HISTORIAS DE MÁLAGA | El genial pintor malagueño José Moreno Carbonero – .

HISTORIAS DE MÁLAGA | El genial pintor malagueño José Moreno Carbonero – .
HISTORIAS DE MÁLAGA | El genial pintor malagueño José Moreno Carbonero – .

El genial pintor malagueño José Moreno CarboneroDiputación Provincial de Málaga

Uno de nuestros hijos malagueños más brillantes y laureados, de fama internacional, fue el perchelero José Moreno Carbonero. Prolífica y meritoria es la labor de este distinguido pintornacido en Málaga el 24 de marzo de 1860, hijo de José Moreno Delgado y María del Rosario Carbonero Romero.

Pertenecía a una familia humilde del antiguo barrio de Perchel a quien por sus grandes dones, el maestro Bernardo Ferrándiz Bádenes adoptado y dirigido durante sus años de aprendizaje en la Escuela de Bellas Artes de Málaga.

Su clara inclinación y dominio del dibujo y la pintura le llevaron desde muy temprana edad a destacar entre todos los alumnos del maestro Ferrándiz e incluso entre la plétora de artistas de la época.

Con la ayuda de su protector ingresó a la Escuela de Bellas Artes en 1870. Por un corto período el maestro fue limando aquellas pequeñas y delicadas manos del joven con su exquisita maestría.

Dos años después, se registra en la historiografía malagueña un hecho peculiar que a nuestro juicio merece ser reflejado y en el que intervienen Bernardo Ferrándiz y su pupilo. José Moreno: Con sólo 12 años y dos años desde que ingresó a la Escuela realizó una de sus obras más destacadas llamada ‘La posada de la corona’.

José Moreno Carbonero en su casa de Madrid.

Con ella, su profesora y mentora quería que participara en una exposición de pintura que celebraba el Sociedad del Liceo en 1872.

Esta institución cultural, punto de encuentro de artistas, poetas y escritores, estaba ubicada en la calle Marqués de Valdecañas, en unos antiguos terrenos donde se Convento de San Francisco.

El Liceo propuso abiertamente realizar un concurso regional de pintura del 2 al 17 de junio de ese año.

Asistieron un gran número de artistas de renombre con sus obras y un gran número de público.

En el certamen el maestro presentó a su nuevo y destacado alumno y su obra fue un rotundo éxito entre lo mejor de la sociedad malagueña de aquellos días.

El joven José Moreno Carbonero presentó en esta ocasión dos obras, la primera ya descrita y la segunda, titulada ‘El Estudio de Ventorrillo’. Con su primera obra obtuvo medalla de oro en esta exposición, y con la segunda se vendió por 1.000 pesetas.

Pasiones y envidias

Ante el éxito obtenido por el pequeño pintor, algunos de los pintores miembros del Colegio del Liceo que exponían se quejaron ante el maestro de la clara exaltación de la obra del joven, en perjuicio de los demás expuestos, y creyeron que su la imparcialidad era ofensiva -No olvidemos que el valenciano Ferrándiz impartía clases en el Liceo como profesor de colorismo.

Luego de algunos disturbios y escenas violentas, la cuestión quedó zanjada dado el grado de autoridad, criterio y prestigio del maestro.

Desde aquella primera intervención, La figura de José Moreno desató pasiones y envidias en muchos de los participantes.

La clara y contundente defensa que el maestro hizo de su joven alumno no pasó desapercibida para el magnate y empresario Antonio Campos Garín, quien puso sus ojos en la brillante carrera artística de José Moreno y pensamos que, muy posiblemente, pudo haber influido. a través de su cargo de diputado provincial, en algunos momentos decisivos de la carrera del joven pintor.

Retrato de José Moreno Carbonero.

También cabe señalar que Campos Garín Era un entusiasta de las obras artísticas y su acercamiento a este mundo le permitió adquirir una excelente colección de pinturas de reconocidos pintores.

En 1873 el pintor Moreno Carbonero realizó una viaje a marruecos donde realizó varios óleos y bocetos con motivos africanos, muy buscados por la evidente clientela que ya tenía. Entre ellos, el magnate adquirió uno de esos tejidos. Carlos Larios.

Al año siguiente participó en una exposición retrospectiva organizada por el Liceo con varias obras y una de ellas fue comprada por el Ayuntamiento.

Su solidez en el dibujo y destreza sobre el lienzo fueron forjando la figura de un gran pintor competitivo que participa en continuos concursos de pintura, con gran exito En la mayoría.

