La Asociación de Acuarelistas de Antioquia celebra 25 años con una exposición

La Asociación de Acuarelistas de Antioquia celebra 25 años con una exposición
La Asociación de Acuarelistas de Antioquia celebra 25 años con una exposición

16:35

Maestro Fernando Botero Comenzó y terminó su carrera artística pintando acuarelas. Al principio lo hizo influido por las obras de Eladio Vélez y Pedro Nel Gómez, y volvió a ello al final, cuando ya no podía pintar cuadros de gran formato.

Te recomendamos leer: Medellín cuenta con la primera escuela pública de tango del país

Y es por él, y por su amor a esta técnica, que hace 25 años se creó en Medellín la Asociación de Acuarelistas de Antioquia.

“Botero decía que la acuarela era patrimonio cultural antioqueño porque Antioquia se dibujaba en acuarelas cuando aún no había cámaras”, dice Nancy Samur, presidenta de la asociación.

Nancy también dice que la asociación comenzó con una visita del Maestro Botero a Medellín, en 1999. El entonces alcalde, Juan Gómez Martínez, quiso hacerle un regalo, pero Nancy dice que Botero pidió que no le regalen esmeraldas ni oro, sino acuarelasy el alcalde encargó a Nancy que los consiguiera.

Finalmente adquirieron 26 acuarelas de diferentes maestros de la región, y las agruparon en un álbum. Ese fue el regalo y el inicio de la asociación, que comenzó con aquellos 26 acuarelistas. Para celebrarlo realizaron su primera exposición el 22 de mayo de 1999 en la alcaldía municipal.

Han pasado 25 años desde entonces y la asociación sigue celebrando su aniversario con una exposición cada 22 de mayo. Este año, bajo el título El color de la ilusión, se lleva a cabo en la Casa de la Cultura Miguel Uribe Restrepoen Envigado.

La exposición reúne obras de los miembros originales, pero también de quienes han llegado con el tiempo, en este cuarto de siglo, desde uno de los propósitos de la asociación ha sido preservar el patrimonio cultural de la acuarela: difundir la técnica, dar a conocer a los artistas locales y sus obras y mantener vivo el interés por esta técnica en la región.

Quizás te interese: “La literatura no es tan seria, tan solemne”: David Betancourt, autor de Los hijuetantas

Y parece que lo han conseguido. A día de hoy todavía hay 26 asociados, la mitad de ellos están ahí desde el inicio, la otra mitad son nuevos. El gusto por la acuarela sigue siendo el mismo y es contagioso.

–Mi interés por la acuarela está ligado a ese gusto por las raíces, por la historia, por ver de dónde vengo, mis antepasados, las cosas viejas de Envigado, de ese pueblo que realmente ya no existe. Los arrieros, el campo, todos esos personajes que de alguna manera pretendo resaltar. Porque las raíces de la historia de Antioquia están muy ligadas a la acuarela, a las obras de los grandes maestros, a la Expedición Botánica, a la Comisión Corográfica, dice Daniel Díaz Escobar, el menor de los asociados, quien es incluso más joven que la misma asociación.

–La acuarela tiene luz propia, dice Nancy.

Se enamoró de la acuarela viendo al maestro León Posada en Bellas Artes, cuando iba a tomar lecciones de piano cuando era apenas una niña.

–Lo vi y dije, eso es tan difícil y tan mágico. Me fascina. Y le dije al profesor que quería aprender a pintar acuarela, pero me dijo, no, hay que pasar por todas las técnicas. Y así fue, pasé por las técnicas y llegué a la acuarela. Y dije, tenía razón, la acuarela es la técnica más difícil, porque es como si te estuviera hablando en este momento, diciéndote mil cosas con tres palabras, dice Nancy.

–Nancy tiene la acuarela corriendo por sus venas, dice Katia Arenas, otra de las nuevas asociadas.

Comenzó su experiencia con la acuarela en la universidad, estudiando Diseño de Interiores.

–En la época que estudiaba nada fue con una computadora, había que representarlo todo de una forma u otra a través del dibujo. Allí comencé con la acuarela y me encantó. La acuarela tiene algo que decía Nancy, es mágica, te habla. Empiezas a intentar hacer algo, pero ella también tiene personalidad y empieza a soltarse y te sorprende con detalles porque el agua y la tinta te dan cosas que de repente ni te esperabas, dice Katia.

–En la acuarela se libera el espíritu, porque pasas con el pincel y el color como si quisiera extenderse más allá, dice Alba Pérez Pavoni, una de las socias que está ahí desde el principio.

Así, cada uno tiene su propia manera de entender la acuarela, pero todos tienen el mismo propósito que los reúne en la asociación, mantener vigente esta técnica. que ha mantenido el retrato de la región a lo largo del tiempo.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Fabio MacNamara reza a la Inmaculada Concepción – .