazo que vino después de tomar la decisión de adoptar y cómo anunciará el sexo del bebé

16 de junio de 202418:41

Escuchar

mercedes lambre Se emociona cuando habla de su barriga en ciernes. Con 14 semanas de embarazo, espera la llegada de su primer hijo el 14 de diciembre y se permite vivir cada momento al máximo. en una charla con LA NACIÓN, la actriz reflexiona sobre la maternidad y dice que también está inscrita junto a su marido en el Registro Nacional de Adopciones. Ella habla de su historia de amor con Ezequiel Freidson y explica cómo su malvado personaje en la serie violeta Cambió su vida. “No fue un embarazo muy planificado, pero hicimos cuentas y nos gusta que nazca a principios de verano. No podía imaginarme despertarme a las 4 de la mañana en pleno invierno (risas). Aún no sabemos si es niña o niño, pero seguramente lo haremos en la próxima ecografía y lo vamos a anunciar con un rostro revelar. Una gran excusa para una reunión, como la fiesta de bienvenida al bebé”, dice la actriz en su casa de Benavídez.

–¿Es cierto que usted también quiere adoptar?

-Sí. Es una vocación que ambos tenemos. Es un tema del que hablamos mucho y el año pasado nos apuntamos. Sabemos cuándo puede ocurrir, pero a veces ser padres adoptivos es cuestión de años. Entonces lo tenemos como un proyecto a largo plazo. Lo dije casi sin pensarlo el año pasado cuando estaba haciendo la obra. es solo sexo Y no pensé que tendría tal impacto. Durante un tiempo los periodistas tuvieron el papel de quienes te cuestionan sobre la maternidad, como esas amigas que te ayudan a pensar en algo que quizás tenías a medio encasillar. Eso fue muy lindo y nos impulsó a inscribirnos en el registro de adopción. No estamos inscritos para recibir sólo bebés o de un determinado género; También puede ser más de uno; Que sean hermanos para no separarlos. No tenemos límites.

Mecedes Lambre y su esposo, Ezequiel, esperan su primer hijo para la segunda semana de diciembre; Aún no saben si será niño o niña.Santiago Cichero/AFV

–Entonces, primero se apuntaron para adoptar y luego quedaron embarazadas…

–Son cosas que llevan tiempo y a partir de ese momento comencé a centrarme en cosas para niños. Pensemos en dejar la adopción para cuando suceda y aprovechemos también el hecho de ser padres biológicos ahora que somos jóvenes, sanos y con ganas de ahora. Porque en este momento ni siquiera me llamaron ni tuvimos el proceso de entrevista y evaluación.

–Lo buscaron y llegó rápido…

–Sí, fue gracioso porque lo hablamos y a la semana quedé embarazada. Fue muy rápido y diría sorprendente porque pensábamos que iba a tardar un poco más.

–¿Cómo estás llevando estos primeros meses?

–Tengo muchas náuseas, vómitos y sueño. Me sentí mucho más conectada con las mujeres en estos pocos meses de embarazo que nunca antes en mi vida. Me sentí mal y tenía esa empatía especial y busqué mamás modelo a seguir que me escucharan y me contuvieran.

“Ya compré todo blanco, en ese sentido estoy muy ansiosa”, dice Mercedes sobre los primeros meses de embarazo Santiago Cichero/AFV

–¿Eres de esas futuras mamás ansiosas que leen y quieren saberlo todo o lo vas viendo sobre la marcha?

–No soy muy curioso, prefiero hablar con mujeres. Internet está lleno de información y no toda es publicación. Prefiero informarme a la antigua usanza y charlar con mi madre, con amigas que fueron madres, con médicos. No quiero que me informen demasiado ni me asusten. Y quiero que todo suceda de la forma más natural. Pero ya compré todo blanco, en ese sentido estoy muy ansiosa. La emoción y pensar en el bebé me lleva a caminar y pensar en comprarle. Ella ya tiene su cuarto y estamos empezando a decorarlo. Me imagino que hay cosas que voy a necesitar y no sé, por eso prefiero ocuparme de lo que sé ahora y ocuparme de lo que no sé a última hora.

–Te casaste durante una pandemia, ¿cómo fue la boda en esas circunstancias?

–Nos casamos en 2020, saliendo de esa primera parte de la pandemia. Ya habían levantado la cuarentena, pero fue una boda con mascarillas que los invitados se quitaron para comer. Llevábamos cuatro años saliendo, no habíamos vivido juntos y queríamos casarnos. Habíamos pensado en casarnos a mediados de 2020 y tener un encuentro sencillo y tranquilo. Pero durante la pandemia estuvimos cinco meses sin vernos porque yo estaba en La Plata con mi familia y él estaba en su casa con los suyos. Pasamos la pandemia separados porque cada uno hizo una cueva con su familia y la carretera Buenos Aires-La Plata estuvo cerrada. Y después de tanto tiempo sin vernos, el reencuentro fue encantador y nos impulsó a casarnos lo antes posible. Nos dimos cuenta de que la vida pende de un hilo y decidimos vivirla juntos.

Hace cuatro años Mercedes se casó con Ezequiel, hermano de una gran amiga suya.Santiago Cichero/AFV

-¿Cómo conociste a?