Un año después, gana el premio Barroso consistente en una determinada cantidad económica y al siguiente, 1875, participó en la exposición nacional de Madrid con varios lienzos. En este certamen obtendría un tercer premio, consistente en una medalla de plata, por el trabajo titulado ‘Una parada en una finca’.

Pensiones para París y Roma

Al año siguiente, el Diputación Provincial de MálagaEl 5 de junio, por mediación de su maestro, el catedrático de la Academia de Bellas Artes de San Telmo Bernardo Ferrándiz y con la influencia del político Campos Garín, concedió al joven Moreno Carbonero una pensión con la que podría estudiar pintura en París, en el taller del célebre profesor Juan León Gerome.

En 1878 participó en la Exposición Nacional donde obtuvo la segunda medalla. Posteriormente viajó a Sevilla, tierra natal de Velázquez, donde conoció las obras de los artistas. Madrazo, Fortuny y Rico.

Una vez más presenta unas obras con las que obtiene una pensión, esta vez para estudiar en Roma. En 1881, a su regreso de Italia, donde había logrado pintar una de sus mejores obras, ‘El sueño del príncipe de Viana’, participó con ella en la exposición nacional de Madrid y ganó su primera medalla de oro nacional. El lienzo fue adquirido por Museo del Prado para tu galería de arte..

Unos años más tarde fue contratado por el Liceo de Málaga junto a otros artistas consagrados como Denis, Ocón y Martínez de la Vega encargarse de la decoración de los techos de la sala denominada ‘el Senado’.

El filántropo Antonio Campos Garín, atento desde hacía años a la carrera del joven perchelero, le encargó una obra por la que cobró 2.000 pesetas. Consistía en el lienzo’El Día de San Antón o la bendición de los animales en Valencia’con el que participó en el concurso nacional en Madrid.

Entrada de Roger de Flor en Constantinopla, encargado por el Senado al abrigor Moreno Carbonero.

Pintor internacional y el Senado.

En 1884 los éxitos continuaron con exposiciones en Múnich, Chicago, San Luis, Viena y Roma en el que obtuvo premios y medallas y se consagró así como un excelente pintor internacional.

Asimismo el Senado Español, en 1888 pidió a los artistas más conocidos del momento una obra para revestir sus estancias: José Moreno Carbonero participó con la interesante obra histórica ‘La entrada de Roger de Flor en Constantinopla.’

Años después, España se estremece con la noticia del asesinato del estadista Don Antonio Cánovas del Castillo el 8 de agosto de 1897.

José Carbonero, consciente de que la Diputación de Málaga quería colocar un retrato de Cánovas en la sala de reuniones de la Aduana, escribió al presidente el 14 de agosto miguel morales hidalgo y se ofreció a pintarlo gratuitamente, un acto de generosidad que la Diputación hizo patente en su diario de sesiones.

Con el paso de los años, Moreno Carbonero obtuvo diferentes títulos, distinciones y favores: Fue nombrado académico de la Real Academia de San Fernando en 1896, catedrático de Pintura en Madrid, miembro de honor de distintas instituciones y asociaciones culturales de varias provincias, Cruces de Alfonso XII, Isabel La Católica y Carlos III…

Después de instalarse Madrid, se dedica de lleno a la creación del retrato y destaca enormemente por su fina percepción de la realidad. Durante esos días también recibió encargos de importantes instituciones, incluido el citado Senado, con varios trabajos históricos.

En 1914 se casó Rosario Castel y Supervielle con quien tenia José Moreno Carbonero y Castelcasado a su vez con María Josefa de Travesedo y Silvela, sin sucesión.

Busto de José Moreno Carbonero, Jardines Puerta Oscura.

A pesar de tener su residencia en Madrid, siempre que podía visitó su ciudad natal Málaga, donde en ocasiones participaba en eventos organizados por sus amigos. En uno de ellos en 1928 y siendo alcalde el Dr. Gálvez Ginachero se le rindió un homenaje en el que se le nombró Hijo predilecto del Málaga.

Su prestigio Como pintor, le permitió interactuar con la alta burguesía y la aristocracia, quienes lo mimaron hasta sus últimos días y le solicitaron diversos trabajos. Nuestro famoso malagueño Murió en Madrid el 15 de abril de 1942.

Años más tarde, en 1973, su nuera, María Josefa de Travesedo, donó todo un legado formado por piezas personales del genial pintor a la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, para ser expuesta en uno de los habitaciones de la Museo de Málaga.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Condominio Riverside / MJARC Architects –.
NEXT Un paseo entre parques y cuadros al óleo con Rosa Torres – .