El mar Tirreno conecta Arqva con El Prado – .

El mar Tirreno conecta Arqva con El Prado – .
El mar Tirreno conecta Arqva con El Prado – .

El mar Tirreno conecta Arqva con El PradoIván Urquízar

Él Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqva) de Cartagena presentó ayer en sus salas la primera de las obras con las que el Museo Nacional del Prado inaugura, junto a Telefónica, el nuevo proyecto de préstamo ‘El arte que conecta’a través del cual sus colecciones se exhibirán temporalmente en 18 localidades de todo el país.

El Arqva ha sido una de las salas de exposición de estas obras itinerantes y, hasta el 28 de abril, acogerá ‘El embarque de Santa Paula Romana’por el maestro barroco francés Claudio de Lorena (1600-1682). La escena, una vista del puerto, ilustra el embarque de Santa Paula en Ostia, despidiéndose de sus hijos. Santa Paula vivió en Roma en el siglo IV d.C. C. y tras repartir sus riquezas entre los pobres se dirigió a Belén para seguir la vida de eremita bajo la guía de San Jerónimo.

En la presentación del lienzo participaron ayer el propio director de Arqva, Rafael Sabio, junto a la subdirectora de Museos Estatales, Leticia Sastre; el coordinador general de Conservación del Museo del Prado, Víctor Cageao; y el gerente de Telefónica para el Territorio Mediterráneo, José Manuel Plaza.

La exposición puede verse en Horario habitual de apertura del museo de Cartagena.: Martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas; y domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas. No obstante, también habrá visitas guiadas todos los sábados de este mes. Así, el día 6 la visita comenzará a las 11:30 horas, mientras que el día 13 comenzará a las 17:00 horas. Los días 20 y 27 se repetirá el horario a las 11:30 y 17:00 horas, respectivamente. Todos información y registro Para estas visitas deberán realizarse a través del correo electrónico [email protected].

La obra de Claudio de Lorena es la que inaugura el recorrido de las joyas del Museo del Prado por todo el territorio nacional en 18 localidades. La intención es invitar a los ciudadanos a contemplarlos, convirtiéndose en generador de actividad cultural local. Se trasladarán obras de Velázquez, Goya, Rubens o Murillo, aunque en Cartagena sólo se podrá ver la de De Lorena.

La relación entre el cuadro expuesto en el Arqva y la ciudad, Cartagena, que lo acoge es clara: su mar y su puerto. Y es que el maestro del barroco francés plasma en su obra la salida del santo de los muelles mediterráneos de Ostia, en el mar Tirreno, aunque plasmada de forma fantástica. Un óleo sobre lienzo que se centra, como la mayoría de la obra de De Lorena, en el paisaje, a pesar de que su título se centra en la noble viuda romana.

El trabajo es parte de la comisión que Felipe IV hizo pintor al pintor en 1635 y que está formado por ocho lienzos que estarían destinados a decorar el Palacio del Buen Retiro de Madrid, con escenas de santos y pasajes del Antiguo Testamento.

Una luz que inunda

En el cuadro que desde ayer se muestra en Cartagena, De Lorena sigue el discurso habitual de sus obras, recreando una arquitectura grandiosa y monumental, algo que queda más que evidente en el colosal templo dórico a la izquierda del óleo y en el resto de palacios y fortalezas que forman parte del mismo. Sin embargo, al pintor francés no le interesaba aquí mostrar de forma precisa y correcta la antigüedad, sino representar una imagen nostálgica que evocara la imagen de grandeza, equilibrio y serenidad que se tenía de la Roma Imperial. Por ello, el artista incorpora barcos mercantes de su época para construir los barcos que se representan.

Finalmente, el autor muestra una imagen plácida y bucólica de esa ciudad romana que bordea el mar Tirreno mientras se funde con la luz del atardecer. De hecho, la luz es un elemento clave en el arte de Claudio de Lorena. Esto inunda todo el cuadro, reflejándose en el mar, resaltando los edificios y desdibujando los que hay en el horizonte.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Zaragoza tendrá una Isla de los Museos como Berlín, un Paseo del Arte como Madrid
NEXT Rossend Torras, el fotógrafo aficionado más profesional de Barcelona – .