–Ezequiel tiene una hamburguesería y una cafetería de especialidades en Belgrano, Todos Santos. Es hermano de una amiga que ahora es mi cuñada. Lo conocí en un cumpleaños familiar y hice pis. Y un día fui con mi amiga al bar de su hermano y ahí lo volví a mirar, empezamos a charlar y no pasó nada porque al poco tiempo me fui con violeta en una gira mundial que duró un año y dos meses. La relación comenzó por mensaje de texto, a distancia.

–¿Se volvieron a encontrar y empezaron a salir?

–Sí, así fue. Ya han pasado unos 9 años.

–¿Vas a trabajar este año?

–Trabajo mucho desde casa, en las redes sociales y en la escuela de teatro que tenemos en el centro comercial Remeros Plaza, en Tigre. Recientemente hice la última característica de es solo sexo con el que estuvimos en cartelera durante un año. El trabajo continúa, pero me bajé porque quiero vivir mi embarazo sin hacer trabajos que me obliguen a estar físicamente llena en un lugar por más de seis horas. También me bajé de otra obra que ya estábamos ensayando. Todo lo que requiera poco tiempo presencial es bienvenido. Ya habrá tiempo para lo otro. Ahora prefiero cuidarme y respetar toda la revolución física que tengo. Las mujeres estamos acostumbradas a negar nuestra situación física: si estamos mal no hay que notarlo, si estás embarazada te lavas un poco la cara, te perfumas y sales. Y la verdad es que me siento mal. Prefiero trabajar un poco en las horas que me siento bien y hacer redes sociales, lo que me permite tener un ritmo diferente.. Trabajo en TV desde los 15 años, porque comencé en Utilísima. Todos los tutoriales que hacen hoy en Instagram o Tik Tok los hice en Utilísima y ella fue la modelo que la maquilló y peinó. Llevo 16 años trabajando y puedo tomarme un tiempo en este momento tan especial.

“Si seguía a mi edad haciendo cosas para niños iba a acabar siendo Topa, que me encanta, pero no es lo que quiero para mí”, afirma Mercedes Lambre.Santiago Cichero/AFV

–Fuiste parte de un éxito como violeta¿Sientes que cambió tu vida de alguna manera?

–El cambio fue grande, inesperado, y lo viví con la inocencia de un adolescente, porque tenía 18 años y acababa de salir de la secundaria. En ese momento todo es una aventura y estás abierto a los cambios y a que la vida te sorprenda. Ya no veo el mundo con esos ojos y elijo con un poco más de responsabilidad y fue un cambio enorme y muy ingenuo. Fueron seis años de giras mundiales, teatros y estadios llenos.

–¿Y cómo fue la vida después? violeta? ¿Te costó deshacerte de ese personaje con el que te identificabas para poder seguir adelante?

–Tienes que reinventarte porque tal vez te interese hacer otro tipo de cosas. De todos modos, inmediatamente hice una serie para Nickelodeon llamada Heidi, bienvenida a casa., que también era infantil. Y luego me llamaron para hacer otras cosas, como una película que se llama yo traidor y este trabajo, es solo sexo. Así que terminé de probar lo que significa cambiar de audiencia. Si seguía a mi edad haciendo cosas para niños iba a terminar siendo Topa, que me encanta, pero no es lo que quiero para mí. Entonces, en algún momento tienes que hacer un esfuerzo para cambiar de perfil y hoy es más fácil con las redes sociales que son como tu currículum. Es otra era, en la que puedes manipular tu imagen. Antes tenías que hacer algo muy grande y muy ruidoso para que supieran que querías hacer otra cosa y ahora simplemente borras fotos, haces otro tipo de contenido y listo.

“Lo que más me llevo es la familia que hicimos con los actores y el equipo técnico”, reseña Mercedes Lambre sobre los años en ViolettaSantiago Cichero/AFV

–¿Qué recuerdas de violeta ¿13 años después?

–Lo que más me llevo es la familia que hicimos con los actores y el equipo técnico. Éramos mucha gente trabajando intensamente y todos nos llevábamos muy bien. Después nunca más volví a vivir algo así en un equipo profesional. Es algo que tuve y no me di cuenta hasta que tuve otras experiencias. Fue un proyecto argentino que nos dio la posibilidad de hacer giras mundiales. Es muy difícil que vuelva a suceder porque los actores llenan teatros y cines, pero no estadios. Fue un privilegio enorme.

–¿Sigues en contacto con ellos?

–Sí, todos intentamos vernos al menos una vez al año. Y también hay grupos pequeños que están en Argentina, porque era un elenco internacional. Con ellos somos más conscientes de nuestra vida, compartimos lo que nos pasa. La amistad continúa. Hace poco me reuní con Cande Molfede y Facundo Gambandé, fuimos a cenar y cuando dije que no iba a tomar vino, enseguida se dieron cuenta de que estaba embarazada, porque me gusta tomar una copita. Es extraño ir a cenar y no elegir vino. Fue muy lindo verlos llorar de alegría. Nos amamos. Y a Tini se lo dije por teléfono y ella se puso muy contenta, porque sabe que siempre quiso ser mamá. Cuando regrese de su viaje nos vamos a ver y disfrutar personalmente.

Conozca El Proyecto Confianza
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Jessica Bueno revela cómo llaman sus hijos a Luitingo – .