Cómo un detective de homicidios resolvió uno de los mayores fraudes artísticos del mundo

Cómo un detective de homicidios resolvió uno de los mayores fraudes artísticos del mundo
Cómo un detective de homicidios resolvió uno de los mayores fraudes artísticos del mundo
La inusual investigación de un detective de homicidios reveló el mayor fraude de arte en Canadá que involucra falsificaciones de la obra de Norval Morrisseau. (Instituto de Arte de Canadá)

A principios del siglo XXI, la arte indígena canadiense estaba en un apogeo de aprecio y reconocimiento sin precedentes, personificado en la figura de Norval Morrisseauun artista anishinaabe apodado como ““el Picasso del Norte” quien había creado un puente entre las tradiciones europeas e indígenas a través de la Escuela de Arte Forestal. Morrisseau no sólo logró traspasar las fronteras de su comunidad sino que también se consolidó como un pilar en la Galería Nacional de Canadá: Fue el primer pintor indígena que realizó allí una exposición individual. Su obra rescató y preservó una riqueza cultural que había estado a punto de ser silenciada.

En seguida, Morisseau Fue protagonista de un escándalo sin precedentes. Corría el año 2001 cuando el artista descubrió que una casa de subastas en Toronto había comercializado 23 de sus obras sin su consentimiento. No pasó mucho tiempo antes de que comprendiera que era falsificaciones. “Yo no pinté esos acrílicos”, declaró en una carta, reproducida por Revista Smithsonian.

Pero las obras que Morrisseau negó haber pintado habían sido vendidas como auténticas por un subastador que afirmó no tener motivo: ya había vendido 800 más, sin una sola queja de los compradores. La voz del artista, gravemente afectada por la enfermedad Parkinson, se levantó no sólo en defensa de su legado, sino también de la integridad del arte indígena. La respuesta de la ley a su protesta fue casi nula.

Norval Morrisseau fue un artista anishinaabe de Canadá, apodado “el Picasso del Norte”. (Finca Norval Morrisseau)

No sería hasta años después de la muerte de morrisseauen 2007, cuando un grupo de investigadores, liderados por un detective de homicidios de Bahía del Trueno, Ontario, se centraría en descubrir la magnitud de este engaño. Lo que encontraron fue sorprendente: el fraude no sólo fue extenso en número, sino también en ganancias, llegando a ser posiblemente el fraude artístico más grande jamás visto, no solo en Canadá sino en el mundo.

En 2001, el Real Policía Montada de Canadá (RCMP) cerró el capítulo sin identificar pruebas definitivas que respalden las acusaciones del artista. Pero en 2019 un giro inesperado en la trama volvió a poner el caso en el punto de mira. Al frente de esta nueva etapa de la investigación estaba un Detective de homicidios de Thunder BayOntario, cuyo enfoque crítico y refinada metodología, posiblemente inspirada en su experiencia en campos completamente ajenos al arte, comenzó a desentrañar la compleja red criminal.

Jason Rybak vi un documental sobre el misterio, no hay falsificaciones, y pensé en darle nueva vida al caso. Se dio cuenta de que, para comprender verdaderamente la magnitud de la operación, debía seguir el dinero, los falsificadores y las ventas. Así logró exponer la magnitud del fraude que había plagado el legado de Morrisseau durante años.

La obra de Norval Morrisseau conservó una riqueza cultural que estuvo a punto de ser silenciada. (Instituto de Arte de Canadá)
La obra de Norval Morrisseau conservó una riqueza cultural que estuvo a punto de ser silenciada. (Instituto de Arte de Canadá)

Rybak utilizó un enfoque metódico, que recuerda a su experiencia en casos de homicidio, para reabrir la investigación inconclusa. Comenzó a reconstruir meticulosamente la vida y obra de Morrisseau, y a cruzar esta información con registros de compras y ventas de obras de arte supuestamente creadas por el artista. Junto con un equipo de investigadores y en ocasiones apoyado por el Asociación del Patrimonio Norval Morrisseau y varios coleccionistas afectados, entre ellos Kevin Hearn del grupo damas desnudasdescubrió discrepancias e irregularidades.

