El óleo ‘Agustina. 1808’, obra fundamental de la exposición Ferrer-Dalmau en Zaragoza – .

ZARAGOZA. Augusto Ferrer-Dalmau (Barcelona, ​​1960) es conocido por el título de su libro más exhaustivo: ‘El pintor de las batallas’. Así le gusta llamarle su gran amigo Arturo Pérez-Reverte, deslumbrado por un gran cuadro como ‘Rocroi. El último tercio’, centrado en aquella batalla de 1643. La pieza tiene ecos de Velázquez. Pérez-Reverte lo considera “lo mejor de los pintores de batalla españoles vivos” y cree que “su pintura continúa y renueva una tradición clásica que en España, salvo breves excepciones, tuvo poco éxito. Pocos pintores abordaron un género que en Francia tuvo a Meissonier y Detaille, y en Inglaterra a Caton Woodville. Por ejemplo”.

En Aragón, cabe recordar aquí como se glosa en el libro, está Francisco de Goya que fue un excepcional pintor de batallas en dos cuadros antológicos: ‘La carga de los mamelucos’ y ‘Dos de mayo’, que tuvieron lugar en Madrid. .

¿Por qué hablamos aquí de Ferrer-Dalmau y su libro? El pintor de retratos, de batallas terrestres y navales, y de caballos, expondrá del 15 de mayo al 2 de junio en el palacio de la Antigua Capitanía General de Aragón y se reunirá con prensa y público al día siguiente. Manuel Gutiérrez, director de la galería de la Fundación Ferrer-Dalmau, explica que se trata de la exposición itinerante ‘Cuadros para la Historia’, compuesta por la pieza original de ‘Agustina de Aragón. 1808’ y una colección de paneles fotográficos de alta calidad que reproducen algunas de sus obras más conocidas; También se incorporan algunos logros de los últimos tres años. “Aunque empezó en las marinas y pasó al paisaje urbano, ha acabado especializándose en un género denostado y ha realizado piezas impresionantes”, afirma.

El cuadro ‘Agustina. 1808’, centrado en la Guerra de la Independencia.
Augusto Ferrer-Dalmau.

Originales, fotografías y esculturas.

«Actualmente estamos trabajando en un proyecto para una exposición integral en Madrid. Su libro-catálogo ‘Augusto Ferrer-Dalmau. El Pintor de Batallas’ apareció en Madrid 2017 y va por su sexta edición. Del catálogo de Velázquez, es el libro de un pintor más vendido en España desde hace un cuarto de siglo”, afirma Manuel Gutiérrez, director de la galería Fundación Ferrer-Dalmau.

Además, se expondrá una colección de escultura histórica de personajes como El Cid, Pizarro, Hernán Cortés, Isabel la Católica, etc. «La creación de la fundación ha sido muy importante. Ferrer-Dalmau tiene numerosos encargos y proyectos por delante y, ante el éxito e interés de este tipo de pintura, quiere dejar un legado. Por eso ha creado un Taller de Jóvenes Artistas que están retratando a los 22 reyes de España. Y acaban de hacer dos retratos, de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, que se instalarán en Boadilla, en el palacio neoclásico del siglo XVIII que fue residencia del infante don Luis y donde se hospedaron Goya y el músico Boccherini”, señala. dice. Nacido en Barcelona en 1960 e hijo de un pintor y bibliófilo (descendiente de un militar), dibujante de milicias desde joven y autor del libro ‘Batallón Romano’, Augusto Ferrer-Dalmau se interesó por el cómic, las marinas, más tarde por pinturas de paisajes urbanos al estilo de Antonio López, con ese realismo ligero y mágico, pero poco a poco inclinándose hacia episodios de guerra.

Como afirma la doctora en arte María Fidalgo, confesó en algo parecido a un autorretrato: «Soy mucho más soldado que pintor. Los cepillos son mis armas para luchar, para dar a conocer nuestra gloriosa historia militar, que los jóvenes, y los no tan jóvenes, sientan orgullo de raza, que sepan que gracias al esfuerzo de muchos siglos de conflicto España es lo que es, una nación líder en el mundo. No estamos donde estamos por casualidad: los cementerios, las fosas comunes y el mar están sembrados de huesos de hombres honestos que dieron su vida por nosotros.

«España es lo que es, una nación puntera en el mundo. No estamos donde estamos por casualidad: los cementerios, las fosas comunes y el mar están sembrados de huesos de hombres honestos que dieron su vida por nosotros.

María Fidalgo asegura que su “escenario de paisaje será una experiencia crucial” para consolidar un estilo que estaba por llegar: “Un estilo de perfecta fusión de paisajes, hombres e historia y en el que los caballos tienen un papel especial”. Y recuerda también que en este momento él es el “creador de una nueva tendencia pictórica: la histórico-militar”.

Inventario de conflictos

‘La Batalla de Belchite’. 1937.
Augusto Ferrer-Dalmau.

Vinculado por el parentesco familiar con el carlismo, se reproducen piezas como su favorita ‘El Milagro de Empel’, “Creo que es la historia de heroísmo que mejor nos representa”, pero también hay obras de la Guerra de los Cien Años, los Tercios de Flandes, la Guerra de la Independencia o las aventuras marítimas. Además de su cuadro de Agustina de Aragón, también pintó ‘La Cincomarzada’, ‘La Batalla de Belchite’ o ‘Pedro II de Aragón’.

«Pon a un español en el lugar adecuado y lo imposible dejará de serlo, porque lo que nadie puede prever es lo español. Somos los peores y los mejores del mundo; Fuenteovejuna y el último de Filipinas”, afirmó el pintor barcelonés.

Quizás por eso añade también como estética artística y vital: «No puedo pintar si no siento. Heroísmo anónimo, altruismo, valentía… son cosas que me entusiasman en el sentido creativo de la palabra.

María Fidalgo dice que Ferrer-Dalmau practica “Un estilo de perfecta fusión de paisajes, hombres e historia y en el que los caballos juegan un papel especial”. Y recuerda también que en este momento él es el “creador de una nueva tendencia pictórica: la histórico-militar”.

EL LIBRO

‘El pintor de las batallas’. Augusto Ferrer-Dalmau. Prólogo de Arturo Pérez-Reverte. Ediciones y Escultura Histórica. Madrid, 2017. Sexta edición en 2024. 478 páginas.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La fotógrafa que creció entre Pasolini y Visconti, es suegra de Carolina de Mónaco y viaja a la Antártida para defenderla
NEXT Santa Cruz exhibe, hasta el 9 de junio, el cuadro ‘Cabeza de venado’ de Velázquez