Dos tablas del gótico ‘aragonés’, a subasta en la sala Ansorena de Madrid – .

Hace dos años, en enero de 2022, el pueblo de Anento se convirtió, involuntariamente, en noticia cultural. En apenas unas horas, una tabla gótica que iba a subastarse en Madrid pasó de ser “la única que faltaba” del magnífico retablo de Blasco de Grañén que atesora su iglesia, a convertirse simplemente en un cuadro atribuido al maestro del gótico. cuadro.

Esta tabla, que representa una ‘Ángel de la Pasión con farol’ y mide 89,5 x 29,5 centímetros, Se venderá al mejor postor el 10 de abril en la sala Ansorena de Madrid, con un precio de salida de 18.000 euros.

Al retablo de Anento le faltan algunas de sus piezas desde al menos principios del siglo XX. Tradicionalmente se ha pensado que su manto tenía 16 tablas con otros tantos ángeles, aunque especialistas como José Luis Cortés sostiene que en realidad fueron 18. En enero de 2022, el historiador del arte Alberto Velasco, de la Universidad de Lérida, publicó un artículo en la revista ‘Ars Magazine’ anunciando que había descubierto la tabla número 16, provocando así un natural revuelo en la localidad zaragozana.

Sin embargo, el historiador del arte se retractó apenas un par de días después, porque Las dimensiones de la mesa no coincidían con el hueco existente en el retablo, restaurado en 2002 por la Diputación Provincial de Zaragoza.

La tabla de Blasco de Grañén, que inicialmente fue atribuida al retablo de Anento, saldrá a subasta el próximo 10 de abril.
Ansorena

La tabla en cuestión, en cualquier caso, se atribuye unánimemente a Blasco de Grañén, principal representante del gótico internacional en tierras aragonesas. El pintor, del que se desconocen muchos detalles, está documentado en Zaragoza entre 1422 y 1459, periodo que prácticamente coincide con la prelatura del arzobispo Dalmau de Mur (1431-1456), considerado el impulsor artístico más relevante de Aragón en aquel momento. Para él realizó obras como el retablo mayor de la iglesia parroquial de Albalate del Arzobispo (Teruel) o el retablo de San Blas en la parroquia de Anento, una de las obras más emblemáticas del gótico aragonés.

El retablo de Anento mide 7 por 6,80 metros. Tiene 37 tableros, y en total, Además de los ángeles, tiene pintados varios escudos, entre ellos el del arzobispo Dalmau de Mur, por lo que se puede deducir que fue realizado entre 1431 y 1456. Las tres tablas más grandes del cuerpo del retablo están dedicadas a los santos titulares: San Blas, la Virgen del Patrocinio y Santo Tomás Becket. Los ángeles del retablo tienen atributos como la bolsa de monedas de Judas, la túnica de Jesús, el farol de Malco, la oreja que San Pedro le cortó a este último con una espada, el gallo, la caña que Cristo portaba como cetro, la trompeta del El Vía Crucis, el martillo y los clavos de la crucifixión, los dados con los que jugaban los centuriones, el acetre con agua y vinagre, los flagelos y la lanza de Longino, las cuerdas, las cañas, la corona de espinas, el cartel con el ‘ Inri’, las escaleras o las pinzas de descenso.

El tablero que va a subastar Ansorena pertenece a una colección española y lleva años en Suiza. De esa misma colección, la sala pone a la venta otra obra de arte ‘aragonesa’. Esta es una tabla que representa ‘La Virgen con el Niño y un donante’ y que estilísticamente es hermana de la ‘Virgen con el Niño’ que aún se conserva en la iglesia de San Miguel de Ibdes. El autor de este último ha sido bautizado por los especialistas como el ‘Maestro de Ibdes’, seguramente un pintor de origen valenciano que trabajó en tierras aragonesas.

La obra mide 112 por 60 centímetros y tiene un precio de salida de 5.000 euros. y sale a la venta en la misma sesión de Ansorena el 10 de abril.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Antonio Luquín, memoria de una ciudad en decadencia – .
NEXT UTRERAWeb. Noticias de Utrera – .