Su trabajo, apoyado en la exploración de demandas civiles y la acumulación de pruebas, descubrió una Mecanismo de fraude que funciona desde hace décadas.y eso había implicado la falsificación y venta de cientos, o tal vez miles, de obras falsamente atribuidas a morrisseau.

Gary Lamont y David Voss Surgieron como figuras centrales en esta trama. Según la investigación, estaban involucrados en la producción y distribución a gran escala de obras falsificadas, muchas de las cuales fueron vendidas como auténticas a coleccionistas desprevenidos de todo el mundo. La investigación reveló que Lamont y Voss no operaban solos: Lideraron una red que involucró a otros miembros activos en diferentes fases del proceso de fraude, desde la pintura hasta la venta final.

Norval Morrisseau fue el primer pintor indígena en realizar una exposición individual en la Galería Nacional de Canadá. (Instituto de Arte de Canadá)
Norval Morrisseau fue el primer pintor indígena en realizar una exposición individual en la Galería Nacional de Canadá. (Instituto de Arte de Canadá)

rybakcasi como un biógrafo, siguió la vida nómada de morrisseau y entrevistó a muchos de aquellos que se cruzaron con el artista. De este modo logró demostrar que, contrariamente a lo que afirmaban algunas galerías, Morrisseau no habría podido realizar las impresiones que se vendieron con su nombre en los años 1970 y 1980. Durante esos años no trabajó tanto, y cuando lo hizo su enfoque artístico era significativamente diferente al de los acrílicos vendidos.

El detective y su equipo desarrollaron una práctica de discernimiento casi artístico: se convirtieron en críticos e historiadores, y con el tiempo aprendieron a distinguir las técnicas y estilos de Morrisseau. Esta capacidad de identificar discrepancias estilísticas proporcionó la herramienta necesaria para comenzar a separar las obras reales de las falsas. Con el apoyo de los recursos policiales provinciales de Canadá e incluso del equipo de fraude artístico del FBI, logró establecer conexiones que iban más allá de las fronteras de Ontario y Alberta.

David VossSegún las conclusiones de Rybak, había orquestado este engaño en torno a mil novecientos noventa y seislanzar una operación, creó estas obras y las grabó. Gary Lamontpor otra parte, este fraude pareció observarse y en 2002 comenzó su propio círculo de falsificaciónun impulso para la expansión de este mercado ilícito. LamontInteligentemente, puso fotografías en su sitio web que lo mostraban con Morrisseau, una forma de validación para los compradores potenciales.

Norval Morrisseau poco antes de su muerte, mientras observaba obras para establecer si eran suyas o no. (Finca Norval Morrisseau)
Norval Morrisseau poco antes de su muerte, mientras observaba obras para establecer si eran suyas o no. (Finca Norval Morrisseau)

La trama se complicó con la aparición de un tercer cómplice, anónimo porque murió antes de ser acusado, que difundió el fraude por todo el sur de Ontario con un tercer anillo falso alrededor de 2008.

Las pruebas reunidas demostraron que todas las operaciones juntas posiblemente fabricaron decenas de miles de obras falsascon ganancias de decenas de millones de dólares, de los cuales morrisseau No recibió ni un centavo. Los allanamientos realizados por la policía Bahía del Trueno en las residencias de Lamont y Vossdonde se descubrieron cientos de obras falsas, ponen en perspectiva la magnitud de la operación.

Lo más inquietante fue descubrir que incluso reconocidas instituciones artísticas habían sido víctimas de este fraude, y habían exhibido o adquirido obras falsas bajo la creencia de que eran auténticas. Este capítulo culminó con la acusación formal y arresto de ocho involucrados en redes de fraude, con Lamont y Voss entre los principales acusadoscon cargos que van desde falsificación hasta fraude y posesión de propiedad robada con intención de venderla.

Lamont, quizás el actor principal de la extensa red de engaños, reconoció su papel: expresó “mucho arrepentimiento y arrepentimiento” por sus acciones y se declaró culpable de defraudar al público en más de 5.000 dólares canadienses. La cifra, aunque alejada de la realidad, fue suficiente para que Lamont recibiera una pena de cinco años de prisión.

