Del síndrome de fatiga crónica al Covid persistente

Del síndrome de fatiga crónica al Covid persistente
Del síndrome de fatiga crónica al Covid persistente

En Medicina, cuando tenemos problemas para entender algo o para poder clasificarlo, inmediatamente pensamos que no es real o es un invento. Nos pasa con algunas enfermedades en las que, aunque las conocemos, no tenemos evidencia objetiva que las explique y solucionamos el problema negándolas o ignorándolas.

Lo vemos con algunos síndromes (conjunto de síntomas de etiología desconocida). Cuando se trata de síndromes de sensibilización central, como la fibromialgia (FM), encefalomielitis miálgica/síndrome de fatiga crónica (EM/SFC), sensibilidad química múltiple y electro hipersensibilidad, nos provoca algunas molestias al no contar con las pruebas objetivas necesarias. El síndrome de fatiga crónica, también llamado enfermedad de intolerancia al esfuerzo sistémico (SEID), es una afección compleja que surge en personas susceptibles, predominantemente después de una infección viral, pero también después de otros eventos estresantes.

Si tenemos en cuenta que FM y EM/SFC, que comparten síntomas y signos en un porcentaje nada despreciable, tienen todas las pruebas normales, es decir, sin signos objetivos de enfermedad, llegamos a la conclusión de que son patologías inventadas en sujetos con trastornos mentales, ya que a menudo han sido clasificados injustamente. Para algunos pacientes, el término fatiga crónica es controvertido porque puede transmitir una impresión negativa de pereza y, aunque parezca duro, sufren el problema de no poder demostrar su enfermedad, atribuyendo todo a que lo que les pasa está en su cabeza. Esto lleva a los pacientes a un aislamiento sociolaboral y, en ocasiones, familiar, situación totalmente inaceptable, empezando porque muchos médicos desconocen estos síndromes. Esto se refleja en algunas comunicaciones narradas en primera persona o en el libro. Los lugares profundosen el que el autor se refiere al “intruso que hay en mí” cuando relata su enfermedad.

Pero aquí viene el dicho de “todo viene para mejor”, refiriéndose a que como consecuencia del Covid 19, y sus secuelas del Covid largo cualquiera Covid persistente, Parece que la comunidad científica se ha puesto manos a la obra para investigar, y así prestar más atención, al EM/SFC y otros síndromes mencionados anteriormente, ya que ambos comparten aspectos etiopatogénicos y clínicos comunes. Cuando los investigadores buscaron diferencias en la química sanguínea, la función inmune y los biomarcadores, no encontraron apoyo objetivo para demostrar la Covid largo. Nos preguntamos, al no haber parámetros inclusivos… ¿Es un invento? Abordar esta brecha de conocimiento es muy importante para dirigir las políticas de salud pública y las estrategias de atención médica. Covid largo. Ahora podemos hablar de síndromes post-infecciosos agudos inexplicables, refiriéndose a la posible etiología del EM/SFC por el virus de Epstein-Barr o la enfermedad de Lyme, por ejemplo.

Si nos fijamos en sus síntomas comunes, incluyen fatiga (y dificultad para hacer ejercicio), sueño no reparador, difícil concentrarse, dolor musculoesquelético y síntomas generales similares a los de la gripe que aparecen y desaparecen en gravedad. Esta similitud lleva al dilema mencionado anteriormente: “Es una respuesta inmune” o “negación de la enfermedad”. ¿Es un efecto Nocebo?

Según estudios, sabemos que el Covid persistente tiene una incidencia del 10% de los afectados, por lo que la estimación total será de unos 80 millones de casos de Covid largocon algunos pacientes sufriendo daño orgánico continuoen al menos la mitad con un inicio y síntomas muy similares a los de EM/SFC, que surge después de múltiples infecciones desencadenantes.

Posibles estrategias terapéuticas para atacar enfermedades inflamatorias inmunomediadas, como Covid largo y EM/SFC, han pasado de enfoques de amplia especificidad a centrarse en las citocinas y sus receptores, y en fármacos de moléculas pequeñas que se dirigen a las vías inflamatorias.

El gran interés y la prisa por la investigación que se está produciendo actualmente con el Covid prolongado acelerará nuestra comprensión en el estudio de EM/SFC, proporcionando opciones terapéuticas basadas en evidencia. Por ahora, Friedman presentó una hipótesis unificadora de los acontecimientos precipitantes y la superposición de síntomas de estos dos síndromes, con vías fisiopatológicas similares. Estos estudios deberían proporcionar terapias eficientes para estas afecciones y otras que puedan presentar estos síntomas. Los pacientes con EM/SFC han sufrido durante demasiado tiempo, siendo etiquetados y estigmatizados como vagos. Los pacientes con Covid 19 de larga duración no deberían correr una suerte similar. La no aceptación de este desafío se reflejará en graves consecuencias socioeconómicas y clínicas para pacientes, familias y sociedad en su conjunto.

Después de observar la evolución de la pandemia y sus devastadores efectos y síntomas posteriores, hemos reconsiderado nuestro concepto de EM/SFC, que encaja perfectamente con la estela de pacientes afectados tras la Covid largo. Muchos pacientes con EM/SFC han sufrido incredulidad y falta de comprensión por parte de médicos e investigadores y reconozco que aquellos de nosotros que hemos tratado de reforzar y apreciar la realidad de la condición nos hemos encontrado en una ardua lucha para avanzar en el conocimiento en esta área, marcada la mayor parte de las veces como discordante, si no frustrante. Pensamos que hay muchas coincidencias entre Covid largo y EM/SFC, por lo que existe la posibilidad de que sea la misma enfermedad causada por diferentes factores estresantes. Algunos científicos han dilucidado si la fatiga post-viral de los pacientes con Covid largo de duración indeterminada podría convertirse en EM/SFC.

Es de esperar que los avances en la investigación básica sobre Covid largo ayudar a comprender la FM y la EM/SFC, y viceversa, aprovechando los estudios que, aunque deficientes, aportarán alguna evidencia en beneficio de todos estos pacientes. Es necesario y necesario estimular el debate entre los profesionales de la salud, investigadores, gestores y afectados, para el manejo de posibles opciones preventivas y terapéuticas relacionadas con la EM/SFC y el Covid persistente.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV clave necesaria para un mundo más respetuoso • Trabajadores – .
NEXT «El cáncer es una enfermedad prevenible. Dos tercios de todos los tumores podrían prevenirse” – .