El artista ovetense Juan Falcón recrea “la obra viva” de Legazpi con una exposición en As Quintas – .

El artista ovetense Juan Falcón recrea “la obra viva” de Legazpi con una exposición en As Quintas – .
El artista ovetense Juan Falcón recrea “la obra viva” de Legazpi con una exposición en As Quintas – .

Dos artistas asturianos enlazan su obra por caminos paralelos y tiempos divergentes. Utilizando material técnico y de taller legado por la descendencia del artista José Legazpi (Bres, Taramundi, 1943-Oviedo, 2019), Juan Falcón (Oviedo, 1983) ideó dar vida a “un cadáver exquisito”, un juego que sustituye a las palabras que extraen de una imagen muchas otras para objetos con los que crear arte. El resultado, un homenaje y fábrica de ideas compartidas, podrá verse el sábado a partir de las 19.00 horas en la sala de exposiciones de As Quintas (La Caridad) en el inicio de su temporada artística. Legazpi es el autor de la “Estela”, escultura que se entrega a los premiados como “Asturiano del mes” de LA NUEVA ESPAÑA.

Falcón afirmó ayer a este diario que “Un mundo simbólico” es el resultado del “trabajo más personal que he hecho hasta ahora”. Seguí muy de cerca la obra de Legazpi pero no fue hasta sus últimos años cuando conectamos, casi siempre a través de las redes sociales en las que él era muy activo. Conocía a su hijo desde muy joven, de otro ámbito, la música y algunos amigos en común”.

Cuando se iniciaba en el arte, recuerda Falcón, “siempre que podía le preguntaba por su padre y me interesaba lo que hacía. Llegó el momento de encontrarnos y fue en la exposición que realizó junto a los estudiantes de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, dirigida por la profesora Ana María Fernández. Posteriormente nos volvimos a encontrar en la exposición de la Junta General del Principado (2018). Pronto llegó su fatal muerte y no tuvimos la oportunidad de volver a vernos.

Un vínculo de confianza

Una pérdida que no excluye descubrir un vínculo especial que Falcón dibuja así: “Tengo la sensación de haber pasado más tiempo con él, la confianza que fortalecimos fue tal que no creo que me hubiera perdido nada. Después de su muerte, un día me llamó Diego, su hijo, quería reunirse conmigo para entregarme algunos materiales de su padre. Llegó al estudio y dejó varias cajas de pinturas al óleo de una amplia gama de colores, lápices, bolígrafos, portaminas de diversos espesores y herramientas de modelismo, muchas de ellas fabricadas por él. él mismo o manipulado para ofrecer un mejor uso. Unos minutos después sentí que debía hacer algo con esos materiales, un homenaje al legado de su obra. Percibí una energía en esos objetos, me transmitieron una fuerza y ​​pensé: ‘De estas pinturas y herramientas surgirá una obra viva, quiero representar la herencia de los artistas del pasado a los del futuro’. Su ausencia es una presencia a través de los objetos vividos. Utilicé sus colores recién salidos del tubo, sin mezclar, sobre arpillera superpuesta a lienzo, un tejido rugoso, naturalmente basto, pero muy resistente, que fija muy bien la pintura.

Legazpi, señala Falcón, “utilizó las técnicas ancestrales y los materiales más puros, los transformó y realizó piezas verdaderamente innovadoras, dispositivos únicos. Entonces quise manipular lo que tenía en mis manos, como lo habría hecho él. En cuanto a las esculturas, la opción principal fue el barro, arcilla con mucha textura, proveniente directamente de la tierra. Utilicé sus herramientas para modelar las formas y obtener las texturas. Todo conforma un cosmos único, un mundo en el que cada elemento tiene su símbolo, y un todo, donde Nosotros somos lo que hemos vivido, nuestro pasado y presente continuo”.

La exposición se enmarca en el circuito regional de artes plásticas “Asturies Cultura en Rede” en colaboración con el Ayuntamiento de El Franco y la Asociación de Amigos de As Quintas. El artista ovetense explica que se proyectó como un trabajo interdisciplinar “en el que colaboro con mi hermana Lucía Falcón en el comisariado, el texto fue escrito por Gabino Busto Hevia, conservador del Museo de Bellas Artes de Asturias, Sergio Llunik en el diseño de imagen y catálogo y Erika Anes en fotografía. Cada uno de los pasos fue fundamental en la creación y el apoyo de otros profesionales crea y fortalece una red en las artes plásticas. No sólo me interesa la red entre profesionales, sino también el apoyo de otros agentes y amigos, vital en la evolución de un artista, por eso la exposición está dedicada a todas aquellas personas cercanas que creen en la cultura y el arte como activos para una sociedad mejor.

Gabino Busto explica en el catálogo que “Un mundo simbólico” ilustra “sobre el afán investigador y la versatilidad creativa de Juan Falcón, un artista multidisciplinar con “una personalidad artística que, regido por la curiosidad y el emprendimiento, no deja de investigar los innumerables misterios del arte”. .

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Estas son las preguntas que se haría un arquitecto al visitar una casa antes de comprarla
NEXT La española ARK Architects gana el diseño de dos megavillas en la isla artificial de Hudayriyat (Abu Dhabi)