Investigadores y coleccionistas luchan por preservar el auténtico legado de Morrisseau. (Finca Norval Morrisseau)
Investigadores y coleccionistas luchan por preservar el auténtico legado de Morrisseau. (Finca Norval Morrisseau)

La operación de rybakque duró más de dos años y medio y en el que participaron casi 100 agentes que entrevistaron a más de 270 personas, confiscaron 1.000 obras falsificadas, un ejemplo de la envergadura del caso que entró en la historia de las grandes estafas de arte.

morrisseau Murió sin conocer la enormidad del fraude, inmerso en la injusticia de una investigación inicial sin conclusiones. “El Picasso del Norte” nació en los años 30, en lo más profundo de los bosques que rodean Bahía del Trueno. Criado por sus abuelos en una reserva estrecha y sometida, Morrisseau absorbió la dualidad de un mundo donde la espiritualidad y la vida cotidiana se entrelazaban; Su abuela, católica devota, y su abuelo, chamán, le inculcaron una perspectiva plural de la existencia humana y espiritual.

la tragedia de escuelas residencialesaquellas instituciones creadas para asimilar por la fuerza a niños indígenas a la cultura cristiana blanca dominante en Canadá, no pasó por alto a Morrisseau. A los seis años fue arrancado de su entorno familiar y sumergido en un sistema donde el abuso (físico, emocional y sexual) abundaba. Estas experiencias marcaron a Morrisseau.

Al regresar a la reserva de sus abuelos, morrisseau Encontró en el dibujo y la pintura un refugio y una forma de resistencia. A pesar de las restricciones culturales impuestas tanto por las autoridades canadienses como por su propio pueblo, que desaprobaban la representación visual de las tradiciones sagradas anishinaabe, Morrisseau creó un estilo completamente nuevo, más tarde conocido como el Escuela de Arte Forestal. Sus obras, llenas de color y vida, representaron un cosmos donde humanos, animales y plantas comparten un mismo plano espiritual, visible gracias a su singular uso de las líneas negras.

Una herramienta de inteligencia artificial permite identificar las obras de Norval Morrisseau: cuanto más grandes sean los cuadrados rojos, mayor será la probabilidad de falsificación. (Finca Norval Morrisseau)
Una herramienta de inteligencia artificial permite identificar las obras de Norval Morrisseau: cuanto más grandes sean los cuadrados rojos, mayor será la probabilidad de falsificación. (Finca Norval Morrisseau)

El reconocimiento no tardó en llegar. En 1962, Morrisseau irrumpió en la escena artística en Toronto, al presentar su obra en una galería contemporánea: fue el primer pintor indígena en lograrlo. Todas las piezas se vendieron el primer día.

Morrisseau navegó hacia el estrellato con una mezcla de indiferencia hacia el materialismo y una pasión dedicada por el acto de crear. Este desinterés le llevó, en ocasiones, por caminos oscuros, como su implicación con la mafia, que explotaba su nombre y su talento.

El fraude del que fue víctima al final de su vida tuvo un impacto decisivo en el mercado del arte e impuso un velo de desconfianza sobre las obras que llevan su nombre. Coleccionistas y galerías, anteriormente deseosos de adquirir piezas del Escuela de Arte Forestal, se enfrentan ahora al dilema de validar doblemente la autenticidad de cada obra. Esto ha enfriado no sólo el mercado de Morrisseau sino también el de otros artistas indígenas.

En términos culturales, el daño fue igualmente significativo. Morrisseau, a través de su arte, buscó construir un puente entre la cultura indígena y el resto del mundo, como una ventana a las ricas tradiciones de los Anishinaabe. Las falsificaciones, al carecer de una conexión genuina y una comprensión profunda de estas tradiciones, trivializan y comercializan elementos sagrados de la cultura indígena, perpetuando su marginación.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV AD ¡Abril ya está aquí! La casa de Juliana Awada en la Patagonia, el futuro dibujado por Norman Foster, el departamento de Marta Vilallonga… – .
NEXT RICARDO FLECHA | El barrio Olivares de Zamora tendrá una nueva escultura de Ricardo Flecha